Diputados del PRD piden leyes contra corrupción y violencia

El líder del PRD en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, advirtió que la situación de México demanda nuevas leyes y reformas para revertir la situación actual del país.
Francisco Martínez Neri, coordinador del PRD en la Cámara de Diputados.
Francisco Martínez Neri, coordinador del PRD en la Cámara de Diputados. (Tomada de Facebook / franciscomartinezneri)

Ciudad de México

El coordinador de los diputados federales del PRD, Francisco Martínez Neri, advirtió que la situación de México demanda nuevas leyes y reformas para revertir "la debacle de un país postrado por la corrupción, envuelto en una crisis humanitaria y de violencia, así como flagelado por la impunidad sistémica del gobierno que ha derivado en el crecimiento de la pobreza".

Afirmó que la agenda legislativa de su bancada para el próximo periodo de sesiones lleva por ello "un verdadero sentido social" a favor de los mexicanos, como corresponde a un partido de izquierda.

Como ejemplo del deterioro de las condiciones de vida en el país, el legislador oaxaqueño subrayó que el ingreso mensual per cápita es menor al de hace veinte años, mientras que el poder adquisitivo se mantiene igual que hace tres décadas, lo que ha derivado en el aumento de la pobreza: dos millones de personas cayeron en esa categoría entre 2012 y 2014.

En ese sentido, dijo, "no son aceptables los sueldos exorbitantes de la alta burocracia en los tres Poderes y en todos los niveles de gobierno, así como las pensiones vitalicias de los ex presidentes de la República, cuando el salario mínimo obtuvo para este año un aumento de tan solo dos pesos con 95 centavos", puntualizó.

Martínez Neri lamentó, además, que los indígenas se mantengan como el sector poblacional con mayor marginación, debido a que 73.2 por ciento de ellos, es decir 8.7 millones, viven en la pobreza.

Agregó que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) anual ha promediado 1.9 por ciento desde 1983 y hasta 2014, lo que se traduce en la caída del poder adquisitivo de los salarios y en el hecho de que México ocupe el último lugar de percepción salarial de América Latina entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Por ello, señaló, "impulsaremos desaparecer la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y sustituirla por un instituto autónomo, pues es inaceptable continuar con este tipo de aumentos raquíticos, que equivalen a comprar 7 tortillas".

Insistió asimismo en reducir las pensiones vitalicias a ex presidentes y ex ministros de la Suprema Corte de Justicia, "así como los gastos de representación, viáticos, vales de gasolina y el seguro médico de la alta burocracia".