Falleció Álvaro Corcuera, ex director de los legionarios

En su último mensaje al Regnum Christi dijo: “Soy consciente de acercarme a la meta final de la vida y les pido que me encomienden en sus oraciones”.
En los mensajes de condolencias le reconocen su labor en los “tiempos difíciles”.
En los mensajes de condolencias le reconocen su labor en los “tiempos difíciles”. (Especial)

México

Soy consciente de acercarme a la meta final de la vida y les pido que me encomienden en sus oraciones…”, fue el último mensaje público que escribió al Regnum Christi Álvaro Corcuera Martínez del Río en una carta enviada el 17 de mayo. Ayer se informó que el ex director de los Legionarios de Cristo, que dejó el cargo en octubre de 2012, falleció en la Ciudad de México víctima de un tumor cerebral.

Al recibir el jueves 26de junio la comunión y la unción de los enfermos, Corcuera, aún consciente, señaló: “¡Qué alegría!”. Sus últimos días los vivió rodeado de sus hermanas y religiosos de la sede territorial, ubicada en  Huixquilucan, Estado de México.

Momentos complicados

Nombrado director de la congregación en 2005, después de ser elegido en el capítulo general de los Legionarios de Cristo, el sucesor de Marcial Maciel Degollado tuvo que enfrentarse a las críticas y cuestionamientos sobre los abusos sexuales contra menores que cometió su antecesor y de la doble vida que éste llevaba.

En sus mensajes de condolencias se le reconoce la labor que le tocó “sortear” en los “tiempos difíciles”, como pedir perdón a las víctimas de Marcial Maciel y firmar en diciembre de 2010 el decreto para que se eliminara toda referencia pública de su fundador en los institutos de los legionarios, como fotografías, además de prohibir utilizar los textos escritos por el pederasta y dejar de llamarle “nuestro padre”.

También le tocó decretar que la cripta en Cotija, Michoacán, donde se encuentra los restos de Maciel, es ahora solo un lugar de oración de difuntos, como cualquiera otro.

Corcuera trabajó con el delegado pontificio Velasio de Paolis, enviado por Benedicto XVI en 2010 para supervisar el trabajo de los legionarios, en la revisión y renovación de la congregación por parte del Vaticano.

Eduardo Robles-Gil, actual director de la orden, en una carta enviada al Regnum Christi tras el fallecimiento de su antecesor señaló: “Los invito a todos a ofrecer misas y oraciones para encomendar su alma a Dios y agradecer al Señor por la vida de este padre, hermano y amigo que ha sido nuestro director general durante los nueve años más difíciles de nuestra historia. En estos momentos de dolor, podemos decir que ha combatido bien su combate, ha corrido hasta la meta y ha conservado la fe…”

Robles Gil señaló que, antes del fallecimiento de Corcuera, a las 11 de la mañana, el padre Ricardo Sada “ha hecho la recomendación del alma” en una misa en la que concelebraron los padres Jaime Rodríguez, Rodolfo Mayagoitia, Evaristo Sada, Guillermo Serra y Mario González, integrantes de la cúpula legionaria. También estuvieron presentes sus hermanas Ana Francisca, Guadalupe y Susana.

Este lunes los restos fueron velados de manera privada en la sede territorial de los legionarios. Mañana serán trasladados a las 8:00 horas a la capilla de la Universidad Anáhuac del Norte y el miércoles Corcuera será enterrado en el Panteón Francés de San Joaquín, en la Ciudad de México.

Por su parte, el movimiento Regnum Christi de los Legionarios de Cristo abrió un libro de condolencias en el sitio de internet http://legionariosdecristo.org/inmemoriam-palvaro.

Biografía

Álvaro Corcuera nació en la Ciudad de México el 22 de julio de 1957. En 1962 comenzó sus estudios de primaria en el Colegio Cumbres de la Ciudad de México.

Se incorporó al Regnum Christi el 5 de mayo de 1974 y en 1980 fue nombrado asistente de la comunidad de los Legionarios de Cristo que estudian filosofía.

El 29 de junio de 1985 recibió la ordenación diaconal y el 24 de diciembre del mismo año fue nombrado sacerdote en Roma, en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.

Obtuvo las licenciaturas en filosofía y teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Asimismo, fue el primer rector del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, cargo que ocupó desde septiembre de 1993 hasta 2000. 

El 7 de diciembre de 1999 recibió un doctorado honoris causa por la Universidad Anáhuac y el 20 de abril de 2001 fue nombrado por Juan Pablo II consultor ad quinquennium de la Congregación para los Obispos.

El 11 de octubre de 2012 anunció su decisión de renunciar a las funciones de director general por motivos de salud y el 30 de diciembre de ese año le detectaron un tumor en el cerebro.

• • •

Organizaciones mandan carta al Papa

En una carta organizaciones de la sociedad civil, investigadores, teólogos y académicos solicitaron al papa Francisco detener los crímenes de lesa humanidad contra víctimas inocentes en diferentes partes del mundo y lo urgieron a acabar “con esta dolorosa e injusta situación”.

Previo a la reunión que sostendrá Francisco con la comisión especial de víctimas de abusos sexuales, le solicitan: “Establecer claramente en todas sus normas que el abuso sexual y su encubrimiento son delitos penales graves y, ante cualquier caso de abuso o protección de abusadores, anteponga la obligación de denunciar y colaborar con autoridades civiles competentes, por encima de cualquier procedimiento interno”.

También le piden que prohíba la relocalización de clérigos pederastas y que derogue todas las disposiciones que tienden a imponer el silencio a las víctimas y a quienes conocen los delitos.

La misiva además solicita que destituya al cardenal Norberto Rivera por haber encubierto a los padres Marcial Maciel y Nicolás Aguilar, y que obligue al arzobispo de San Luis Potosí a entregar toda la información que tiene sobre el ex cura Eduardo Córdoba y todos los casos similares en su jurisdicción.