Diputados establecerán Código de Ética en San Lázaro

El pleno de la Cámara de Diputados acordó conformar un comité plural encargado de redactar un Código de Ética y Conducta Parlamentaria para regular la actuación de los legisladores.
El acuerdo aprobado por unanimidad subraya que el comité plural se encargaría de recibir y dar seguimiento a las quejas relacionadas con la conducta de los legisladores.
El acuerdo aprobado por unanimidad subraya que el comité plural se encargaría de recibir y dar seguimiento a las quejas relacionadas con la conducta de los legisladores. (Tomada de Twitter / @CarolinaMonroy_)

Ciudad de México

El pleno de la Cámara de Diputados acordó conformar un comité plural encargado de redactar un Código de Ética y Conducta Parlamentaria para regular la actuación de los legisladores, hacer más eficiente su labor y recuperar la confianza de la sociedad en el Poder Legislativo.

A propuesta de la diputada y secretaria general del PRI, Carolina Monroy, el ordenamiento impediría, entre otros aspectos, la venta de bebidas alcohólicas en los restaurantes del Palacio de San Lázaro.

El acuerdo aprobado por unanimidad subraya que el comité plural se encargaría de recibir y dar seguimiento a las quejas, observaciones y asuntos relacionados con la conducta de los legisladores, además de promover una actuación basada en principios y valores, que alejen a los diputados de conflictos de interés, actos deshonestos y opacidades.

“En este afán y solo como ejemplo, nos preguntamos si es imprescindible que sigamos permitiendo la venta de alcohol en instalaciones de la Cámara de Diputados; este ejemplo en relación con las bebidas alcohólicas sé que puede ser visto como algo no sustancial; por sí solo no lo es y como parte de una conducta general, mucho menos: sin embargo me pregunto, ¿debemos tener los diputados un trato diferentes al de cualquier otro trabajador?”, arengó Monroy desde la tribuna parlamentaria.

Subrayó que el cuestionamiento no se refiere a la decisión personalísima de cuánto alcohol consumir, sino al tratamiento privilegiado que implica la posibilidad de consumir dichas bebidas respecto a las restricciones en cualquier otro centro de trabajo.

Al respecto, el vicecoordinador de los diputados federales del PRI, Jorge Carlos Ramírez, respaldó la propuesta de establecer normas éticas para la actuación de los legisladores, pero negó que la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas sea el punto central.

“No es una preocupación, el tema de las bebidas alcohólica, es una parte del Código de Ética, es un ejemplo de lo que podría regular. Lo que sí nos interesa es que puede existir un código, una lista de normativas, de conductas que los diputados, sin lugar a dudas deben guardar”, puntualizó.

-¿Ese comportamiento considera que no lleguen ebrios los diputados a trabajar?- se le inquirió.

-No trae ningún señalamiento específico en ese sentido el punto de acuerdo- reviró.

-Entonces, ¿por qué la prohibición de la venta?- insistieron los representantes de los medios.

-Trae como ejemplo que en otros centros de trabajo no se permite la venta de bebidas alcohólicas, ¿y por qué en San Lázaro sí?- atajó el yucateco.

“La propuesta no es que no se vendan bebidas alcohólicas, la propuesta es que haya un Código de Ética, que puede incluir eso y puede incluir muchas cosas más”, remarcó.