Disenso en prioridades de consejeros del INE

Unos consideran principal la relación con organismos electorales locales y la fiscalización de gastos de campaña; otros, la creación del servicio profesional electoral y nuevos ordenamientos.

Ciudad de México

La conformación de una nueva autoridad electoral a la luz de una reforma constitucional, que hasta el momento no se ha completado en su totalidad, supone un reto para los 11 consejeros y el secretario ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE), aunque hay disenso en las prioridades.

A unos días de que rindieron protesta y con una fecha límite para su implementación, el Consejo General de la nueva autoridad electoral ha comenzado a trabajar a marchas forzadas para dar continuidad a  la labor que desempeñó el IFE durante más de 20 años de vida.

La organización de un proceso electoral federal y las nuevas atribuciones que tendrá el INE en los 14 comicios locales que se llevaran a cabo durante 2015 se han convertido en los principales desafíos por superar ante la falta de un marco normativo que delimite su actuación y menos de 140 días para hacerlo.

Asimismo, la relación que habrá entre los organismos electorales locales y la autoridad nacional tanto para la organización de comicios como para la designación de su consejo general es otra de las interrogantes que deberá ser clarificada en la ley secundaria de la reforma electoral.

Sin olvidar que las nuevas atribuciones que deberá desarrollar el INE, como la fiscalización nacional, la creación de un servicio profesional electoral en todo el país y la adecuación de 21 reglamentos internos a la nueva reforma, dependerán también del trabajo de los legisladores.

En este sentido, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, aseguró que esta reforma requiere de muchas precisiones con la legislación secundaria, ya que si bien “representa un desafío inmediato, la nueva institución esta pensada para tener un largo aliento”.

Agregó que al igual que en su momento lo hicieron con el IFE, el nuevo organismo ofrece un respaldo técnico al Congreso de la Unión bajo el entendido de que no son más que opiniones de la autoridad electoral, son preocupaciones, son elementos que buscan contribuir a que las leyes salgan en tiempo y bien hechas.

Sin embargo, para cada uno de los integrantes del órgano colegiado, los retos que deberán enfrentar durante los próximos días varían y no solo implican el desarrollo técnico de las nuevas atribuciones que se le han conferido a la autoridad electoral.

Para la consejera Adriana Favela, el principal reto que tienen de frente es lograr que la ciudadanía se identifique con la nueva autoridad electoral, como en su momento se logró con el IFE, a fin de que la confianza, el respaldo y el apoyo continúen.

Por el contrario, el consejero Marco Baños Martínez consideró que el mayor desafío serán los procedimientos que se deriven de la legislación secundaria y por los cuales el INE establezca la relación con los órganos electorales locales, la fiscalización de los gastos de campaña y los programas de resultados electorales preliminares en elecciones locales y federales.

“Estos son los temas cruciales de la reforma”, dijo Baños.

A su vez, la consejera Pamela San Martín estimó que si bien aun no se concreta la legislación secundaria, la claridad de la reforma permite vislumbrar los retos que deberán enfrentar, como la conformación de un servicio profesional electoral nacional, el cual, reconoció, será un fuerte trabajo que no culminará en un corto plazo.

Benito Nacif Hernández, quien junto con el consejero Baños implementó la pasada reforma electoral, aseguró que adecuar la reglamentación administrativa y crear nuevos ordenamientos traerá una gran presión de tiempo; sin embargo, confió en que se realice exitosamente para el proceso electoral.

La nueva responsabilidad que asumirá el Consejo General para desarrollar la fiscalización y su operación en línea durante las campañas electorales, con el fin de poder conocerlo antes de que se dé la calificación de una elección, es el reto más importante en opinión del secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo, ante lo novedoso y la falta de experiencia del INE en esta área.

Mientras tanto, el consejero Ciro Murayama enfatizó en la necesidad de que se complete la reforma electoral, sin olvidar que cada una de las adecuaciones que los legisladores realicen a la norma para lograr la calidad y la credibilidad en todo el país tendrá un costo que deberá asumir el Estado.

La consejera Beatriz Eugenia Galindo señaló que la designación de los consejeros electorales locales y los alcances que tendrá el INE en la organización de los comicios en los estados los obliga a modificar la relación que se ha mantenido hasta el momento, con el fin de garantizar una mejor coordinación. 

En este sentido, el consejero Enrique Andrade señaló que la facultad de atracción de una elección local será una de las atribuciones más complejas de implementar, sin olvidar la importancia que tiene dar continuidad al trabajo que venía realizando el IFE en torno al registro de nuevos partidos políticos nacionales.

El consejero Javier Santiago confió en que la voluntad política que se ha vislumbrado en la materia continúe hasta que se logre un consenso entre todas las fuerzas y se concrete un marco normativo que le dé certeza a la institución para el desarrollo de sus nuevas atribuciones.

En tanto que el consejero Roberto Ruiz Saldaña consideró que obtener el mínimo de contradicciones en la ley secundaria será el elemento clave para que el INE pueda desarrollar de manera concreta y bien sus nuevas atribuciones, sin que haya interpretaciones sobre sus alcances.

Pese al reto que supone implementar esta reforma, el consejero Arturo Sánchez descartó focos rojos en la nueva institución, sino una gran cantidad de trabajo que debe desarrollarse con el consenso de todos para lograr la autonomía del nuevo órgano electoral.


REFORMAS, EN FASE INICIAL: PRI

tEl secretario de Acción Electoral del CEN del PRI, Samuel Aguilar, aseguró que la viabilidad, certeza y propia efectividad de las reformas se encuentran en una fase inicial, por lo que la reglamentación de las leyes secundarias demanda la responsabilidad de todos los actores políticos para consolidar la transformación.

En el blog que publica en la página de internet del PRI, Aguilar aseguró que aunque el Pacto por México se haya agotado, es necesaria la civildad de todos los legisladores con el fin de concretar las reformas estructurales.

“Si bien se habla del agotamiento del Pacto por México, la civilidad y la responsabilidad no se agotan. Los actores políticos, en este caso, los diputados y senadores en el Congreso de la Unión, deben dar cabal cumplimiento a lo que legal y legítimamente han aprobado en el ámbito constitucional bajo consenso y bajo el principio democrático de mayoría”, detalló.

El dirigente priista comentó que las reformas secundarias deben salvaguardar el espíritu de los cambios, otorgando certidumbre a todo lo que se ha reformado, mirando por el interés nacional y por encima de intereses sectoriales.

“La tarea de los partidos políticos representados en el Congreso es y deberá seguir siendo para salvaguardar los derechos fundamentales y también será cumplir a cabalidad con los plazos y contenidos de lo que Constitucionalmente se ha reformado”, enfatizó.