Fracasan ex gobernadores calderonistas con Cordero

Alberto Cárdenas y Francisco Ramírez Acuña no lograron hacer triunfar al senador en Jalisco, estado con el mayor padrón de panistas, donde perdió por más de 2 mil votos.
Gustavo Madero ganó en 24 entidades; su rival en solo ocho.
Gustavo Madero ganó en 24 entidades; su rival en solo ocho. (Héctor Téllez)

México

Los ex gobernadores calderonistas fracasaron en su operación a favor de Ernesto Cordero y se impuso la estructura partidista, particularmente en los cuatro estados que concentran uno de cada tres panistas en el país, que votaron mayoritariamente por Gustavo Madero en la elección del pasado domingo.

Los gobernadores que lo apoyaron jugaron un papel fundamental para el triunfo del dirigente reelegido, como Rafael Moreno Valle, de Puebla, entidad donde la ventaja fue de 80 por ciento de los votos. Lo mismo sucedió con el sonorense Guillermo Padrés y con Francisco Vega, de Baja California, aunque sus estados aportaron poco menos de 7 mil votos para el chihuahuense.

En contraste, la derrota que sufrió Ernesto Cordero fue causada por fallas de sus operadores. En Jalisco, el estado con el mayor padrón de panistas, los ex mandatarios estatales Alberto Cárdenas y Francisco Ramírez Acuña no lograron colocar arriba al ex secretario de Hacienda, que perdió por más de 2 mil votos.

Ambos fueron cercanos al ex presidente Felipe Calderón. Francisco Ramírez Acuña lo destapó como aspirante a la Presidencia, en 2005, mientras que Alberto Cárdenas fue integrante del gabinete calderonista.

Aunque su fórmula ganó, el ex presidente de la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya sufrió un revés en su estado, Querétaro, donde ganó Cordero por una diferencia de 400 votos.

En Veracruz, el segundo estado con el mayor padrón de panistas, y el tercero con mayor afluencia de votantes el domingo pasado, el triunfo lo obtuvo Madero con una diferencia de más de 2 mil votos. El operador del ahora reelecto dirigente nacional del PAN fue Miguel Ángel Yunes.

Madero arrasó también en la votación en Nuevo León, con una ventaja del 80 por ciento que representaron más de 5 mil de los 8 mil 700 votos que arrojaron los panistas en esa entidad. En Nuevo León, Madero contó con el respaldo público de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes.

En Guanajuato, estado que gobernó Juan Manuel Oliva, compañero de fórmula de Ernesto Cordero, Gustavo Madero perdió por una diferencia de 2 mil votos de los 8 mil 500 panistas que salieron a votar.

En el Distrito Federal, el líder reelecto ganó con una diferencia de más de 2 mil votos, que representaron 72 por ciento favorable para su triunfo. En la capital del país, Madero tuvo como operadores a Federico Dóring y al delegado en Benito Juárez, Jorge Romero. Mientras, Cordero recibió el respaldo de los ex dirigentes José Luis Luege, Obdulio Ávila y Mariana Gómez del Campo.

En Sinaloa y Michoacán la diferencia entre ganador y perdedor fue mínima. En el primer caso, el diputado federal Jorge Villalobos, integrante del equipo compacto de Madero, fue su principal operador. El triunfo lo obtuvo con una ventaja de apenas 600 votos frente a Cordero.

Lo mismo en Michoacán, donde la disputa entre Luisa María Calderón, operadora de Cordero, y Marko Cortés, coordinador de campaña de Madero, dejó ver una mínima diferencia de apenas 78 sufragios para darle el triunfo a la fórmula que encabezó el ex secretario de Hacienda.

Gustavo Madero ganó en 24 entidades, mientras que Cordero lo hizo en Aguascalientes, Baja California Sur, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Oaxaca, San Luis Potosí y Yucatán. 

Felicitación de Peña

El presidente Enrique Peña felicitó a Gustavo Madero por su triunfo en la elección por la dirigencia nacional del PAN.

En un comunicado emitido por la Presidencia, el mandatario expresó su respeto por la independencia y vida interna de los grupo políticos, y confió en seguir trabajando por el bien del país.

“El Presidente de la República confía en que esta elección contribuya a fortalecer el diálogo político entre el gobierno de la República y los principales partidos políticos para seguir avanzando en el propósito de impulsar la modernización”.