Dolores Hidalgo ya es patrimonio del Estado

El documento permitirá que sea formada una comisión para velar por el legado cultural, urbano y arquitectónico de la ciudad.
Miguel Márquez firmó el decreto.
Miguel Márquez firmó el decreto. (Cortesía)

Guanajuato, Gto.

El gobernador Miguel Márquez Márquez, firmó un decreto que declara a Dolores Hidalgo como Patrimonio Cultural Urbano y Arquitectónico de Guanajuato.

Con ello, se ratifica el interés público de salvaguardar el patrimonio de este municipio, además de constituir un legado cultural tangible de la entidad.

Dicho decreto establece que el Mandatario Estatal, con el concurso del Ayuntamiento, nombrará un comité responsable que supervise las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del Patrimonio Cultural Urbano y Arquitectónico de Dolores Hidalgo, que comprende la identificación, conservación, rehabilitación, promoción, valoración y transmisión a las generaciones futuras de este legado.

Apoyados por las unidades administrativas del Poder Ejecutivo, el comité deberá asegurar la adopción de una política general encaminada a realzar el Patrimonio Cultural Urbano y Arquitectónico de Dolores Hidalgo en la sociedad; fomentar estudios y metodologías de conservación y rehabilitación para su salvaguarda y adoptar medidas de orden técnico, administrativo y financiero para favorecer la creación o el fortalecimiento de instituciones de formación en gestión de este legado.

Dolores Hidalgo, Cuna de la Independencia Nacional, tiene una relevancia histórica innegable, tanto para la entidad como para el país, al ser el punto desde donde el cura don Miguel Hidalgo y Costilla comenzó el movimiento libertario, el 16 de septiembre de 1810, y que once años después daría la Independencia a México.

Además, cuenta con diversos inmuebles sobresalientes por su historia y arquitectura, entre los que destacan la parroquia de Nuestra Señora de Dolores, cuya construcción terminó en 1778 y cuya fachada es considerada uno de los mejores ejemplos del barroco novohispano de finales del siglo XVIII; la Casa de don Miguel Hidalgo y Costilla, habitada por el Padre de la Patria entre 1804 y 1810; la Casa de Abasolo, ahora Museo del Bicentenario y que alojó, entre otras personalidades, al presidente Benito Juárez y al emperador Maximiliano.

De igual forma, destacan la Casa de Visitas, construida en 1786; el templo de la Tercera Orden, considerado el inmueble religioso más antiguo de la ciudad después de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores; el Monumento a Hidalgo, uno de los más representativos de la ciudad; la Hacienda de la Erre, con orígenes que la remontan hacia la primera mitad del siglo XVII; además de la Casa Museo José Alfredo Jiménez, hogar del más grande compositor de música vernácula mexicana.