Hay un PAN malo y un PAN bueno

Felipe Cantú se afilió al Partido Acción Nacional en 1983 y desde entonces ha desempeñado diversos cargos públicos.
Felipe de Jesús Cantú
Felipe de Jesús Cantú (René Soto)

Ciudad de México

A Felipe de Jesús Cantú se le da el deporte, el baile y la política. Como buen Tauro, dice tener un espíritu conciliador. Luego de ser diputado federal por el Partido Acción Nacional y presidente municipal de Monterrey, el regiomontano aspira a convertirse en gobernador de Nuevo León.


¿Fue al Súper Tazón como varios compañeros de su partido?

No, lamentablemente. Solo he ido al Súper Tazón 40. Me gusta el futbol americano y le voy a los Acereros de Pittsburgh.


¿Un Súper Tazón amerita faltar al trabajo siendo legislador?

Es un evento importante, pero hay momentos para cada cosa. La responsabilidad es primero, en especial si el recurso con que se te paga es público.


Los panistas dan la nota por estar en estos eventos.

No tiene que ver con cuestión partidista. El tema es cumplir las responsabilidades, si la prioridad es lo personal mejor alejarse de los cargos públicos.


Tras el sexenio de Calderón el PAN parece desmoronarse.

No se desmorona, pero sí ha tenido sus conatos de bronca y división. En la mayoría de los casos se ha manifestado un problema de intereses personales encima de los partidistas y de la sociedad.


Bueno, ese es un mal de todos los partidos, por eso mucha gente está cansada de los políticos.

La gente está cansada de los malos políticos, no de los partidos. La sociedad aprende a diferenciar que hay un PAN malo y un PAN bueno.


¿Cuál es el PAN bueno?

El de los principios, el que busca la satisfacción de la gente. Pienso en gente como Fernando Canales, Luis H. Álvarez, Santiago Creel, Francisco Barrio, Manuel Gómez Morín y Josefina Vázquez Mota.


No mencionó al Presidente del PAN.

Gustavo está haciendo una labor por tratar de recuperarlo, pero todavía está en la batalla.


¿Salió a sus padres panistas?

Mis papás participaban en el PAN desde que tenía dos años de edad. Mi mamá fue candidata en tres ocasiones a puestos de elección, aunque nunca ocupó un cargo público.


¿No les daba problema?

Fui muy buen alumno. Después estudié Economía pero me fue mal y regresé al Derecho.


¿Va a misa religiosamente?

No soy tan asiduo. Sí soy católico pero no constante.


¿A qué sí es asiduo?

En la actualidad tengo un despacho donde doy servicios a empresas relacionadas con energía, y también procuro auxiliar en procesos de resolución de conflictos.


¿Lo aplica en el PAN?

Lo hice en muchas ocasiones cuando César Nava me designó delegado del CEN. Lo mío es apagar fuegos. Me cuesta trabajo enojarme pero como buen Tauro, cuando me enojo, me enojo.

Monterrey o de Los Tigres?

Le voy a los Rayados desde 1973. Fue el año en que subieron Los Tigres y había que elegir a uno.


¿No se pierde un clásico?

Soy abonado de Los Rayados. Voy a casi todos los juegos pero cada vez me apasiono menos. Ahora el Monterrey está jugando horrible.


En caso de llegar a la gubernatura, ¿no le saldrán casas blancas?

No, nunca he sido de atesorar bienes materiales. No soy apegado ni fetichista.


¿Alguna vez probó la mariguana?

No, no estoy a favor del consumo de la mariguana. Me parece que idiotiza. Tampoco fumo cigarros, acaso soy bebedor social.


¿Tiene algún vicio

Me gusta el baile. Puedo bailar de todo: cumbia, reguetón, polka y la redova.


El último libro que leyó…

Uno de desarrollo y biodiversidad para aprender de mi estado. De desarrollo personal como Padre rico, padre pobre y La semana laboral de cuatro horas. De joven El viejo y mar me encantó.



Nació en Monterrey, Nuevo León, en 1966. Es egresado de Ciencias Jurídicas por la Universidad Regiomontana. Se afilió al Partido Acción Nacional en 1983 y desde entonces ha desempeñado diversos cargos públicos, entre los que destacan diputaciones locales y federales y la presidencia municipal de Monterrey.