Somos independientes, MC fue el vehículo para competir: Enrique Alfaro

En entrevista con Carlos Puig en MILENIO Televisión, el alcalde electo de Guadalajara habló de sus prioridades para la ciudad, su relación con Raúl Padilla y prometió que no robará.
Enrique Alfaro en el programa 'En 15' con Carlos Puig.
Enrique Alfaro en el programa 'En 15' con Carlos Puig. (Milenio )

Ciudad de México

El alcalde electo de Guadalajara, Enrique Alfaro, dijo en entrevista con Carlos Puig para Milenio Televisión que no tiene ninguna relación con el director de la Feria Internacional del Libro, Raúl Padilla, y que no permitirá que se intente defender monopolios y poderes fácticos desde el gobierno de la capital de Jalisco.

Comentó también que la transparencia y el combate a la corrupción serán su carta de presentación y comenzará no robando y cuidando que los demás no roben.

Enrique Alfaro compitió por la gubernatura de Jalisco en 2012 por Movimiento Ciudadano, pero perdió por cuatro puntos contra el priista y actual gobernador de la entidad, Aristóteles Sandoval.

Ahora en 2015 obtuvo el triunfo por Movimiento Ciudadano para ser alcalde de Guadalajara por los próximos tres años, sin embargo, aclaró que su movimiento es más independiente.

Aquí la entrevista que se transmitió este jueves en MILENIO Televisión

-¿Dónde te ves tú en el espectro político de este país? Sé que tuviste conversaciones muy serias con el PRD, sé que tuviste una relación con Andrés Manuel López Obrador.

Yo creo que ya no existe una diferencia clara entre la izquierda y la derecha. Existe en el discurso, pero este asunto de las geometrías políticas se ha ido desdibujando. Tú ves posiciones de quienes se asumen de izquierda a veces más conservadoras que las que los que se asumen de derecha. 

Lo que hoy nosotros vamos a defender es la idea de que lo que vamos a hacer es un buen gobierno, si logramos hacer eso tendremos la capacidad de que ponga un ejemplo de gobierno en una ciudad para hacer política nacional.

-Ya eres un personaje nacional. ¿Vas a gobernar los tres años? ¿Se te antoja volver a competir por la gubernatura?

Sí nunca he dicho que no, siempre he dicho que es algo a lo que aspiro, pero no tengo obsesión al respecto. Gobernar la capital de mi estado para mí sería un gran honor, inclusive tener la posibilidad de otros 3 años allá (a través de la reelección en 2018) pero la verdad es que el panorama político allá cambió, ya no es nada más Enrique Alfaro, ya surgieron nuevos personajes de nuestro movimiento.

-El riesgo es que las expectativas de un personaje como tú, que con un partido pequeño llevan trabajando mucho tiempo en Jalisco y arrasan de esta manera. ¿La rapidez con la que la gente se puede decepcionar es de la misma rapidez como la gente se volcó contigo y con Movimiento en esta elección?

Nosotros tenemos 10 años trabajando este proyecto. En muchos sentidos somos también independientes, el partido Movimiento Ciudadano ha sido solo un vehículo para competir en la elección.

Ha sido Dante (Delgado) el dirigente nacional del partido un dirigente que ha entendido que la política nacional también se hace desde lo local y nos ha dado toda la confianza.

Sí en efecto hay una exigencia de la ciudadanía para que le demos una sacudida a la vida pública del estado. En ese sentido sé que tenemos que dar resultados de inmediato. Tengo muy claro la exigencia que va a haber. Y estoy absolutamente seguro que no vamos a defraudar la confianza de la gente.

-¿Cuál es tu relación con Raúl Padilla?

No tengo relación con Raúl. No porque yo he dicho desde hace muchos años que creo que a Jalisco le ha hecho mucho daño los poderes fácticos, los grupos de poder que controlan todo, que se sienten dueños del estado, no tengo un pleito con él, pero nosotros vamos a mantener una relación respetuosa con la Universidad de Guadalajara como institución, pero de ahí a que vayamos a repetir lo mismo que nosotros criticamos de ponernos a negociar cosas por debajo de la mesa o estar haciendo acuerdos de espaldas a los ciudadanos no lo voy a hacer.

Tengo muy claro a qué llegué y no me voy a desviar del camino.

-¿Te voy a ver en la inauguración de la Feria (Internacional del Libro de Guadalajara) con Raúl y con el gobernador?

Sí claro porque no hay tampoco rencores personales. Lo que hay es una visión de política distinta. Lo que no me vas a ver es prestándome a que desde el gobierno de Guadalajara se sigan alentando esquemas de control y de monopolio en temas específicos como hoy sucede en nuestra ciudad.

-¿Cómo se compone el deterioro de Guadalajara? ¿Cómo mejora un alcalde en 3 años la habitabilidad de Guadalajara?

Yo creo que ha sufrido un deterioro de 30 años. Hoy Guadalajara está integrada por nueve municipios y cada uno camina por su lado. Lo que ya entendimos es que no vamos a cambiar nada si seguimos pensándola por pedazos, por eso tenemos una agenda metropolitana. Ese va a ser el tema central. Vamos a echar a andar el Instituto Metropolitano de Planeación que es una figura que ya está en la ley y va a ser la figura que debería de ser, se requeriría una reforma constitucional para ello, pero debería de existir en ciudades de esta magnitud un gerente de ciudad.

Lo que vamos a tener es un espacio que se encargue de los aspectos técnicos y de los temas de planeación particularmente y creo que con una agenda metropolitana, sumando esfuerzos, con un ejercicio del gasto público, con claridad de hacia dónde vamos y por dónde tenemos que empezar. Tres años son muy pocos para poder hacer cambios de fondo, pero sí podemos sentar las bases del cambio en Guadalajara.

Lo que te puedo decir es el tema se llama calidad de vida, y calidad de vida tiene que ver con muchas cuestiones, por supuesto con que la gente se sienta segura de inicio. Si no logramos cumplir con ese propósito hemos fracasado. Porque un gobierno que no garantiza la seguridad de la gente es un gobierno que no tiene razón de ser.

Pero también tiene que ver calidad de vida con imagen urbana, con el tiempo que dedicas en el tráfico, eso es calidad de vida.

-Acabaste presentando el 3 de 3. Dime dos medidas en materia de transparencia y combate a la corrupción. Es el cáncer de nuestras alcaldías, de nuestras delegaciones.

Puedo decirte que esa va a ser mi carta de presentación, esa va a ser mi apuesta central, a que la gente se dé cuenta que va haber un gobierno que no se roba el dinero de la gente. Si logro hacer eso creo que va a cambiar en muchos sentidos la vida de la ciudad.

Y dos medidas centrales, de entrada la Contraloría va a ser una contraloría real, una contraloría social. No voy a nombrar a un personaje cuate mío para que me revise mis cosas, vamos a abrir a las universidades y a organismos no gubernamentales el análisis del perfil del contralor, vamos a transmitir por ejemplo medidas que tienen que ver con el uso de tecnología para transmitir en tiempo real todas las sesiones de comisiones, de adquisiciones y de obras públicas para que la gente no solamente se entere a través de transparencia qué fue lo que hizo el gobierno, sino transparentar los procesos de toma de decisiones del gobierno. Esa es una nueva agenda de medidas de transparencia.

-¿Es un compromiso?   

Es un compromiso lo tengo firmado y lo voy a cumplir. Sobre todo  te voy a decir lo que no voy a hacer.

Lo tengo firmado y lo voy a cumplir. Te voy a decir una cosa, la principal medida: no voy a robar, así de sencillo. Parece que es algo que suena hasta tonto decirlo.

-Pero que no roben los que van a estar abajo tuyo tampoco. ¿No?

Y voy a cuidar que no roben los que estén abajo mío, esa es la clave.

Cuando me preguntan a mí cómo lograr una política de transparencia y de combate a la corrupción efectiva, empieza por ahí.

Por eso, parecía tan elemental pero que es la clave. Si el presidente municipal pone el ejemplo, si el presidente municipal deja claro que no viene a hacer negocios, que no viene a ver cómo se hace rico, puedes lograr controlar a los de abajo y creo que se puede lograr un gobierno honesto.

-¿Cómo empezar sabiendo que hay un gobierno priista en Jalisco?

No creo que sea un problema. De nuestra parte va a imperar la sensatez. Vamos a gobernar la segunda ciudad más grande de México y requerimos hacerlo con un alto sentido de responsabilidad. Dejar atrás los asuntos de la campaña, los temas de confrontación y pensar con mucha claridad una ruta para que Guadalajara recupere lo que ha perdido, de entrada la calidad de vida, que hoy particularmente por el tema de la seguridad pues se ha venido en picada. Se convirtió en una ciudad en la que la gente vive con miedo, una ciudad empobrecida una ciudad secuestrada por el interés privado, hay que hacer muchas cosas.

-¿Tus herramientas no son muchas como presidente municipal, si no vas de la mano con el gobernador?

Es imposible gobernar una ciudad así sin el apoyo del gobierno del estado y sin el gobierno federal. Por eso creo que ese va a ser el punto de partida. Hemos iniciado bien, hemos tenido dos reuniones con el gobernador, dos veces he visto a Aristóteles (Sandoval) y hemos planteado de inicio el tema de seguridad como la agenda prioritaria.

Hemos encontrado en el gobernador ánimo de entender que algo no se ha hecho bien, creo que hay autocrítica eso es muy importante y nosotros también tenemos disposición para que las propuestas que estamos poniendo en la mesa se discutan, se analicen, se mejoren, y creo que puede ser un periodo de gobierno muy productivo para la ciudad si actuamos con sensatez.

-¿Movimiento Ciudadano no puede ser un opositor feroz al gobernador cuando necesitarás del gobernador para gobernar bien Guadalajara?

Nunca he creído en ese tipo de oposición. Y he sido oposición prácticamente toda mi vida.

Yo creo que una oposición que no es capaz de construir acuerdos es una oposición que no le sirve a los ciudadanos.

Hoy no nada más gobernamos la ciudad, somos la primera fuerza en el Congreso de Jalisco, vamos a tener una representación muy importante en el Congreso federal, de hecho es muy probable que un jalisciense coordine el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados. Creo que tenemos herramientas muy importantes para generar condiciones de entendimiento pero también de corregir el rumbo.

Lo que no podemos hacer es llegar como si no hubiera pasado nada, el 7 de junio hubo un mandato ciudadano que quiere que algo cambie y tiene que cambiar.