Encabezan 11 obispos marchas en 8 estados

Protestan en 23 entidades contra la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto de reconocer en todo el país los matrimonios entre homosexuales.

México

A pesar de que la sociedad civil fue la que convocó a las marchas de ayer en 23 entidades del país para manifestarse a favor de la familia tradicional; 11 obispos de la Iglesia católica encabezaron en 8 estados las movilizaciones; también participaron integrantes de iglesias evangélicas y mormonas, entre otras.

En Veracruz, el obispo Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, reiteró que el movimiento “es ciudadano” y que esperan que frene la iniciativa de ley enviada por el presidente Enrique Peña Nieto para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En Tamaulipas, el obispo de la diócesis de Tampico, José Luis Dibildox Martínez, dio un mensaje en el que destacó no estar contra que la comunidad lésbico-gay adopte; sin embargo, pidió a legisladores no acreditarlo como “matrimonio”, sino llamarlo “sociedad de convivencia”, y que como Iglesia no intervendrán en el trabajo de legisladores locales y que no pretendían hacer presión respecto a esta ley.

En Durango, el arzobispo José Antonio Hernández Hurtado señaló que están contra la figura jurídica que se busca legislar.

Otros obispos que encabezaron las marchas fueron en Puebla, el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa y sus obispos auxiliares, Felipe Pozos y Eugenio Lira Rugarcía; Ramón Castro, de Cuernavaca, Morelos; y Francisco Javier Chavolla, de Toluca; en Tijuana el arzobispo Francisco Moreno Barrón y el arzobispo emérito Rafael Romo Muñoz, acompañados del diputado local panista Rodolfo Olimpo, y Faustino Armendáriz, obispo de Querétaro, marchó al lado de los diputados locales Juan Luis Íñiguez y Carmen Zúñiga, también de extracción panista.

Miles de personas respondieron a la convocatoria del Frente Nacional por la Familia (FNF) para manifestarse a favor de la familia y contra la iniciativa presidencial de matrimonios igualitarios y la adopción por parte de éstos.

Exhortaron a los asistentes a ubicar a su diputado local, federal, senador, gobernador, los distintos candidatos, y pedirles que apoyen a la familia. No obstante, dejaron en claro que su manifestación no busca ofender a nadie y que respetan la dignidad de toda persona, independientemente de su forma de vivir y convivir.

En Querétaro, después de la marcha del Frente Nacional por la Familia, en el Plaza de Armas se realizó una concentración denominada No más homofobia, en la que participaron unas 700 personas y afirmaron que no es una “contramarcha”, sino simplemente la solicitud de sus derechos a las uniones civiles.

En Veracruz, el vocero de la arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes, retó a los colectivos en defensa de los derechos de la comunidad lésbico-gay a dar a conocer los nombres de los sacerdotes homosexuales y negó que haya clérigos con esta preferencia sexual. Se realizaron movilizaciones en los municipios de Coatzacoalcos, Córdoba, Poza Rica, Orizaba, Tuxpan, San Andrés Tuxtla, Martínez de la Torre y Veracruz.

En Chiapas, la movilización organizada y convocada por la arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, causó rechazo entre las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos por ser promovida como una marcha contra las familias lésbico-gay. Héctor Estrada Avelar, presidente de la organización civil Unidos Diferentes, advirtió que los clérigos que promovieron y participaron en la peregrinación serán denunciados ante la Secretaría de Gobernación y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

De igual forma en Oaxaca, la marcha del Frente Nacional por la Familia se encaró con activistas del movimiento de la comunidad LGBTTTI, ambos grupos habían previsto realizar manifestaciones callejeras por rumbos distintos, pero a última hora ambos contingentes partieron del mismo punto, pero no hubo ningún enfrentamiento, solo un roce de palabras e intercambios de insultos.

Otras entidades con participantes y sin incidentes fueron Tabasco, Estado de México, Hidalgo, Guanajuato, Jalisco, Coahuila, Campeche, Guerrero, Nuevo León, Nayarit, San Luis Potosí, Zacatecas, Michoacán y Yucatán.

Para hoy, la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti o Intersexual (LGBTTTI) realizarán una marcha pacífica para exigir el respeto al Estado laico y por un alto a la propagación de mensajes de odio contra la comunidad, el contingente partirá a las 10:00 horas de la Plaza Tlaxcoaque con dirección al Zócalo frente a la Catedral metropolitana.

Con información de: Mónica García, Margarita Rojas, Isabel Zamudio, Hermes Chávez, Javier Trujillo, Antonio González Vázquez, Mariel Arroyo, Estrella Álvarez, Lauro Galicia, Óscar Rodríguez, Juan José García Amaro, Francisco García Davish, Rogelio Agustín, Ana Salazar, Édgar Icthe y Eugenia Jiménez.

INTENSIFICAN “DESINFORMACIÓN Y HOMOFOBIA”

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, la perredista Angélica de la Peña, advirtió que en las últimas horas el Frente Nacional por la Familia ha intensificado su campaña de “desinformación y homofobia” para convocar a la sociedad a marchar contra las iniciativas del Ejecutivo federal para constitucionalizar el matrimonio igualitario.

La legisladora descalificó las marchas de este sábado en distintas entidades, porque emplea “falsedades” para generar temor y animadversión contra la comunidad LGBTTTI y de esta manera coaccionar a las instituciones del Estado laico para impedir el reconocimiento de un derecho, “la insensatez de estos grupos ultraconservadores es tal que acusan al gobierno de pretender quitar la patria potestad a los padres de familia para que no puedan oponerse a la ideología de género”.

Lamentó que los grupos parlamentarios del PRI en el Congreso de la Unión hayan cedido ante las amenazas de la Iglesia católica y el sector más conservador de la sociedad y pretendan congelar la discusión del tema.

Con información de: Silvia Arellano/México.

CLAVES

AFRENTA PARA TODOS

Gloria Careaga, investigadora del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM, señaló que más allá de atacar el matrimonio igualitario y la adopción de menores por parte del colectivo LGBTTTI, las acciones convocadas por el Frente Nacional por la Familia y jerarcas de la Iglesia católica son una afrenta contra los derechos humanos en México, incluidos los de mujeres, indígenas y niños.

Actualmente, el matrimonio igualitario (entre personas del mismo sexo) está legalizado en 10 estados. “Lo que el presidente hizo fue facilitar un proceso ya legitimado. Desde 2015 la Corte se ha manifestado a favor del matrimonio igualitario en todo el territorio, algo que aún no se cumple”, subrayó.