Encapuchados queman patrulla en Chilpancingo

Los hechos se dieron luego de que policías antimotines replegaran de juzgados a familiares de los jóvenes de Ayotzinapa ausentes.
La unidad de la policía estatal fue consumida por el fuego; no se reportaron heridos por el incidente.
La unidad de la policía estatal fue consumida por el fuego; no se reportaron heridos por el incidente. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

Un grupo de encapuchados prendió fuego a una patrulla de la policía estatal y detonó petardos, luego de que efectivos antimotines replegaron a padres de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa de las instalaciones del Poder Judicial de la Federación en Chilpancingo.

En ese lugar, los familiares de los jóvenes desaparecidos solicitaban audiencia para cuestionar la razón por la que José Luis Abarca Velásquez y su esposa, María de los Angeles Pineda Villa no están sujetos a proceso por la desaparición forzada de sus hijos, pese a su evidente autoría intelectual en dicho delito.

El grupo de padres de familia fue reducido, llegaron con carteles en los que destacaba la imagen de cada uno de sus hijos, acompañados por el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM), Vidulfo Rosales Sierra.

Después de las 14 horas fueron reforzados por maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) y estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos; sin embargo, en esta ocasión declinaron ir a la confrontación, ya que en las inmediaciones había policías antimotines.

Como eran minoría y entre los padres había mujeres de edad avanzada, los padres y maestros decidieron retirarse, lo que dieron a conocer a través de un aparato de sonido.

Pese a la retirada para evitar un choque con la policía antomotines, varios encapuchados que acompañaron la manifestación en la retaguardia quemaron la camioneta 0011, habilitada como patrulla de la policía del estado, quebraron los cristales de la unidad de traslados marcada con la matrícula 0012 y detonaron tres petardos, lo que generó temor en el primer cuadro de la ciudad.

El repliegue se registró sin enfrentamientos, aunque parte importante del centro de Chilpancingo fue cerrado a la circulación vial.

No hubo policías, padres ni maestros lesionados, aunque algunas trabajadoras del Poder Judicial de la Federación (PFJ) sufrieron crisis nerviosas que no pasaron a mayores.

Los manifestantes se trasladaron hacia el campamento que la Ceteg mantiene en la plaza central de la ciudad.

Los policías se posicionaron en las calles aledañas, lo que facilitó el arribo de personal de bomberos para apagar la unidad quemada.

Molestia

Los padres de familia de los jóvenes de Ayotzinapa llegaron al centro de Chilpancingo alrededor de las 13 horas.

Caminaron hasta la calle 5 de mayo, donde se ubican los juzgados I y VII del Poder Judicial de la Federación, con cuyos titulares solicitaron audiencia, pero esperaron durante dos horas y no obtuvieron respuesta.

“Sabemos que el juzgado de distrito en materia penal con sede en Matamoros, Tamaulipas absolvió a María de los Angeles Pineda Villa y José Luis Abarca por el delito de desaparición forzada, con lo que deja ver una tendencia hacia el argumento de que los 43 ya están muertos y que por esa causa no hay desaparición forzada que perseguir”, reprochó el abogado.

Rosales denunció que en el criterio adoptado por los juzgadores se advierte un posicionamiento político, razón por la que los integrantes del movimiento decidieron actuar.

También en Tixtla

Un grupo de encapuchados incendió parcialmente las instalaciones del consejo distrital número 24 del Instituto Electoral y Participación Ciudadana.

Teófilo Ranchito Reyes, director de Protección Civil de Tixtla, confirmó que aproximadamente a las 19:40 horas, el grupo llegó a las instalaciones del consejo.

En el lugar solo estaba el encargado de resguardar el inmueble, el cual fue sacado de ahí por los desconocidos.