Divide la “legalización” a los jefes 'autodefensas'

Hipólito Mora, otro de los líderes de los grupos armados, dijo que a algunos elementos sí les gustaría formalizarse, pero pide que de momento se dispensen los exámenes de control.
Hipólito Mora y Estanislao Beltrán.
Hipólito Mora y Estanislao Beltrán. (Jesús Quintanar)

México

El llamando del presidente Enrique Peña Nieto para "legalizar" los grupos de autodefensa motivó diferentes posiciones entre Estanislao Beltrán e Hipólito Mora, principales líderes en Michoacán.

El primero rechazó la convocatoria federal al considerar que se pone en riesgo la integridad de los civiles armados que participan en el movimiento en la zona de Tierra Caliente.

Mientras que el segundo aseveró que existe interés por una "gran mayoría" de estos grupos para regularizarse, pero pidieron al Ejecutivo que decline aplicarles exámenes de control de confianza para darle celeridad al proceso.

Luego de la convocatoria que hiciera el jueves pasado el Presidente, Beltrán, vocero de los civiles armados en Michoacán, rechazó que sus grupos "estén pidiendo trabajo de policías".

En entrevista con Quadratín, aclaró que su único interés es acabar con los grupos de la delincuencia organizada que aquejan Michoacán, para poder regresar a sus labores en el campo.

"A nosotros no nos interesa convertirnos en parte de la policía municipal, estatal ni federal, lo que queremos es acabar con los criminales y regresar a nuestros trabajos en el campo".

Beltrán aseguró que desde hace dos semanas, cuando el gobierno federal tomó el control de la seguridad en la Tierra Caliente, nunca se ha dado un contacto para plantear una propuesta de legalización.

"Nosotros siempre hemos estado abiertos al diálogo, lo que sucede es que no nos han llamado a dialogar".

La única reunión que tuvieron los líderes civiles, recordó, fue con el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, quien les explicó que la seguridad quedaba en manos del gobierno federal.

Los primeros grupos de autodefensa surgieron en los municipios de Tepalcatepec y Coalcomán, en los límites de Michoacán con Jalisco, a principios de 2013. Desde entonces se han extendido a la región central del estado, en las localidades donde hay criminales.

Beltrán dijo que 80 por ciento de quienes integran las guardias comunitarias tienen empleos que dejaron temporalmente para sumarse a la seguridad civil. Otros no cumplen el perfil por la edad o condición física, reconoció.

Aunque aseguró que no ha habido comunicación con el comisionado federal en Michoacán, Alfredo Castillo, reconoció que hay "coordinación con los comandantes" de las fuerzas federales para la captura de unas 100 personas hasta ahora, por presuntos vínculos con el crimen organizado.

En entrevista con Azucena Uresti para MILENIO Televisión, Hipólito Mora aseveró que integrantes de las autodefensas en la entidad están interesados en legalizarse e integrar los cuerpos policiacos municipales.

El líder de seguridad ciudadana en Buenavista Tomatlán aseguró que la "gran mayoría" de los que conforman las autodefensas están interesados en regularizarse, pero indicó que observan problema en el tiempo que esto les llevará, ya que en este momento lo que menos tienen es tiempo.

Mora advirtió que dentro de estos grupos haya infiltrados, ahí la importancia de hacer los exámenes de evaluación una vez que se haya "exterminado" el problema.

Convocatoria

El jueves pasado, en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el Presidente convocó a los grupos de autodefensa en Michoacán a integrarse al contexto legal y a los cuerpos de seguridad para participar en las tareas en esta materia.

Señaló que el Estado ha reaccionado en el caso de los grupos de autodefensa, "algunos de ellos que genuinamente se han organizado para defenderse de la incursión del crimen organizado".

"Primero, convocando a aquellos que genuinamente quieran participar en las tareas de seguridad, a que lo hagan, atendiendo a los principios y a la formalidad que prevé la ley", detalló.