Duplican "gasolinazos" precio de la Magna en siete años

De 2007 a 2014 el costo de este insumo creció 94% y llegó a 13.13 pesos por litro, mientras que la Premium repuntó 67% y alcanzó los 13.89 pesos, pese a que el precio del crudo mexicano de ...
Los verificadores con calibradores y cisternas revisan que las bombas expidan litros completos
(José Luis Tapia)

México

El precio de la gasolina Magna, entre enero de 2007 y octubre de 2014, aumentó 94.23 por ciento y el de la Premium 67.14 por ciento; solo en lo que va del año el incremento fue de 7.5 y 8.6 por ciento, respectivamente. Nunca ha disminuido sus cotizaciones por decisión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que desde hace más de 20 años aplica una política de ajustes mensuales al alza.

En la determinación de estos precios también influye el tipo de cambio por las importaciones que se realizan, los tres impuestos establecidos en el mercado interno, el precio del petróleo y un elemento cuya información se desconoce porque está reservado: las operaciones de Pemex con su filial Deer Park de Texas, donde es socia al 50 por ciento con Shell.

En el periodo citado, el precio promedio del petróleo de exportación mexicano creció 36.42 por ciento y la producción interna de gasolinas bajó 11.65 por ciento, situación que ha obligado a crecientes importaciones. Solo de enero a agosto se compraron en el exterior 10 mil 691 millones de dólares en gasolina.

Hasta ahora la baja en el precio internacional del petróleo no ha significado disminuciones en los precios de las gasolinas, que año con año se acercan a cotizaciones del exterior. Hoy es más caro el litro en México que en EU, ya que el promedio en ese país es de 10.75 pesos (tipo de cambio de 13.4541 pesos del 26 de septiembre) mientras que en México la Magna cuesta 13.13 pesos y la Premium 13.89 pesos para este mes.

Para Julio Martínez, especialista de Signum Research, desde hace algunos meses se puede percibir una baja en los costos de las gasolinas en algunos países por la disminución en los precios internacionales del crudo (West Texas Intermediate y Brent), como es el caso de EU, aunque México sigue con una tendencia al alza.

Para 2015 se implementará un nuevo modelo, el de precio máximo conforme a la inflación. Se prevé que en caso de un incremento constante de los precios internacionales de gasolinas, la SHCP revisará también al alza las cotizaciones internas.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo ante los diputados que en 2015 “ya no habrá incrementos mensuales al precio de la gasolina, únicamente al inicio se dará un incremento que no podrá ser superior a la expectativa de inflación. Los empresarios que tienen gasolineras en el país podrán tomar la decisión de ofrecer la gasolina a precios más bajos a partir de 2015 y al mismo tiempo conservar un precio máximo”.

También expuso que “conforme se empiecen a dar los beneficios de menores costos de refinación, de traslado de combustibles y de la entrada en vigor de competencia de la libre importación de gasolinas, se podrán tener disminuciones en el precio”.

SEVERA OPACIDAD

En la política seguida por Pemex y la Secretaría de Hacienda respecto a las gasolinas hay un elemento cuya influencia se desconoce, porque está totalmente en la opacidad a pesar de las observaciones que se han hecho en la Cámara de Diputados: el acuerdo de Pemex con su filial Deer Park en Texas.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó que en 2009 Pemex, a través de su filial PMI Trading Limited, adquirió en promedio 335 mil barriles diarios de gasolinas en 16 países; destacan Estados Unidos con 59.4 por ciento, Holanda con 15.4 por ciento, España con 5.1 por ciento y Arabia Saudita con 3.7 por ciento, pero sin ninguna rendición de cuentas porque se maneja bajo el régimen de derecho privado.

Y apuntó: “Los precios de las gasolinas negociados por Pemex Refinación en esos mercados le han sido desfavorables, porque comparativamente con los precios internacionales de la mezcla mexicana de exportación, significan un elevado margen para las empresas que le venden la gasolina a la paraestatal. Entre 2005 y 2008 esos márgenes rebasaron 30 dólares por barril (dpb) el precio de la mezcla de exportación, es decir, cada barril de gasolina importado le costó a Pemex en promedio 92.9 dólares y cada barril de petróleo crudo vendido a las refinerías procesadoras internacionales de esos países lo colocó en promedio a 60.4 dólares”.

A cinco años de distancia la situación sigue igual. Estadísticas disponibles de Pemex Refinación revelan que de enero a agosto de 2014 se importaron 84 millones 81 mil 150 barriles de gasolinas por un total de 10 mil 691 millones de dólares, a un precio promedio de 127.15 dólares, mientras que el valor del barril de petróleo fue en promedio de 94.58 dólares, menor en 32.57 dólares.

El informe de la Unidad de Evaluación y Control de la ASF también señala que la refinería subsidiaria Deer Park maquila diversos productos petrolíferos y comercializa la gasolina con márgenes mayores a los antes señalados.

“En 2007, para procesar gasolina ultrabaja en azufre (UBA), un tipo de gasolina Premium, la refinería pagó a Pemex 20 dólares por barril de petróleo crudo adquirido y la gasolina se la vendió a precio de mercado internacional, 74 dpb. Tomando como referencia ese año, el precio del combustible en puerta de la refinería en México era de 5.08 pesos por litro, 3.07 pesos más barata que la que se vende en el país”.

El Comité de Información de PMI Comercio Internacional determinó que en apego al artículo 46 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la información de condiciones de compra de gasolina establecidas entre Pemex y empresas en Estados Unidos se encuentra “reservada” desde 2004 y por 12 años, así como el volumen y valor de importación.

La última cifra que se tiene de la compra de gasolina por parte de Pemex en la refinería Deer Park es de 12 mil 290 millones de dólares entre 1993 y 2012.

LOS IMPUESTOS

“En EU los precios de las gasolinas son relativamente más bajos porque además de tener la disponibilidad del crudo, tienen la infraestructura para procesarlo, que es la ventaja competitiva frente a México que ha relegado las inversiones para esto”, explicó Julio Martínez.

Estimó que “la reforma energética beneficia por la apertura en este rubro, porque ya no tendríamos que absorber costos mayores para traerlas de otros lugares en el mediano plazo”.

En ese sentido, Leticia Armenta Fraire, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, coincidió en que en México la gasolina es más cara porque es importada y porque los precios son fijados por el gobierno federal. “No se mueven en un mercado libre, como sí ocurre en EU, donde cada expendedor tiene la posibilidad de ofrecer diferentes precios, tomando en cuenta los costos y una estrategia de competencia”.

Otro factor que impacta es el tipo de cambio. “Entre 2013 y 2014 hay un incremento en el tipo de cambio de 19 centavos, lo que se traslada al costo de importación.”

Por otro lado, empresarios expendedores de gasolinas en México señalan que los impuestos que les cobran también elevan los precios y aunque se abra el mercado no esperan una reducción en los costos; solo habrá una mayor oferta.

Los impuestos fijados para las gasolinas y el diésel son: IVA, IEPS y a los combustibles fósiles; éste último es de 10.38 centavos por litro para la Magna y Premium, y de 12.59 centavos para el diésel. La cuota del IEPS para la Magna es de 36 centavos por litro, para la Premium de 43.92 centavos y para el diésel de 29.88 centavos.

“Parte importante del precio corresponde al impuesto, y para que haya una disminución en los costos de los combustibles, el gobierno tendría que bajar el porcentaje de la carga impositiva”, señaló Francisco Vizcaíno, director de Grupo Combu Exprees.

Luz María Gutiérrez, directora de Petro 7, dijo que “con la apertura del sector no se verá un ahorro para el cliente, el impacto será en la calidad y opciones”.