Gil Gamés esparce su acidez en ‘MILENIO’

Diversos “personajes fantásticos” aparecen en su página, candidatos, secretarios de Estado, dirigentes partidistas, articulistas y hasta ONG.
En "El asalto" por tv... la primera entrevista que concede.
En "El asalto" por tv... la primera entrevista que concede. (Luis M. Morales)

México

Gil Gamés, que en 1997 nació como articulista, decidió dar la primera entrevista, no en su amplísimo estudio, del que acostumbra lanzar filosos dardos, sino en la oficina del director general editorial de Grupo MILENIO, Carlos Marín, para el programa El asalto a la razón, quien arrojó varias preguntas hacia una silueta delineada en la penumbra.

El encuentro fue a propósito de su debut como columnista de fuste y fusta. “Si no estamos en un sueño, Gil Gamés ya está en MILENIO”, dijo con sus apenas visibles ojos de plato quien adoptó el sobrenombre derivado de Gilgamesh, un personaje legendario de la mitología sumeria.

A partir de esta semana, Gamés colabora en MILENIO Diario. De lunes a viernes publicará Uno hasta el fondo en la página editorial, donde salpicará su refinada acidez, que durante años ha esparcido en diferentes medios impresos y que desde hace meses, también por primera vez, difunde MILENIO Televisión.

“Gil Gamés siempre quiere solamente poner sobre una página algunos chispazos, algunos destellos, alguna forma de acercarse a la vida pública, que sea menos seria, menos solemne de lo que normalmente encuentra uno en los periódicos”, explicó.

Gilga, como también suele llamarse, se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y evocó el origen y motivación de su columna: “Gil Gamés es un personaje que tira su piedra al charco de la vida pública… Cuando era muy joven tenía una columna que se llamaba Tres hasta el fondo, pero pasó el tiempo y ahora solo puede ser Uno hasta el fondo”.

El columnista recordó a diversos “personajes fantásticos” que aparecen con cierta frecuencia en su página, que antes llamaba “del fondo”: candidatos presidenciales, secretarios de Estado, dirigentes partidistas, articulistas y hasta organizaciones sociales.

Y Gilga diseccionó:

Liópez se fue convirtiendo lentamente, pero sin pausa, en un personaje primero de aquella columna Tres sin sacar, luego de Uno hasta el fondo… ¿Qué es lo que Gil Gamés ve en López? Es el imán de quien observa algunas veces la tentación al autoritarismo, el dogmatismo, la ausencia de conceptos, la falta realmente de sensibilidad política, seguida por muchísimos votantes, de modo que Liópez es un cliente natural.

“El enérgico Virgilio Andrade (secretario de la Función Pública), que con un rizo ha aclarado que no hay conflicto de interés en ningún caso, en ninguna zona de la vida pública mexicana, y que sigue trabajando intensamente para aclarar y transparentar todo lo que tenga que ver con algún asunto de la corrupción en México.

“‘¿Quién tomará esas banderas, las de los 43, las de la democracia? Si no hay nadie que las tome, entonces yo las tomaré’”, dijo en una entrevista La Corregidora Denise Dresser… ¿Qué le parece a usted, director, una articulista que llora cuando escribe? Porque yo estoy seguro que sus artículos salen bañados en llanto.

“Agustín Basave es el gran aliancista que ha querido poner al PRD, por lo menos, como un pequeño satélite alrededor de lo que hoy es el PAN… Y el chico maravilla, que ahorita está de fiesta con un martini y que ya vendió su Xbox: Ricardo Tapia Anaya ha tenido uno de los triunfos más extraordinarios que hay, y ahora Margarita Zavala no solo tiene una candidatura, sino un partido detrás de ella.

“Repantigado en el mullido sillón de su amplísimo estudio, Gil Gamés ha seguido la ruta de este conjunto de vándalos, de rufianazos que defienden prebendas y privilegios queriéndonos vender la idea de que, en efecto, están contra la reforma educativa, cuando lo que quiere la CNTE es defender algunos de sus privilegios”, enlistó al mover su vaso de güisqui en las rocas, bebida que degusta con amigos verdaderos, mientras otea a los meseros con sus charolas soportando botellas de Glenfiddich 15.