Fondo petrolero tardará en contar con recursos: CEESP

Sin producción adicional significativa no habrá aligeramiento fiscal sustantivo para Pemex, asegura consejero ante los legisladores.
Los diputados se reunieron con expertos y analistas.
Los diputados se reunieron con expertos y analistas. (Especial)

México

El fondo petrolero tardará mucho tiempo en contar con recursos, pues primero deben registrarse excedentes que poco a apoco puedan capitalizarlo, consideró el director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada Pascal.

Al reunirse con las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público y de Energía en la Cámara de Diputados, Foncerrada dijo que México vive la “maldición del petróleo”, pues en 30 años  no se ha logrado una reforma fiscal que permita  ir sustituyendo con otras fuentes el ingreso petrolero.

Por ello, dijo a los legisladores que es necesario encontrar un equilibrio entre seguir alimentando los requerimientos del gobierno federal “y dejar que Pemex sea una empresa productiva, eficiente, donde no exista corrupción, con criterio rentable. No existe otra opción”.

El fondo, sostuvo, “desgraciadamente no va a existir por  muchos años. No sé cuándo vaya a haber un excedente que pueda alimentarlo, pero primero hay que tenerlo; se va a llevar un rato, y luego si se empieza a alimentar, va a ser muy poco a poco, pero hay que cuidarlo”.

Por ello, insistió  “tenemos que encontrar,  les toca a ustedes (legisladores), este equilibrio entre una empresa eficiente, Pemex, que sea capaz de asociarse. Yo imagino a la petrolera como una gran empresa internacional, llevando a cabo operaciones financieras, de producción, como cualquier otra en el mundo, una gran empresa. La paraestatal tiene la capacidad”.

De esta manera, consideró, “vamos a ir quitándonos, poco a poco y en función del empleo que podamos creer que  pueda pagar impuestos, esta maldición del petróleo que vivimos, porque dejamos de hacer las cosas que debimos haber hecho”.

En la reunión que los legisladores sostuvieron con expertos en materia energética participó también Flavio Ruiz Alarcón, consejero profesional del consejo de administración de Pemex, quien dijo que “mientras no haya una producción adicional significativa en México, lo cual va a tardar,  no habrá un aligeramiento fiscal sustantivo para Pemex, porque estará sujeto a este límite”.

Señaló además que existe una clara asimetría regulatoria y fiscal, ya que en el caso de Petróleos Mexicanos las primeras asignaciones exploratorias dependerán de la ronda cero, donde la iniciativa de leyes secundarias no prevé ninguna reglamentación precisa y “se hace únicamente sobre la base del sexto transitorio de la reforma constitucional y la Secretaría de Energía tiene, con el apoyo de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la gravísima, la excepción de muy grande responsabilidad de decidir cuáles son las áreas exploratorias que le dejará Petróleos Mexicanos sin que haya ningún otro mecanismo institucional en caso de controversia sobre las mismas”.

En el caso de las asignaciones que recibiera Pemex “estas asignaciones se pueden revocar sin que exista planteado en la iniciativa un proceso para el mismo, como sí existe en el caso, y lo cual es correcto, de los contratistas”.

Además, resaltó que se mantiene un peso muy importante en la Secretaría de Hacienda sobre las decisiones presupuestales de Pemex, y sobre todo, que hay una lamentable ausencia del tema ciencia y tecnología”.

Consideró además que hay una decisión del Estado al introducir la figura de contratos de licencia y contratos de producción compartida, “de compartir una proporción de la renta petrolera. No hay forma de establecer un contrato de licencia o de producción compartida sin que en el contrato mismo haya una forma de retribución del riesgo geológico que estas modalidades implican”.

A su vez, Rogelio Gasca Neri, ex director de la Comisión Federal de Electricidad,  dijo que el cambio de paradigma en el sector energético es vital ya que tanto la renta petrolera como las tarifas eléctricas forman parte medular de la reforma energética, por lo que se requiere que los contratos estén bien elaborados y se cuide el clausurado y su diseño.