Entregan premio franco alemán a defensora de derechos humanos

La hermana Consuelo Hernández Elizondo es directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos.
Es el segundo año en el que se entrega el premio franco alemán.
Es el segundo año en el que se entrega el premio franco alemán. (Moisés Rafael Durán Frías)

Ciudad de México

Los embajadores de Francia y Alemania en México, Maryse Bossièrey y Viktor Elbling, respectivamente, otorgaron por segundo año el premio franco-alemán de derechos humanos Gilberto Bosques, que en esta ocasión fue entregado a la hermana Consuelo Hernández Elizondo, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos.

La galardonada fue seleccionada por su trabajo de más de 23 años en la defensa y protección de los derechos humanos en nuevo León. El reconocimiento fue seleccionado por un comité de expertos en la materia a nivel nacional e internacional.

"Más que un premio al trabajo de CADHAC, esto es un llamado que Gilberto Bosques nos está haciendo a los y las mexicanas de hoy para responder efectiva y afectivamente al desafío histórico que representa la actual violación de los derechos humanos en nuestro país. El premio que sin merecerlo hoy recibo me anima a seguir por esa senda, a seguir siendo una pequeña luz en la oscuridad que se cierne sobre el norte del país, una luz que sumada a las cientos de defensores y defensoras de derechos humanos en el país todavía puede alumbrar este México", mencionó la Hermana Consuelo.

Por su parte, la embajadora francesa comentó que el propósito del premio Gilberto Bosques es reconocer el papel de todos los actores defensores de derechos humanos como el de la condecorada, además de "apoyar de manera constructiva y respetuosa las iniciativas que permitan avanzar en el camino de la defensa, promoción e implementación de los derechos humanos".

A su vez, Viktor Elbling reconoció la labor realizada por la directora de CADHAC y destacó que sus acciones al frente de la institución son "responsables, constructivas y ejemplares. Con su trabajo la Hermana Consuelo pone su vida en riesgo, enemistades y amenazas están a la orden del día, pero con su entrega personal ella es un ejemplo que se conoce más allá de las fronteras de Nuevo León y de México".

El premio franco-alemán recibe este nombre por Gilberto Bosques, quien fue Cónsul general de México en Francia de 1939 a 1944, quien en tiempos de la Segunda Guerra Mundial ayudó a miles de perseguidos de los regímenes nazi y franquista a huir hacia un exilio en México.