Gamboa: al Senado nada lo detendrá

David Penchyna dio a conocer que con PAN y PVEM negocian un predictamen, el cual presentarán hoy por la tarde, a fin de que no se sospeche que habrá un albazo.
Penchyna (centro) puntualizó que el país no puede esperar más por la reforma, aunque aclaró que no tienen plazos fatales.
Penchyna (centro) puntualizó que el país no puede esperar más por la reforma, aunque aclaró que no tienen plazos fatales. (Especial)

México

Las bancadas de PRI y PAN se alistan para iniciar hoy el proceso formal para la reforma energética, con una propuesta que permitiría abrir a 100 por ciento la inversión privada en el sector eléctrico y petrolero, con base
en el modelo "Petrobras" para que pueda jalar recursos que hoy se dirigen a Brasil.

A su vez, Emilio Gamboa, coordinador de la bancada priista en el Senado, advirtió que pese al cerco montado por organizaciones contra esta reforma, la responsabilidad es con la sociedad y "no habrá nada que detenga al Senado para sacar las reformas que requiere México para salir avante en materia de desarro-
llo económico".

Aseguró que el debate será abierto a los integrantes de PRD, PT y MC en tres comisiones: Energía, Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos, además de que será sometido al pleno el lunes o el martes.

Gamboa refirió que el martes sostuvo una reunión con Padierna y Alejandro Encinas en la que se comprometió a que no habrá "de ninguna manera ningún albazo. No vamos a legislar al vapor. Vamos a estar todo el viernes viendo el debate que se va a dar en estas tres comisiones".

Dijo que el tema se comenzará a consensuar en las comisiones, "pero vuelvo a reiterar: estamos listos para sacar una reforma energética que le convenga a México".

Mientras, la bancada del PAN previó que el dictamen será llevado al pleno el próximo lunes.

Los panistas se reunieron por separado para definir una estrategia. Sin embargo, se conoció que la propuesta de Diego Fernández de Cevallos generó posturas encontradas respecto a la pertinencia de aprobar una reforma de este calado en apenas 10 días sin conocer las leyes respectivas.

El PRI analizó ayer en su reunión plenaria la propuesta del presidente de la Comisión de Energía, David Penchyna, en la que hay la intención de no incluir la figura de concesiones, pero sí licencias y "otros tipos de contratos", a fin de darle a los inversionistas más utilidades de las que ofrece Brasil, según explicaron legisladores.

En las negociaciones participaron solo senadores de PRI, PAN y PVEM, que tienen los votos para sacar adelante la reforma energética, con lo que prácticamente se hizo a un lado la iniciativa de reformas legales impulsada por Cuauhtémoc Cárdenas.

En entrevista, Penchyna confirmó que el anteproyecto de dictamen es negociado solo por legisladores de su partido y del PAN, el cual pretenden presentar hoy en la reunión de las 5:00 de la tarde.

"Lo estamos trabajando los integrantes de las comisiones de ambos partidos, con seriedad, con responsabilidad. Hemos hecho un trabajo muy profesional, podemos afirmarlo y demostrarlo", aseveró.

Penchyna detalló que en la reunión de este jueves acordarán un formato de debate y presumió que será lo más transparente posible, e incluso será transmitido por el Canal del Congreso.

"Este proceso iniciará mañana (hoy). Aparte de someter a la consideración de sus integrantes el formato, la intención es dar a conocer un proyecto de dictamen y no discutirlo el día de mañana (hoy) para que no se sospeche o se pretenda sospechar que hay una intención de albazo".

Insistió en que México no puede esperar más, aunque descartó imponer "camisas fatales" en el tiempo. Precisó que el debate comenzará el viernes, continuará el sábado y es posible que se prolongue hasta domingo o la próxima semana.

Los senadores consultados dijeron que el acuerdo entre PRI, PAN y PVEM es presentar el dictamen el domingo en primera lectura al mediodía, abrir un receso y proseguir con la segunda lectura y debate toda la tarde y noche, hasta que concluya.

Garantizaron su presencia en las discusiones del Senado al contratar hoteles dentro del cerco colocado por la policía federal, que introdujo inclusive personal antiexplosivos para revisar el recinto.