Evalúa Coneval avances y pendientes en salud

Se evaluaron 40 programas relacionados con los servicios de salud en el país por parte del IMSS, ISSSTE, hospitales, institutos y el Seguro Popular.
Hospital, camilla, salud
(Enrique Hernández)

Ciudad de México

Una evaluación de los 40 programas federales relacionados con los servicios de salud en el país por parte del IMSS, ISSSTE, hospitales, institutos y el Seguro Popular reporta que la carencia de acceso a los servicios hasta 2013 se redujo de 33.5 millones de personas (29.2%) a 25.3 millones (21.5%), pero sigue habiendo pendientes por resolver relacionados con mortalidad materna, capacitación de médicos e infraestructura.

En el Día Mundial de la Salud, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) realizó las Fichas de Monitoreo 2012-2013 efectuó fichas de los logros obtenidos y rezagos de la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), principalmente. Algunos datos obedecen a 2012.

Si bien el Coneval reporta avances significativos en varias áreas, en el caso de la muerte materna México no ha cumplido con su objetivo de disminuir, conforme a la meta original a 44.5 defunciones maternas por 100 mil nacimientos, de acuerdo a los Objetivos del Milenio 2015.

Una de las razones que no se logró ampliar la cobertura y la calidad de la atención durante el embarazo, parto y puerperio, así como mejorar la capacidad de equipo, y resolución en unidades médicas para la atención de urgencias obstétricas.

“Con relación al indicador de fin, razón de mortalidad materna,  se programó una meta original de 44.5 defunciones maternas por 100 mil nacimientos estimados, para su cálculo se utilizó en el denominador las cifras de nacimientos estimados por el Consejo Nacional de Población (CONAPO) basadas en el Conteo de Población y Vivienda 2005, cifra que representa 1 millón 901 mil 394 nacimientos, y en el denominador 949 defunciones reportadas en el cuarto informe trimestral de 2012 en el Portal Aplicativo de la Secretaría de Hacienda”.

Y aunque ha habido avances, en el 2011 se registraron 110 defunciones de muertes de mujeres por cuestiones naturales como tener un hijo, siendo la hemorragia obstétrica y trastornos hipertensivos las mayores causas. Hacia 2012 se registró una disminución, 95 defunciones por estas causas en el país. No ha habido mejoras en esta tendencia en los años siguientes.

En el ISSSTE, el Consejo precisó que sigue habiendo muertes de niños por deshidratación pese a las campañas oportunas de otorgar en sus unidades electrolitos orales suficientes entre su población derechohabiente y no derechohabiente.

“Se registró una disminución de 30.3% en el número de casos de deshidratación por enfermedad diarreica aguda en menores de 5 años en las unidades médicas del Instituto en comparación con lo registrado en 2011.

“A pesar de los esfuerzos y las acciones realizadas para la información y capacitación a la población sobre los signos de alarma de la deshidratación por diarrea, aún se siguen presentando muertes, principalmente en el grupo menor de 1 año, debido principalmente a los siguientes factores: ser hijos de madres jóvenes en lugares distantes a las unidades médicas, haber llegado tardíamente a la atención médica, o bien que la diarrea hubiera sido causada por rotavirus, el cual si no ha sido inmunizado propicia la muerte por esta causa”

En el caso de la SSA, el Coneval subraya dos aspectos que resultan preocupantes, por un lado Programa Caravanas de la Salud que tiene como finalidad acercar los servicios a las poblaciones con bajo Índice de Desarrollo Humano y a localidades dispersas y marginadas. Y, por el otro, la infraestructura médica.

En el primer caso, “bajo una combinación de modalidades de extensión de cobertura itinerante”,  Unidades Médicas Móviles ofrecen un paquete básico de 128intervenciones en atención médica ambulatoria y 20 preventivas.

Ha habido avances, sin embargo, la medición del impacto que tiene este tipo de intervenciones “es débil ya que registra acciones aisladas y no se identifica capacidad resolutiva o continuidad en la atención, por lo que no es posible estimar su impacto en mejora de la salud de quienes atiende”

En cuanto al mantenimiento de  infraestructura, que tiene como objetivo contribuir a la prestación de servicios de salud con calidad y seguridad, con recursos humanos, tecnológicos, de equipamiento, el Consejo estableció que aunque hay estudios de satisfacción, la realidad es que la Secretaría de Hacienda reportó que de 14 mil unidades médicas existentes, solo 40 unidades de nivel central ejercen los recursos la Dirección General de Infraestructura Física en Salud.

“De los 3 mil 436 millones de pesos asignados al programa en 2012, solo 114.2 millones se destinaron al mantenimiento de unidades centrales. En cuanto al resto, la asignación de los recursos del programa se hizo a través del Sistema de Protección social en Salud (SPSS), por lo que la se sugiere que coordinación del Seguro Popular se quede a cargo del programa y realice los comentarios asociados a los recursos y su ejercicio”-

La capacitación médica es otro gran pendiente dado a que los programas de especialidad no médica, maestrías y doctorado ofrecidos por las entidades al  personal de salud demostró que de la meta de 108 mil 966 profesionales inscritos, sólo 3%, 3 mil 306, cursaron especialidad y recibió constancia de conclusión de cursos de educación continua en el Distrito Federal y  1%, 1 mil 351, concluyeron el año académico en algún posgrado. Esto se explica por una caída de su presupuesto.

Las metas d construir infraestructura se incumplió. Desde 2012 no se realizaron transferencias de recursos por lo que 280 unidades no se construyeron o no se fortalecieron. La Secretaría de Hacienda no autorizó los 5 mil millones de pesos aprobado por la Camara de Diputados para realizar las transferencias de recursos a las entidades federativas.


Existe además otros pendientes como la falta de fiscalización de los recursos asignados a los estados por parte del Seguro Popular asimismo que aunque hay programas de prevención, y resultados positivos en detección de cáncer de cuello y matriz, la población sigue desarrollando y acudiendo en etapas avanzadas al médicos cuando ya presentan enfermedades crónicas y degenerativas costosas.

En el caso del IMSS es de los que salió de los mejores evaluados, aunque se aclara que no hubo auditorías externas ni todos los informes requeridos. Sólo se destaca el hecho de que el gasto del programa se redujo en 39.8% respecto al 2011 y de la población potencial 38 millones 670 mil 568, sólo se atendió 20 millones 086 mil 430, en sus 1 mil 231 unidades de medicina familiar, 234 hospitales de segundo nivel, 39 unidades de atención ambulatoria y 34 hospitales de alta especialidad. No se especificó motivos.