Falta ética e integridad en las instituciones públicas: Auditoría

En el reporte de la Cuenta Pública 2013, la Auditoría Superior de la Federación expone que estas carencias son las que generan que el servicio público tenga una imagen negativa ante la sociedad.
Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación.
Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación. (Especial )

Ciudad de México

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó importantes ausencias en las instituciones públicas para garantizar la integridad como un factor decisivo para el cumplimiento de sus labores.

De acuerdo con la ASF "existe una carencia de sensibilización de los mandos superiores respecto de la ética e integridad".

Con motivo de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2013, la ASF realizó un estudio a través del cual detectó que las acciones emprendidas para fortalecer la integridad son desarticuladas entre las propias unidades administrativas y que no hay personal especializado en temas de administración de riesgos a la integridad y acciones anticorrupción.

En el trabajo titulado "Continuidad a los Estudios de Control Interno y a la Difusión del Estudio de Integridad en el Sector Público" la ASF concluyó que es necesario que todas las instituciones públicas cuenten con códigos de ética y conducta debidamente formalizados y que se revisen periódicamente.

En el reporte de fiscalización de la Cuenta Pública 2013, la ASF considera que se requiere fortalecer el papel de los órganos de auditoría interna de las instituciones públicas como elementos profesionales e independientes, preventivos de actos irregulares en el sector público, debido a que encontró que "el nivel de desarrollo de actividades de promoción de valores y fortalecimiento de la cultura de integridad es incipiente".

La ASF considera importante diseñar y aplicar programas orientados a fortalecer los servicios de carrera de los servidores públicos hacia un compromiso ético de servicio.

De acuerdo con la ASF esta falta de ética e integridad en las instituciones públicas son las que han generado que el servicio público tenga una imagen negativa ante la sociedad.