Rubén Moreira defiende extracción de gas shale

El gobernador dijo que se tomarán las medidas correspondientes para evitar daños ecológicos y argumentó que el riesgo es el mismo que con otras que se llevan a cabo como la explotación de carbón.
Rubén Moreira asegura que el costo de la energía sería más barato.
Rubén Moreira asegura que el costo de la energía sería más barato. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

El gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, aseveró que la extracción de gas shale es una oportunidad única para el desarrollo de la entidad y del país, ya que representa no solamente que el servicio de electricidad sea más barato, sino también una oportunidad para atraer mayores inversiones.

Además, indicó que se tomarán las medidas correspondientes para evitar daños ecológicos y argumentó que el riesgo con esa actividad es el mismo que con otras que actualmente se llevan a cabo como la extracción de carbón.

"La extracción de carbón ya la realizamos, por eso somos uno de los estados que más contaminan, ahora la alternativa está en el gas shale”.

Con la reforma energética recién aprobada por la federación, los propietarios de una superficie donde se encuentre el gas recibirán una comisión y no solamente los encargados de producir electricidad con ese recurso natural se verían beneficiados.

SEGURIDAD

¿Cómo ha sido la coordinación con las instancias de seguridad federales, principalmente con el Ejército?
Cuando hay voluntad se da inmediatamente y para seguir avanzando. Se requieren varias cosas: la decisión de combatir al crimen, tener conciencia de que esto no ha terminado, coordinación y auxiliarnos unos a otros, porque hay delitos por atender.

¿El alcalde debe ser el responsable de las estrategias de seguridad?
No, políticamente. El ciudadano sabe la responsabilidad jurídica de cada quien. Podemos sacarle la vuelta jurídicamente y políticamente, sin embargo, debemos coordinarnos, pues los municipios que tienen éxito es porque el alcalde le entra.

Estamos enfocando una política de seguridad en el Estado y cada uno nos centramos en algo, pues sería imposible que el gobernador se reuniera con todos los jefes de grupo de las policías municipales y el alcalde sí lo puede hacer.

Sería imposible que éste trajera a todas las corporaciones estatales y federales porque hay que organizarlas. Nosotros nos encargamos de eso, ahora promovemos reformas legales en el tema del robo conocido como “farderas”, así como hacer una campaña para luchar contra la extorsión.

La coordinación parece entre personas e instituciones, ¿han sentido algún cambio con la salida de Manuel Mogragón de la Comisión de Nacional de Seguridad?
Quien entra es amigo nuestro, Monte Alejandro Rubido García llegó a ser secretario del Consejo Nacional de Seguridad y ese organismo tiene varias comisiones, de las cuales he presido una, por eso hemos trabajado de cerca.

¿De qué manera pueden diseñarse estrategias para evitar llegar a resultados conformistas?
Ese es el principal riesgo y no basta con conformarse. El Estado tiene un plan de desarrollo y un programa sectorial en materia de seguridad. El municipio de Torreón está preparando su plan y hemos incorporado gente en el Consejo de Seguridad, así como difundido las estadísticas, ya sean los homocidios y desaparición de personas.

De nada sirve vivir en una gran ciudad si no puedes salir a la calle, detrás de una buena cifra hay muchas cosas, como una buena corporación policíaca. Estamos certificando elementos y no vamos a regresarnos, debemos tener elementos atentos y honestos.

Torreón está inmerso en una Zona Metropolitana donde hay municipios que no cuentan con policías locales y las funciones preventivas las realiza el Ejército, ¿dialoga con el gobernador de Durango, Jorge Herrera, al respecto?
Creo que ellos pronto van a formar sus policías y recurrieron momentaneamente al Ejército. Hoy nada está aislado y el fenómeno delictivo tiene en Coahuila conexiones, una buena parte de los grandes capos que asolaban Torreón se iban a refugiar hasta ciudades lejanas, como General Cepeda o Parras.

"El mayor beneficio de extraer ese hidrocarburo es la generación de electricidad barata y eso se vende en México".

Y la construcción de un cuartel militar en Frontera fue determinante para mejor la paz en La Laguna, pues está junto a Monclova, de esa forma se bloquea la salida a la delincuencia y el tráfico de armas, además obstruyes el paso de estupefacientes y se rompen los nexos de los grupos con Tamaulipas.

GAS SHALE

Muchos suponen que un detonante económico de Coahuila sería el gas shale y hay mucho miedo de los ambientalistas, ¿qué diría al respecto?
Nuestro país tiene un problema que es el costo de la energía y la entidad la contaminación generada por los carbonos que producimos.

He dicho varias veces que cuando una ciudad recibe una empresa es porque los inversionistas saben que van a recuperar lo que gastaron. Descubrimos que en la profundidad de la tierra había ese tipo de gas y el negocio es hacer electricidad con base en ello.

Entiendo a los ambientalistas y estaremos muy al pendiente para que no se ocasionen daños. Los inversionistas prefieren un lugar donde no sea tan caro el consumo de energía eléctrica.

Estimo que para el año que entra se concreten 200 torres de energía eólica, pero en términos reales no se puede y los ríos no abundan en el país.

En cuanto al carbón, ya lo hacemos, por eso somos uno de los estados que más contaminan. La alternativa está entonces en el gas shale, puede dañar la naturaleza, pero los otros medios también.

Se sabía que en las piedras había gas atrapado, se descubrió que si se hacía un pozo para fracturarlas, podría salir. Inyectando agua se rompen las piedras, es como cuando abres un refresco, lo primero que saldría sería el agua y luego el gas. Ese gas es muy barato, por lo tanto disminuiría el costo de la electricidad.

Defiendo la extracción del hidrocarburo porque está en nuestro subsuelo. Del otro lado de la frontera, a 800 metros de donde vamos a sacarlo, ya se está extrayendo en Estados Unidos masivamente.

Nos va traer empleo, no solamente de la extracción, ya que también habrá muchos provedores de Torreón que podrán mandar insumos para la instalación del recurso.

El tema de la explotación es algo que preocupa a los empresarios por su costo, ¿qué hará Coahuila para saber la forma en que sea rentable?
Es rentable por su utilidad. Estamos explorando mil 500 kilómetros cuadrados de Coahuila, hay una inversión de 220 millones de dólares por parte de Pemex y en alianza con nosotros.

Hablamos que esa superficie equivale a una tercera parte de un estado como Colima. El municipio de Guerrero, que se encuentra en el norte y pegado a la frontera, el cual cuenta con mil habitantes, tiene ya 600 personas trabajando en el área.

La reforma del presidente Peña Nieto tiene una ventaja. Estaba establecido que el subsuelo es de la nación y si ahí hay carbón era de la federación, pero ahora el propietario del terreno tiene el derecho de cobrar una regalía o una renta.

El beneficio del gas shale se va distribuir no solamente en los que hacen negocio con él, esa es una buena noticia para muchos municipios.

¿Cómo hacerle para que Coahuila no se quede atrás en la extracción, en comparación con Estados Unidos?
El mayor beneficio de extraer ese hidrocarburo es la generación de electricidad barata y eso se vende en México, entonces muchas empresas que se fueron a China van a regresar a Coahuila y Nuevo León porque son los gigantes industriales del norte del país.

También la distribución de los contratos tiene una serie de reglas para que los mexicanos puedan extraer y sé que hay quienes se están aliando con corporativos franceses. Se van a perforar, si las cosas salen, bien mil pozos al año.

¿Cómo evitar que esta actividad no sea igual a la extracción del carbón y que verdaderamente beneficie a los que están en la cadena productiva?
Es altamente competitivo, aunque no haya una distribución adecuada, que es otra cosa. Es una profesión muy peligrosa, porque es jugar con explosivo, aunque contamos con la seguridad en las minas.

Sin embargo para el gas shale se necesita una tecnología más complicada.