Escenarios legislativos de la reforma hacendaria

La Ley de Ingresos 2014 llegó al Senado, donde se tiene que discutir y regresar a San Lázaro a más tardar el 30 de octubre. Conoce los escenarios posibles si los senadores no avalan lo ya aprobado ...
Archivo Milenio

Ciudad de México

El camino legislativo para la aprobación de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, contempla varios escenarios en caso de que los legisladores se pongan o no de acuerdo.

Como este año el paquete fiscal contiene propuestas de la reforma hacendaria del presidente Enrique Peña Nieto, los senadores podrían modificar o rechazar lo que los diputados ya aprobaron y complicar un poco el curso del paquete presupuestal 2014.

Los escenarios contemplados en la Constitución, van desde la aprobación sin modificaciones, hasta la imposibilidad de contar con una Ley de Ingresos e implementación de un proyecto presupuestal alterno, de acuerdo con el estudio "El Procedimiento Legislativo en Materia de Ley de Ingresos, Presupuesto de

Egresos de la Federación y Procedimiento para la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública" del Centro de Información, Documentación y Análisis de la Cámara de Diputados.

[b]- Escenario 1:[/b] Si la Cámara de Senadores aprueba, sin modificaciones, el dictamen previamente aprobado por los diputados, se remitirá al Ejecutivo Federal, quien, si no tuviere observaciones, lo publicará.

[b]- Escenario 2:[/b] Si los senadores desechan en su totalidad el proyecto enviado por la Cámara de Diputados, lo regresarán para que sea examinado nuevamente en San Lázaro. Si los diputados volvieran a aprobar el dictamen por la mayoría absoluta de los miembros presentes (al menos 50% + 1), lo devolverían a la Cámara de Senadores para que lo tome en consideración. Si ésta lo aprueba, pasaría al Ejecutivo para su publicación.

[b]- Escenario 3:[/b] Si el proyecto es desechado en su totalidad por el Senado, lo devolverá a San Lázaro. Si examinado de nuevo lo aprobara por la mayoría absoluta de los miembros presentes, lo devolverá al Senado. Si los senadores reiteran su desaprobación al proyecto, éste no se podría presentar en el mismo período de sesiones.

En este caso se permitiría la instrumentación de un programa fiscal alterno.

[b]- Escenario 4:[/b] Si el proyecto de ley es desechado en parte, modificado o adicionado por el Senado de la República, la nueva discusión en la Cámara de Diputados será únicamente sobre lo desechado, las reformas o adiciones, sin poder alterarse los artículos aprobados.

Si las adiciones o reformas hechas por el Senado son aprobadas por la mayoría absoluta de los votos presentes en San Lázaro, pasará todo el proyecto al Ejecutivo Federal para su publicación.

Este caso implica que los legisladores se pondrían de acuerdo sobre las divergencias y continuarían con el procedimiento legislativo, enviando el proyecto completo al Ejecutivo Federal para su publicación.

[b]- Escenario 5:[/b] Si las adiciones o reformas hechas por el Senado no son aprobadas por la Cámara de Diputados, volverá a los senadores para que tomen en consideración las razones de los diputados, y si por mayoría absoluta de votos presentes desechan las modificaciones que antes proponían, el proyecto de Ley de Ingresos, en lo que haya sido aprobado por ambas Cámaras, pasará al Ejecutivo para su publicación.

Este caso implica que ambas Cámaras no se pondrán de acuerdo en las partes desechadas, modificadas, o adicionadas del proyecto de Ley de Ingresos aprobada por la Cámara de Diputados. Sin embargo, acordarían desechar la parte divergente del proyecto y continuar con el procedimiento legislativo, enviando únicamente al Ejecutivo Federal, para su publicación, la parte del proyecto donde sí convergieron.

[b]- Escenario 6:[/b] Si el Senado insiste, por la mayoría absoluta de votos presentes, en dichas adiciones o reformas que los diputados no avalaron, todo el proyecto no volvería a presentarse sino hasta el siguiente período de sesiones, a no ser que ambas Cámaras acuerden, por la mayoría absoluta de sus miembros presentes, que se expida la Ley de Ingresos sólo con los artículos aprobados, y que se reserven los adicionados o reformados para su examen y votación en las sesiones siguientes.

Este caso implica que Ambas Cámaras insistirían en mantener sus posturas y no acordarían desechar la parte divergente del proyecto, como consecuencia, el procedimiento legislativo se interrumpiría, reservándose para el siguiente período de sesiones, a no ser que ambas Cámaras acuerden, expedir la ley o decreto sólo con los artículos aprobados.

Un escenario como este requeriría de la figura de la reconducción presupuestaria, que implica un plan para mantener la funcionalidad básica del gobierno al no disponer de un presupuesto legalmente aprobado para su ejercicio.

[b]- Tiempos:[/b]

El Senado debe avalar lo aprobado previamente en San Lázaro a más tardar el 30 de octubre.

Una vez aprobada la Ley de Ingresos, la Cámara de Diputados tiene la facultad exclusiva de aprobar el Presupuesto de Egresos a más tardar el 15 de noviembre.

El presidente de la República debe emitir la sanción, promulgación y publicación en el Diario Oficial de la Federación de la Ley de Ingresos de la Federación 20 días naturales después de su aprobación en el Congreso y del Presupuesto de Egresos de la Federación 20 días después de su aprobación en la Cámara de Diputados.