‘Hoy muere la reforma’: Luis David

Debido a la ausencia del PAN durante la votación, el Congreso local no logró sacar la reforma electoral al tener únicamente 24 votos a favor, lo que indica que no habrá nuevas reglas para los ...

Monterrey

El Congreso de Nuevo León fracasó en su intento de alcanzar un acuerdo que garantizara una reforma electoral para los comicios de 2015, y dejó todo el proceso eleccionario y a las candidaturas independientes en la incertidumbre jurídica.

Sólo Jalisco y Nuevo León amanecieron este lunes como los únicos estados que no armonizaron sus constituciones y leyes locales para permitir la participación de candidatos independientes y la repartición equitativa entre hombres y mujeres en candidaturas a diputados y regidores.

Sin embargo, a diferencia de Nuevo León, en Jalisco los legisladores locales se pusieron como fecha límite el 7 de julio, mientras que en el estado del norte los diputados locales sometieron incluso a votación el tema, pero sin obtener los votos suficientes para su aprobación.

En el proceso no estuvo la bancada del Partido Acción Nacional, por lo que el dictamen sólo obtuvo 24 votos a favor, insuficientes para la aprobación de una reforma constitucional y a la Ley Electoral del Estado.

Este tipo de reformas requieren un mínimo de 28 votos favorables para ser aprobadas, por lo que se descartó de facto.

Con esto, la situación de nuevas figuras como las candidaturas ciudadanas, la paridad de género y los nuevos porcentajes para alcanzar diputaciones y regidurías plurinominales es incierta, pues la Ley de Nuevo León queda en contradicción con las normas federales que las Cámaras de Diputados y Senadores avalaron hace meses.

El presidente de la Comisión de Legislación, Luis David Ortiz Salinas, reconoció que con la sesión de hoy se da por descontado que no habrá nuevas reglas electorales para el estado en 2015.

"Hoy muere la reforma", sentenció en entrevista.

Además, advirtió que con esta situación todo el proceso legal de la elección corre el riesgo de sufrir impugnaciones, desde el registro de candidatos hasta el proceso postelectoral.