Diputados salen a “cazar” aviadores

Encuentran oficinas solas o semi utilizadas, basura, computadoras abandonadas y deterioro en el edificio Juárez del Congreso del Estado.

Guadalajara

La leche en el pequeño refrigerador tenía dos semanas de haber caducado. Sobre el escritorio sólo había una computadora apagada. Ni un papel. Ni una pluma. En el librero, un búho de peluche y algunos papeles. La oficina parecía tener varios días sin usarse y los compañeros de Alejandra Lúa Rodríguez, quien tiene un salario de 60 mil pesos mensuales en el Congreso del Estado, no supieron explicar las razones de su ausencia.

Ese fue uno de los detalles que encontraron los diputados locales del Partido Acción Nacional, Guillermo Martínez Mora, Alberto Esquer Gutiérrez y Víctor Sánchez Orozco, en el recorrido que hicieron por el edificio Juárez del Congreso del Estado. Otras oficinas estaban completamente abandonadas y hasta semi destruidas, con computadoras llenas de polvo y escritorios sin señales
de que alguien trabaje ahí.

El edificio fue adquirido por la LVIII Legislatura por 30 millones de pesos y se gastaron 42 millones de pesos en su habilitación. Actualmente luce deteriorado, con instalaciones eléctricas y del aire acondicionado al descubierto. Además, ninguno de los dos elevadores sirve.

La revisión para “cazar” aviadores encontró que de 149 empleados en la lista de personas adscritas a las oficinas del edificio Juárez, sólo 62 estaban en su lugar y seis de vacaciones. El resto habían ido a desayunar, a una reunión o estaban con su respectivo diputado, según las justificaciones de sus compañeros. Incluso, hubo algunos, como a los cinco colaboradores de la Comisión de Juventud y Deporte, que preside el priista Miguel Hernández, que ni los conocían, según otros dos trabajadores, comisionados a esa oficina.

Las oficinas del órgano técnico de la Comisión de Asuntos Electorales, que preside el diputado priista Joaquín Portilla, ni siquiera estaban abiertas.

En la dirección de Investigaciones y Estudios Legislativos hay 21 personas, pero ayer sólo siete estaban laborando.

Las únicas oficinas en las que estaba todo el personal y se encontraban además trabajando, fueron las de los órganos técnicos de las comisiones de Hacienda, que preside el priista Miguel Castro Reynoso, y de Puntos Constitucionales, del panista Hernán Cortés Berumen.

En el resto de las oficinas de los órganos técnicos, estaban incompletas: en Responsabilidades, de 14 sólo había cinco; en Seguridad Pública, de seis únicamente dos; de Asuntos Metropolitanos, de cuatro sólo uno; en Desarrollo Municipal, de cinco apenas tres.

El primer piso es el que más actividad lucía. Conforme se iba ascendiendo aumentaba el número de oficinas vacías y sin utilizar. Computadoras compradas por la anterior Legislatura sin teclado y llenas de polvo. Muebles rotos, basura, dictámenes y discos compactos tirados por el piso.

En general, la mayor parte del inmueble luce deteriorado, salvo el área destinada a los colaboradores del diputado priista Trinidad Padilla, en donde además de sus seis trabajadores sólo faltaba uno.

El diputado Víctor Sánchez dijo que elaborarán un punto de acuerdo para pedir a la Secretaría General que actúe contra los aviadores.