REPORTAJE | POR NORMA PONCE

Exigen entrega a tiempo de los recursos para el campo

Producción de granos

De acuerdo con la ONU, para que un país no corra riesgos debe cubrir 75% de su consumo nacional y comprar el 25% restante; lamentablemente México importa hasta 60%.

En la actualidad, se pierde 14% de la producción de granos básicos.
En la actualidad, se pierde 14% de la producción de granos básicos. (Oswaldo Ramírez)

México

De acuerdo con los parámetros de la seguridad alimentaria —expedidos por la Organización de las Naciones Unidas— para que los países no corran riesgos económicos deben de, por lo menos, generar una producción nacional de granos de 75 por ciento e importar el 25 por ciento restante.

Lamentablemente, en la actualidad México importa entre 50 y 60 por ciento, lo cual ha derivado en una baja en la producción de granos, así como la caída del precio.

Esto ha ocasionado la pérdida de 14 por ciento de la producción de granos básicos y el aumento de importaciones en 60 por ciento para este año, por lo cual el sector agropecuario urgió al gobierno federal a entregar con anticipación los recursos a los productores para resarcir el problema.

Raúl Pérez, investigador de la Universidad de Chapingo, explicó que para tener las proporciones adecuadas de maíz, soya y trigo se necesita un reordenamiento de los recursos destinados para el campo, a través de su entrega inmediata a los productores.

“El campo no necesita más dinero. Si a un campesino le das a tiempo el dinero, él va y compra la mejor semilla del mercado, pero no es así, ya que siempre reciben el subsidio tarde.”

A pesar de que en este año se invirtieron 320 mil millones de pesos al campo, de los cuales 8 mil 500 millones de pesos se destinaron a la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, la aportación agraria al producto interno bruto ha sido de 3 por ciento, cuando lo ideal sería que se elevara hasta 6 por ciento.

Gerardo Sánchez, presidente de la Confederación Nacional Campesina, indicó que en 2012 los recursos para Aserca no se distribuyeron adecuadamente, porque se tuvieron que pagar adeudos de 2010 y 2011, lo cual propició un desplome de la producción de granos y la caída del precio en este año.

En tanto, Raúl Pérez Bedolla, también dirigente de la Alianza Campesina del Noroeste, precisó que para la próxima siembra el tiempo ideal para que el campesino reciba el recurso y compre la semilla debe ser en octubre del año anterior, ya que en noviembre y diciembre del siguiente se da la cosecha.

“Hay dos ciclos de siembra, para este invierno el campesino necesita el dinero en octubre y así encuentre la mejor semilla del mercado, y en primavera debe comprarla en abril o mayo, antes de que empiecen las lluvias. Pero el apoyo de los funcionarios se da hasta febrero; en algunos estados se acostumbra que los campesinos firmen y ellos les dan la semilla, sin que puedan elegir”.

Considerado “el gran granero del maíz blanco”, Sinaloa ha sido el estado más golpeado debido a las heladas de hace dos años, la sequía y la falta de agua en las presas. Seguida de esta entidad, Oaxaca, Puebla, Hidalgo y Veracruz se encuentran “estancados”, aseguró Pérez Bedolla.

“Aunque Sinaloa está en proceso de recuperación, necesita un empuje.

“En el centro, sur y sureste hay un estancamiento, porque desde hace 10 años los programas dedicados a impulsar los granos han sido corrompidos y manoseados por funcionarios. Los programas llegan tarde a los productores y entonces no se logra que incremente la producción.”

Ambos dirigentes campesinos coinciden en que lo ideal sería reactivar las zonas del centro sur y sureste del país para que en lugar de producir 22 millones de toneladas de granos al año se produzcan al menos 32 millones de toneladas; con ello bajarían las importaciones y México produciría 70 por ciento de lo que consume.

Pérez Bedolla consideró que Sinaloa debe producir 4 millones de toneladas de maíz blanco al año, ya que actualmente tiene un impacto de 40 por ciento a la baja por la falta de agua.

“Una hectárea genera 500 kilos de maíz y eso activa la economía local; daría solución a los problemas locales que tenemos en las zonas rurales, que además son presa fácil del narcotráfico.

“Requerimos del dinero para ordenar el padrón de cultivos y avanzar en la producción de la soberanía alimentaria”, añadió Pérez Bedolla.

Por otra parte, Gerardo Sánchez aseguró que la clave para la recuperación del mercado está en la creación de una Ley de Seguridad Agroalimentaria, mediante la cual se puedan revisar los recursos al término de cada sexenio.

Además urgió a tener una infraestructura productiva para la conservación del suelo, “y así resolver los problemas de raíz, porque si no analizamos los temas a profundidad, solo vamos a tener mejorales y eso no nos va a resolver la enfermedad”.

Durante el 22 Congreso Nacional de la CNC, celebrado en Ciudad Victoria, Tamaulipas, el 28 de agosto pasado, los dirigentes acordaron llegar a un millón 500 mil hectáreas en la modernización y tecnificación de sistemas de riego, para un mejor aprovechamiento del agua, además de prevenir y mitigar los riesgos climáticos.

Cabe señalar que con el actual registro de las lluvias se tienen niveles de 30 ciento en las presas mexicanas, con lo cual se podrá producir alrededor de tres millones de toneladas

más de granos para este año.