Corea, ejemplo para el futuro de México

Eduardo Bernal, presidente de la Asociación del Servicio Exterior Mexicano, impartió una conferencia en Torreón habló de un país que logró sanar sus heridas, invierta ahora en La Laguna y en México.
Canacitra busca sustituir insumos de importación en Coahuila.
Yura invertirá en La Laguna y generará 4 mil empleos. (Shutterstock)

Torreón, Coahuila

Desde 1950 y hasta 1953, Corea vivió una intensa guerra civil que dejó a la península dividida en norte y sur, además de destrozos y miles de vidas perdidas.

Eduardo Bernal, presidente de la Asociación del Servicio Exterior Mexicano, visitó Torreón para impartir una conferencia sobre la importancia de que un país que logró sanar sus heridas y levantarse de sus cenizas, invierta ahora en La Laguna y en México.

"Tenemos que aterrizar eso con leyes particulares y reglamentos, compromisos con todos los sectores sociales. Si no se atienden a estos jóvenes, se podría seguir descomponiendo el tejido social".

Bernal también fue embajador en Argelia. En entrevista previa destacó la modernidad de Corea del Sur, que es un país que está en pleno desarrollo, en un buen lugar en el ranking de las economías a nivel mundial, el 14 y en las inmediaciones de una expansión hacia el continente americano, que comienzan en el norte mexicano.

"Tenemos mucho que entender y aprender de aquel país, por que no solamente es país amigo y hermano, sino que tiene interés fuerte en México, donde ve seriedad".

Manifestó que los países asiáticos no invierten en lugares en los que no ven confianza. La presencia de Yura en La Laguna, que generará cuatro mil empleos, o de Kía en Nuevo León, son señales de que Corea del Sur ya tiene un interés fincado en invertir en México.

Otras empresas como Hyundai o Samsung, también ya despliegan sus operatividades en el país, todas con el interés de expandirse y desarrollarse, no sólo a Estados Unidos, sino a América Latina y Central.

"Quiere decir que tienen confianza no sólo en México, o en Coahuila o en La Laguna. Se habla de problemas en México, pero también de opciones para buscar la resolución de los mismos".  

La geografía mexicana es privilegiada al estar prácticamente en medio del continente. Pero además destacó que la infraestructura con la que se cuenta, la formación de los jóvenes, el llamado expertise a nivel internacional, son ideales para las empresas coreanas.

La experiencia catastrófica de la guerra coreana, brutal en todo sentido, fue superada en base a la educación que el gobierno implementó posterior a resarcir lo elemental.

"No creo en milagros económicos. La educación fue pilar fundamental, los llevó al éxito. Son orgullosos del valor que le dan a su historia. El comercio es otro pilar importante y ahora cuentan con las nuevas tecnologías del conocimiento", destacó.

Si bien al principio copiaban a los japoneses y a los estadounidenses, posteriormente los coreanos lograron desarrollar tecnologías propias, con empresas que hoy por hoy son de nivel internacional y gran prestigio.

Sobre las densas problemáticas sociales que hay en México, manifestó que el hecho es que todos los países tiene problemas y graves: Francia, Inglaterra, Arabia Saudita, etcétera.

Pero que la voluntad de resolverlos es fundamental, tal como la tuvo Corea, con voluntad política y vinculación con los empresarios coreanos y desde luego, la ciudadanía.

"No creo en milagros económicos. La educación fue pilar fundamental, los llevó al éxito. Son orgullosos del valor que le dan a su historia. El comercio es otro pilar y ahora cuentan con las nuevas tecnologías".

Sobre la unificación coreana, lo que a corto plazo no se vislumbra, indicó que es una manzana de la discordia y las potencias le tienen miedo, pues Corea unificada podría ser en veinte años, la octava economía a nivel mundial.

Así mismo, las diferencias en materia educativa entre México y Asia, sí existen, pero reiteró que la educación es primordial en el desarrollo de las naciones y su futuro.

"No estoy de acuerdo con tener siete millones de ninis en México y que en el mundo según declaró el Secretario General de la ONU, sean 260 millones".

Esto, agregó, implica que no sólo el sector público gubernamental, sino también el privado, deben tener un compromiso para formar nuevas generaciones, pues con la verdadera educación se transforma un país, tocando el tema de las reformas que se han hecho en el rubro.