Fidel Castro, “líder político y moral”, afirma Peña Nieto

La intención del encuentro, para buscar un relanzamiento de la relación bilateral y estrechar los lazos de amistad, expresa el mandatario mexicano.

La Habana

El presidente Enrique Peña Nieto se reunió ayer por la noche con el ex mandatario cubano Fidel Castro, a quien calificó de líder político y moral de Cuba, en un encuentro que duró alrededor de una hora.

En la residencia del comandante, con una comitiva reducida al mínimo —únicamente acudió el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade— y en medio de un gran operativo de seguridad, el presidente mexicano se reunió con el ex gobernante isleño de las 19 a las 20 horas, tiempo local, en un encuentro de un mandatario nacional con el ex gobernante que no se producía desde hace más de 10 años.

El canciller Meade fue el único de la comitiva que pudo presentarse con Castro, y debido a los protocolos de la Presidencia cubana, solamente fueron repartidas fotografías de la reunión aprobadas por el gobierno isleño.

Horas antes, la confirmación del encuentro la hizo el mandatario mexicano.

"Se ha confirmado para, previo a este encuentro (con el presidente Raúl Castro), tenga oportunidad de saludar personalmente a quien, sin duda, es líder político y moral de Cuba, al presidente Fidel Castro", dijo el mandatario mexicano.

"Tendré oportunidad de saludarle y de reafirmar esta vocación y este espíritu que anima al pueblo de México, de mantener y estrechar los lazos de amistad y hermandad con el país hermano de Cuba", añadió el jefe del Ejecutivo.

Poco después, en una entrevista informal, Peña Nieto se mostró emocionado por el encuentro y consideró que un personaje de la talla de Fidel Castro "siempre es importante".

Horas antes, el mandatario mexicano aseguró que la intención del encuentro con el comandante Fidel Castro y con el actual presidente cubano, Raúl Castro, es buscar un relanzamiento de la relación bilateral, que estuvo deteriorada anteriormente.

Añadió que es una oportunidad de reafirmar la relación de amistad que hay con Cuba y los pueblos de la región.

Además admitió que "el encuentro con un personaje de la historia de la región, sin duda es importante".

Peña Nieto reafirmó que las relaciones entre México y Cuba se harán con el respeto a la libre autodeterminación y respetuosos de cada uno de los pueblos, luego de que se le cuestionara acerca de la larga permanencia de Fidel Castro en el poder.

Horas antes de comenzar su visita de Estado a la isla, el Presidente de México dijo que los gobiernos de ambos países buscan fortalecer las relaciones y crear un lazo fraterno.

Reconoció la apertura de espacios a las inversiones de mexicanos en Cuba y consideró que estas actividades podrán contribuir a mejorar las relaciones de por sí históricas que hay entre los dos países.

Hasta se modificó la agenda

Peña Nieto había tenido la promesa de la reunión con Fidel Castro reunión prácticamente desde hace un año. Después del primer encuentro que tuviera con Raúl Castro en Santiago de Chile, el mandatario caribeño destacó el regreso del PRI al poder en México y, a modo de celebración, invitó a Peña a la isla con el compromiso de agendar un encuentro con el comandante.

Así, en el contexto de la reunión por la visita de Estado que realizó estos días el presidente de México a Cuba, Raúl Castro gestionó el encuentro con su hermano Fidel, que se concretó después de varios cambios en el programa oficial.

Incluso, la agenda de la visita de Peña se demoró tres horas más debido a los ajustes.

Inicialmente arrancaría a las cuatro de la tarde con una comida, pero por el encuentro Peña-Fidel se convirtió en cena y se desecharon las ceremonias protocolarias de colocación de ofrendas florales.

"Comes y te vas"

Desde el final de la administración de Ernesto Zedillo y de manera frontal durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, la relación entre México y Cuba se vio deteriorada.

En 2002, a raíz de la visita de Fidel Castro a México con ocasión de la Cumbre de la ONU sobre el Financiamiento al Desarrollo, celebrada en Monterrey, Fox invitó a salir del país al líder cubano para darle su lugar al entonces presidente de EU, George Bush, con una variante de la frase "Comes y te vas".