EU siempre ha espiado a México: experto

El internacionalista Dámaso Morales dijo que el gobierno mexicano no adoptará represalias contra EU por el espionaje, con el fin de no arriesgar acuerdos en otros temas.
El presidente Enrique Peña y el mandatario de EU, Barack Obama.
El presidente Enrique Peña y el mandatario de EU, Barack Obama. (Milenio/Archivo)

Ciudad de México

El espionaje de Estados Unidos a México siempre ha existido, pero el gobierno mexicano no tomará mayores represalias para evitar un conflicto que eche abajo acuerdos alcanzados con el país vecino, consideró el vicepresidente de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales, Dámaso Morales.

“Siempre ha habido este tipo de temas de espionaje y de agentes encubiertos, como el caso Camarena”, dijo en entrevista con Milenio.

“México, calculo yo, la visión de gobierno es: ‘pues hay que poner las cosas en una balanza, hasta dónde vamos a echar a perder algo que ya se está avanzando por esta situación, pero por el otro lado hay que salir con dignidad’ y por eso esos reclamos públicos, pero que no van a salir de ahí”, agregó.

El también profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM aseguró además que México no está en una posición como la Brasil o Francia, de ser capaz de ponerse al “tú por tú” con el gobierno de Barack Obama.

Consideró que el tema del espionaje de EU a México se torna más grave cuando se vigila a uno de los representantes de alguno de los poderes de la Unión, como el caso del Ejecutivo, lo que estaría “vulnerando al Estado mexicano”.

Aún así, EU y otros países espían como una actividad regular. En el caso del país norteamericano es por temas de seguridad, sobre todo por el narcotráfico y trata de personas en México, explicó Morales.

“Nosotros vivimos en un país infestado por narcotráfico, el punto es hasta dónde puede afectarlos (a EU)”, agregó.

Respecto a la postura del gobierno de Enrique Peña respecto al espionaje en su contra cuando fue candidato y al mismo tema pero en el gobierno de Felipe Calderón, el especialista en temas internacionales vislumbra una salida meramente diplomática: “Estados Unidos lo que hizo en aquella ocasión de Peña Nieto fue pedir disculpas y México aceptará las disculpas y seguirá una vía diplomática, pero no va a haber más”.