Ebrard y PRD se desmarcan de desobediencia civil

El PRD y Marcelo Ebrard consideraron que la vía Constitucional para impedir la reforma energética es la consulta ciudadana.
Archivo Milenio
(@Dolores_PL)

Ciudad de México

El PRD y Marcelo Ebrard se desmarcaron del llamado a la desobediencia civil que hizo Andrés Manuel López Obrador, al señalar que la vía Constitucional para impedir la reforma energética es la consulta ciudadana.

Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD sostuvo además que el presidente Enrique Peña Nieto no podrá contestarle a su partido como lo hizo con López Obrador.

"A nosotros no nos podrá responder lo mismo, al PRD no le podrá responder lo mismo, a quienes recopilemos más del 2 por ciento de la lista nominal de ciudadanos que exigen una consulta popular", dijo.

Sostuvo que aunque coinciden con López Obrador en impedir la privatización energética, cada uno seguirá en las tareas y estrategias que han propuesto.

El ex jefe de Gobierno capitalino y aspirante a la Presidencia del PRD, Marcelo Ebrard, dijo que "la mejor vía que tenemos es el que tiene que ver con las firmas que la Constitución prevé. Yo lo que respaldo es la consulta nacional porque es la vía Constitucional".

Dijo que al concluir el mes de octubre, lograrán reunir un millón 630 mil firmas, de las cuales el Senado ya tiene 170 mil entonces, dijo, "es obligatorio llevar a cabo la consulta y reunir las firmas que faltan".

Antes, durante su participación en el "debate público de la reforma energética", que organiza el PRD en el Senado, Marcelo Ebrard demandó al Senado legislar a la brevedad las leyes secundarias para posibilitar la consulta ciudadana y sostuvo que no tiene ningún caso aprobar la reforma energética si para 2014 quedará derogada con el respaldo de la sociedad.

"No hay ningún argumento para oponerse a ello. Si al presidente Peña le urge que se apruebe por los compromisos que tiene en el exterior, entonces no tendría por qué oponerse a que se haga (una consulta)".

Ebrard dijo que el resultado de la reforma energética, en caso de aprobarse, serán grandes fortunas para los empresarios extranjeros que se beneficien de los contratos de utilidad compartida y una inmensa corrupción.

El ex jefe de Gobierno capitalino afirmó que el presidente Enrique Peña reconoció que México "es un estado fallido", al admitir que no es capaz de explotar por sí mismo el petróleo y que además no tiene tecnología para hacerlo. "Más debilidad no se puede", reclamó.

A la inauguración de los foros perredistas acudió el presidente del Senado, el priista Raúl Cervantes, quien aseguró que todas las voces serán escuchadas para el proceso de dictaminación de la reforma energética.

Por su parte, Porfirio Muñoz Ledo cuestionó sí el Congreso de la Unión y las legislaturas locales ¿tienen la potestad jurídica de cambiar un principio fundamental de la Constitución?, como es la propiedad de sus recursos naturales, por lo que consideró esencial realizar la consulta, pues es una decisión a la cual, según la mayoría de las encuestas, no cuenta con el respaldo de la ciudadanía.