'Fiebre reformista' preocupa a la Iglesia

La Arquidiócesis afirmó que "por más reformas y cambios, sí no se transforma lo esencial serán letra que beneficie a los de siempre".

Ciudad de México

El futuro de México está comprometido por las reformas estructurales, las cuales una vez que entren en vigor y tengan eficacia jurídica la prosperidad se verá en un mediano y largo plazo, señaló la Arquidiócesis Primada de México.

"No solo es reconocer esfuerzos y logros de la presente administración pública para colaborar, a través de relaciones institucionales con el gobierno reformista. La iglesia Católica es factor de resistencia para mostrar la verdad", expresó.

En el editorial del semanario Desde la Fe, la Iglesia advierte que "por más reformas y cambios, sí no se transforma lo esencial serán letra que beneficie a los de siempre, los depredadores del país, a costa del bien común".

Aseguró que mientras el Gobierno presume el descenso de actos delictivos, hay más víctimas y nadie puede garantizar plenamente la protección de su vida, así como un pueblo encarecido y un Estado fallido en barrios sin paz y con guerra.

Ante esta situación y frente a la "fiebre reformista", la preocupación de los obispos por el futuro del país cuestiona estos cambios, sobre todo de los más desfavorecidos, dijo.

En la 97 Asamblea Plenaria de la CEM, la Arquidiócesis resaltó que los pastores nacionales expusieron al presidente Enrique Peña Nieto, que no se puede ocultar la "cruda realidad" de injusticia que impide resolver las principales problemáticas que padece el país.

"El Estado actual revela una desesperación general ante la pobreza escandalosa y la escalada de la violencia (...) el drama de los migrantes, secuestros, impunidad, la actividad de organizaciones criminales e indiferencia contra el valor de la vida", indicó.

Sostuvo que el cambio verdadero de México está en la "reforma de la mente" y transformación del corazón que realicen los cambios estructurales.