Pide Gamboa respetar a las fuerzas armadas

El presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado destacó que el Ejército ha sabido estar a la altura de los desafíos del país.
Gamboa Patrón dijo que la CETEG ya provocó demasiado a la sociedad
Emilio Gamboa Patrón. (José Antonio Belmont)

Ciudad de México

El PRI en el Senado fustigó las manifestaciones violentas ocurridas en Guerrero esta semana frente a cuarteles militares al aseverar que la disposición y apertura que han mostrado las fuerzas armadas deben ser correspondidas con respeto y responsabilidad.

“Su apertura y disposición deben ser correspondidas con respeto y responsabilidad de todos, por lo que no deben ser objeto de provocaciones vandálicas encubiertas en justo reclamo”.

Sin mencionar por su nombre los disturbios ocurridos frente al 27 Batallón de Iguala, el PRI en voz de su coordinador, Emilio Gamboa, demandó que es necesario fortalecer instituciones como el Ejército mexicano.

“Las manifestaciones violentas que se han registrado en algunas regiones agravian a la gran mayoría de los mexicanos y estamos seguros que de seguir nadie saldría ganando”., sostuvo el líder priistas en el senado.

Gamboa señaló que los priistas en esta Cámara tienen clara la convicción de respetar las libertades construidas a lo largo de muchos años como la de expresión y manifestación.

“Pero también lo estamos por fortalecer instituciones que son resultados del esfuerzo de varias generaciones, como lo es nuestro ejército”, argumentó Gamboa Patrón.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política, Jucopo) aseveró que las fuerzas armadas son instituciones sólidas que han sabido estar a la altura de los desafíos del país y contribuido a afianzar el régimen democrático de México con respeto a los derechos humanos.

Hizo notar que en el Senado se ha dado muestra de que por profundo que sean las diferencias estos pueden ser superados a través de la política, el diálogo y la razón por lo que insistió en que los momentos álgidos se pueden superar con madurez y responsabilidad política.