Especialistas llaman a rechazar contratos en Pemex

El constitucionalista Diego Valadés y el ex titular de Pemex, Adrián Lajous, participaron en la mesa “Debate público de la reforma energética”, realizada en el Senado.
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

El constitucionalista Diego Valadés afirmó que no se requiere modificar la Carta Magna para impulsar el desarrollo del sector energético del país y expuso que, en todo caso, el Congreso debe actualizar el régimen político caduco y cambiar el contrato colectivo del sindicato petrolero, así como centrar la reforma en cambios a la Ley de Asociaciones Público Privadas para permitir asociaciones mediante licencias o permiso, pero no contratos.

En el mismo sentido el ex director de Petróleos Mexicanos, Adrián Lajous, se pronunció en contra de los contratos de producción compartida o de utilidad compartida porque han sido fuente de conflictos e inclusive en países desarrollados, como Estados Unidos, se privilegian otro tipo de mecanismos, como las licencias que serían la opción para México, por ser instrumentos transparentes y eficaces.

Los ponentes participaron en el foro organizado por el PRD en la mesa denominada “Debate público de la reforma energética”, realizado en el Senado y al que asistieron legisladores y público en general.

En su exposición, Diego Valadés se refirió al debate que se ha generado respecto de la participación del sector privado en la industria petrolera y eléctrica y sostuvo que no se trata de ver a los inversionistas como adversarios de los intereses públicos, en tanto actúe como la norma establezca.

“Lo que tenemos que hacer es cómo fortalecer, no las facultades discrecionales del presidente y su gobierno, sino las del Estado mexicano, particularmente las del Congreso, que es donde están sus representantes”.

Aseveró que no se requiere cambiar la Constitución, sino modificar la ley de las APP´s para abrir el sector a las licencias o permisos, que serían asociaciones.

El ex procurador general de la República advirtió que de aprobarse los contratos, se le estarían dando a las empresas petroleras derechos reales, “derechos de posesión o de propiedad sobre la parte de los recursos que hayan sido objeto de la contratación”.

“En tanto que como asociados no tendrían derechos reales, sino como inversores tendrían solo el derecho en cuanto a la recuperación del monto de su inversión más la ganancia que se estime razonable por ambas partes”.

Dijo que la Ley de Asociaciones Público Privadas en su artículo 10 se refiere a que habrá libre participación del sector privado y por ello la reforma podría centrarse en esa ley.

A su vez, Adrián Lajous llamó a construir un Estado más fuerte y destacó que todos los cambios significan riesgos, pero éste deber calculable “y tenemos que ir por esa ruta”.

“El riesgo más grande que veo es que se dé un proceso de desnacionalización de la industria , como ocurrió con la banca comercial . México es el único país de la OCDE cuyos bancos, con excepción de uno, no son nacionales. Es el principal riesgo que veo y por eso hay que introducir las salvaguardas, para impedir un proceso de desnacionalización, como el que menciono de los bancos”.

En su exposición, el ex director de Pemex dijo que el régimen de la industria petrolera está agotado, al igual que las estrategias de los planes de negocios, por ello durante años ha tenido un desempeño pobre “que ha llevado incluso a la renta económica del petróleo no esté siendo maximizada, y una parte de la misma se disipa a través de ineficiencias estructurales, una mala gestión, corrupción y prácticas de un sindicato, cuyo liderazgo ofende a la nación”.

También se pronunció en contra de reformas constitucionales, al explicar las razones en contra de los contratos a la iniciativa privada, como propone la iniciativa presidencial, al argumentar que en países desarrollados no los aplican.

“Los contratos no ofrecen los incentivos adecuados para minimizar los costos. El cálculo de los costos de inversión y operación registrados son el talón de Aquiles de los contratos de producción y de utilidad compartida. Han sido fuente de innumerables conflictos que afectan la relación entre el Estado y las empresas contratistas”, subrayó.

Al agregar que México debe optar por el otorgamiento de licencias transparente y eficaz, capaz de capturar la renta económica del petróleo, tal como se hace en países desarrollados que cuentan con petróleo y gas, como: Noruega, Holanda, Dinamarca, Canadá, Estados Unidos, Australia y Brasil.