ENTREVISTA | POR MARCELA MORENO Y ÁNGEL CARRILLO

Rubén Moreira Valdez Gobernador de Coahuila

El gobernador de Coahuila, resaltó que en México el control de la delincuencia en la política no ha sido tan marcado como en otros lugares como Colombia, ya que aquí solamente se ha visto que destruyen propaganda electoral y amenazan.

“Los narcos también hacen política”

Rubén Moreira Valdez, gobernador de Coahuila.
Rubén Moreira Valdez, gobernador de Coahuila. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Rubén Moreira Valdez, gobernador de Coahuila, aseveró que los integrantes de la delincuencia organizada también saben hacer política y puso de ejemplo manifestaciones que han ocurrido para desprestigiar instituciones de seguridad como el Ejército Mexicano.

A pesar de eso, resaltó que en este país su control en la política no ha sido tan marcado como en otros lugares como Colombia, ya que aquí solamente se ha visto que destruyen propaganda electoral y amenazan, pero no controlan el resultado de los comicios.

“Si vemos los parámetros de otros lugares del mundo, podemos decir que interfieren en la elección de gobernantes y candidatos. Lo que aquí hemos visto es lanzar amenazas y destruir propaganda electoral”, dijo.

Sin embargo, indicó que los grupos delincuenciales también suelen demeritar el trabajo de las administraciones municipales.

Rubén Moreira, aclaró que los medios de comunicación sacaron de contexto su expresión: ‘Torreón está a toda madre’.

Asimismo, en entrevista para el programa Cambios, aclaró que los medios de comunicación sacaron de contexto su expresión: ‘Torreón está a toda madre’, debido a que cuando la pronunció no se refería al tema de seguridad.

Además de eso, reconoció que aunque los medios difunden parte de la realidad que se vive en el Estado en cuanto a la violencia, también debe destacarse el progreso en el tema.

También habló acerca del tema de los Centros de Readaptación Social y que para remodelarlos se necesita una inversión de más de tres mil millones de pesos.

Hoy se presenta un proyecto que siempre le ha llamado la atención desde que era legislador, ¿Cuál es el significado de la presentación del Programa Estatal de Derechos Humanos?

Estamos hablando de que es el segundo programa en el país y el primero en una entidad. Se construye junto con la oficina del Alto Comisionado en Materia de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y diversos organismos de la sociedad civil.

Asimismo, es un trabajo horizontal donde se habla de migrantes, desaparición de personas y donde cada dependencia tiene una actividad que realizar.

Son temas que han flagelado mucho al Estado de Coahuila en cuanto a la desaparición de personas por la situación del crimen organizado, ¿Cómo va servir el programa para esto?

Primero se trata de una evaluación y un diagnóstico total. Segundo hay que decirle a la población que el tema de los derechos humanos es del siglo 21, pues hay universales como el del agua, la alimentación y la vivienda, así como tan dramáticos como la búsqueda de desaparecidos y los migrantes. Esto quiere decir que tiene que haber un trabajo en conjunto para solucionar los problemas.

¿Qué le diría a las personas que han sido secuestradas y que han sido violentadas en el derecho fundamental que es la libertad?
Primero que el gobierno está actuando y segundo que regresar a la normalidad cuesta mucho, porque estamos haciendo cosas que no eran muy populares como destinar recursos para mejores policías.

Y hay que decir que hay falsos profetas que dicen que mañana se arreglan las cosas, cuando no es posible porque no se desarrollaron en un día.

Asimismo, existen quienes tratan de desprestigiar al gobierno y las acciones de seguridad presentando placebos. Recuerdo que una vez dije que teníamos que cortar las brechas que estaban en el Nazas y alguien dijo que queríamos separar La Laguna, cuando en realidad lo hicimos porque quienes no pasan por los lados transitados es por algo.

También está el ejemplo de cuando les dijimos que teníamos que parar el consumo de alcohol porque hay vicios.

A pesar de eso, aunque vivimos tiempos complejos, hay que destacar que hemos ido mejorando. Un ejemplo de eso es que tuvimos el festival "La Calle Es de Todos" con eventos con más de 70 mil personas y hay lugares donde no podrían llevarse a cabo esas actividades.

¿Cómo puede gobernarse una entidad cuando no hay que bajar la guardia en el tema de seguridad, pero hay que mantener el desarrollo económico?
Actualmente Coahuila está entre el tercero y cuarto lugar a nivel nacional en el área de competitividad, debido a que en conjunto todas las regiones destacan por su producción en distintas áreas, por ejemplo Torreón tiene la segunda empresa a nivel nacional que más produce leche.

Y sabemos que también por eso vino el crimen y decidimos que nos toca sacarlo. Tuvimos administraciones municipales, no voy a mencionar cuales, en que éstas les pagaban a los policías para sacarlos de la cárcel.

¿Se arrepiente de haber constituido un plan de gobierno con acciones impopulares?
No me arrepiento porque cuando veo lo que pasa en Michoacán, me doy cuenta que habríamos podido llegar a eso. Aunque gastar en más policías sea comprar menos despensas.

Habla de falsos profetas, pero ¿Cuándo podría terminar esto?
Estimo que en un año más muchas cosas van a cambiar. En Torreón la violencia ha bajado un 60 por ciento y cuando tomamos la determinación de trabajar en el tema de la seguridad había dos de los delincuentes más importantes del país, uno actualmente está en la cárcel y el otro fue abatido.

Hay una preocupación constante entre los torreonenses que se basa en el incremento de los delitos del fuero común, ¿Cómo se está trabajando en este sentido?
No quiero hacer menos el hecho, pero creo es un fenómeno que podemos atajar más rápidamente. Tuvimos atracos en restaurantes, con pérdidas de 50 mil pesos y eso ocasionó un justo reclamo de los empresarios.

Sin embargo, creo que el haber cerrado los restaurantes nos produjo un impacto mayor que pudo evitarse con un mejor diálogo. Trabajamos con la Canaco y otras cámaras y sabemos que uno como autoridad no puede deslindarse de la responsabilidad.

Por eso hay que tomar las mejores determinaciones para el colectivo, creo que Torreón va mejorando y no lo digo porque ahí está la estadística. Pero nos falta mejorar la percepción.

"Hay falsos profetas que dicen que mañana se arreglan las cosas, cuando no es posible".

En ese sentido, recientemente estuvo en el Estado, Eduardo Soco y dijo que algo curioso que sucede en Coahuila es que es una entidad donde ha bajado la violencia, pero ha crecido la percepción negativa. No podemos hablar de eso siempre y aunque la gente diga que el gobernador está loco eso ahuyenta el empleo.

En Colombia pasó un fenómeno similar al nuestro en que empezó a crecer la violencia. Ellos pensaron que eso era normal, es decir, las fortunas que aparecían de pronto.

Una sociedad austera con valores, principios y reglas claras va ser más segura. Cuando explotó la violencia acá y allá la gente se dio cuenta que los delincuentes no eran buenos.

Y me tocó escuchar en los primeros días de mi gobierno que por qué no hice un pacto y que se desató la violencia, cuando en realidad lo que pasó fue que inició el combate a la delincuencia y que como todas las heridas primero duele más y al final se debe ir cerrando.

Las cosas buenas cuestan mucho y alrededor de las adicciones y la pachanga se oculta la delincuencia.

¿Cree que los narcos aprendieron a hacer mejor política que los políticos?
También hacen política, no sé si mejor. Es muy fácil verlo porque me han tocado manifestaciones en las que desacreditan al ejército y me pedían no construir un cuartel.

Y muchas veces vemos que una administración va dando buenos resultados y un grupo delictivo por desprestigiar hace o deshace algún accidente; así mismo podemos decir que aquí en Saltillo un grupo delincuencial realizó una acción para culpar a otro grupo pensando que uno actuaba a reacción.

Si vemos los parámetros de otros lugares del mundo podemos decir que interfieren en la elección de gobernantes y candidatos. Lo que aquí hemos visto es lanzar amenazas y destruir propaganda electoral.

Podemos decir que es un tema delicado y es mucho el dinero que está en el crimen.

¿Debemos seguir confiando en el ejército?
Sí, pero hay que tener claro que como institución. Pero las instituciones están conformadas por hombres y mujeres que también les impactan sentimientos, pasiones, debilidades y errores.

A pesar de eso, sino tuviéramos al ejército no sabemos hasta dónde estaría la violencia porque la capacidad de fuego de los criminales es muy grande. Y eso lo hemos visto en las campañas de canje de armas en que hemos encontrado lanza cohetes, lanza granadas y minas.

En cuanto al tema de los Centros de Readaptación Social que nos puede decir.

Los centros fueron construidos en su mayoría en los setentas para una delincuencia menor, pues la ley de aquel entonces establecía cosas diferentes.

Y se dejó de invertir hace muchos años en remodelarlos, construir unidades para reos peligrosos e instalar cámaras de seguridad y por eso ahora la hacemos a marchas aceleradas. Podemos comparar los Ceresos con alguien que va a las olimpiadas y dejó de prepararse a hace muchos años, de entrada sabemos que no le va ir bien.

Entonces, actualmente estamos en el proceso de despresurizarlos ya que tenemos dentro gente que de acuerdo a las leyes de otros países no debería estar ahí.

Ante eso, hemos construido un sistema penal a reacción. Anteriormente quien se robaba algo en una tienda y por accidente tumbaba alguien era sentenciado a una pena mucho más grave que puede alcanzar hasta los 12 años por ser catalogado como robo con violencia.

En ese sentido, tenemos penas muy altas para cosas en que podría darse otro tipo de castigo y repararse el daño, para de esa forma dejar los Ceresos a los criminales con penas más severas.

Por el lado de la remodelación de los Ceresos, estamos hablando que sería necesaria una inversión de 3 mil millones de pesos y serviría para aplicarse a cinco o seis centros.

Estamos hablando que eso sería dos veces el presupuesto de una ciudad como Torreón, lo cual serviría para una población de apenas mil personas.

¿Falta regular un marco de justicia penal?
Ahora mismo estamos trabajando con el Poder Judicial en un mejor marco penal donde haya una mejor graduación de las penas. Mucha gente se preguntará cómo nos va ayudar eso en la vida diaria y podemos responder que esa atención por la falta de seguridad y leyes injustas se va acumulando y por eso se pierde dinero o se va el empleo.

Presentamos una iniciativa que se llama el divorcio express que tiene como objetivo final que la justicia sea más barata y quitar la tensión a la sociedad, pues tenemos juicios que tardaron diez años.

¿Cómo acabar con la mala percepción o mala calificación de algunas autoridades?
Creo que con el trabajo y el tiempo se va dando, pues en Torreón tenemos pendiente entregar la Presidencia Municipal y todo el conjunto con más de 400 millones de pesos.

La democracia no es lo perfecto, pero es lo mejor que hay. Siempre se mete la lucha electoral en esta materia y hay políticas que son de estado como la seguridad. Tenemos que decirle a la gente la verdad, por ejemplo cuando me dicen que quieren empleo en Torreón les digo que lucho todos los días por eso pero la ubicación geográfica no nos favorece.

Un día hice una expresión: “Torreón está a toda madre”, la cual no era dirigida al tema de la seguridad y lo mencioné porque es una ciudad bella y con historia, además de que estábamos en un barrio donde no podía entrar la autoridad. Sin embargo, no faltaron dos o tres personas que me acusaron.

Ante eso, hace falta también decir que Torreón está entre las 25 ciudades más importantes del país y tener el valor de decir que hace tres años los delincuentes dictaban toques de queda y ahora no.

El problema es el impacto mediático que le dieron a nivel nacional que nos dañó mucho, cuando en comparación con otras ciudades del mundo no podemos ni siquiera salir a la calle.  

En ese sentido, en Torreón cada año hay un maratón en que salen miles de personas y en días pasados tuvimos desfiles conmemorativos que en otras partes del país no son posibles.

Pero los medios tenemos la labor de resaltar en parte las manchas de la sabana, es decir, hacer un equilibrio entre lo bueno y lo malo.

Estoy de acuerdo, pero un día se transmitió desde una plaza de Torreón un programa donde se decían las cosas más terribles y era verdad, no lo minimizo nada más les digo que el estadio de futbol donde juega el mejor equipo se llena cada quince días.

Del final de la administración de Eduardo Olmos que nos puede decir, ¿Se irá a su gabinete?
Hay que preguntarle a él y puedo decirles cosas de Eduardo que no se dicen como que hace años entró a su despacho un mensajero de un grupo criminal y lo amenazó, pero no cedió el terreno a los delincuentes.

Y si se la pasó contratando policías (que es la crítica de sus adversarios políticos que estuvieron en el poder) fue porque fue la herencia de muchos años que le dejaron y los agentes que había se agarraban a balazos con los Federales.