Extracción del gas grisú sólo con reforma

Los inversionistas no se interesan debido a la alta tasa del derecho que se cobra, señala el diputado federal de Coahuila, José Luis Flores.
José Luis Flores Méndez, presentó un punto de acuerdo.
José Luis Flores Méndez, presentó un punto de acuerdo. (Raúl Coronado)

Saltillo

El diputado federal coahuilense José Luis Flores Méndez, presentó un punto de acuerdo en el que solicita a la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, agilizar el dictamen de la iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 267 de la Ley Federal de Derechos.

Refirió el congresista sobre su punto de acuerdo, que ahora en el trabajo dentro de la comisión el objetivo de la iniciativa, presentada es realizar las reformas necesarias a la Ley Federal de Derechos, a fin de propiciar inversiones en la extracción del gas grisú.

El gas, se forma junto al carbón y tiene propiedades que potencian la formación de atmósferas explosivas, es fácilmente flamable y constantemente pone en riesgo la vida de miles de mineros.

Y es que, un dueño de concesión minera, si quería aprovechar la extracción de gas para su comercialización, tendría que invertir, pero recuperar sólo el 30 por ciento de lo que extraiga debido a la carga fiscal existente.

“Lo que pensamos que puede ayudar a desatar proyectos de inversión es que desaparezca el porcentaje de regalía o que disminuya de tal manera que vuelva rentable la actividad”.

Enfatizó que lo primero que debe hacerse es una reforma a la Ley de Derechos para disminuir el porcentaje de regalías, para hacer atractiva la inversión para desgasificar la región Carbonífera y lo segundo debe ser una revisión del marco jurídico en materia de minería y energético para darle un impulso al gas grisú asociado al carbón y al gas shale.

Flores Méndez, puntualizó que los inversionistas no se interesan en la captación y transformación de este gas, debido a la alta tasa del derecho que se cobra por su aprovechamiento.

Por ende el legislador, señaló que la propuesta contempla aplicar un esquema gradual y competitivo de cobro del derecho a partir de una tasa que va del 6 hasta un 23 por ciento, ajustándose al volumen de producción y el precio del gas de mercado.