Reforma electoral tiene aspectos positivos: perredista

Eduardo Arguijo mencionó que la ley contempla ampliar el delito electoral a rango constitucional, además de que la designación de los magistrados será desde el Senado y no por el Gobierno Estatal.

Monterrey

Aunque los partidos minoritarios protestaron en contra del dictamen final de la reforma electoral, el coordinador de la fracción del Partido de la Revolución Democrática, Eduardo Arguijo, admitió que sí contiene aspectos positivos.

El legislador resaltó que la reforma contempla, entre otras cosas, la designación de los magistrados del Tribunal Electoral de Nuevo León, directamente desde el Senado y con ello el Gobierno Estatal ya no puede "ejercer control" sobre ellos.

"Después de lo que sucedió y como se dio la reforma como la trataron y todo eso, trae aspectos positivos, me parece que desde el momento en que el Senado va a designar a los magistrados del Tribunal Electoral de Nuevo León, me parece pues que se desengancha el control que el gobernador tenía sobre los mismos.

"Igualmente ya el INE lanzó una convocatoria para elegir los siete consejeros estatales de aquí de la Comisión Estatal Electoral, se sabe que van a ser personas de reconocida honorabilidad y además van a pasar por varios filtros, también totalmente desenganchados de la situación o de lo que les mandaban acá del Gobierno del Estado", declaró.

El martes, el Congreso del Estado aprobó en el límite de la prórroga otorgada por el Instituto Nacional Electoral, la reforma política Electoral y su nueva Ley electoral del Estado, mediantes las cuales se permite que en las elecciones del 2015 existan candidatos independientes, reelección y la paridad de género.

Sin embargo, esta aprobación se dio con la ausencia de ocho legisladores del PRD, PT, Nueva Alianza y la bancada independiente, y ante violentas protestas de simpatizantes del PRD y PT, inconformes por el incremento al doble del umbral de votos necesarios para acceder a diputaciones y regidurías de representación proporcional.

A pesar de todo ello, Eduardo Arguijo consideró aspectos positivos en la reforma que recién se aprobó.

"Mantiene ahí lo de la fiscalización, se va a castigar el delito electoral, se eleva a rango constitucional, es decir, el delito electoral prácticamente pasa como si fuera un secuestro, una extorsión, un parricidio, ya un delito mayor, también se establece la fiscalización para quienes sobrepasen los topes de campaña, más allá de un 5 por ciento, pues te pueden anular una candidatura.

"Inclusive quedaron establecidos los fedatarios, se llaman fedatarios electorales, es decir, los comisionados se convierten en fedatarios, para que en el transcurso de la campaña ya no esperen a un notario público, sino que ellos mismos puedan dar fe de alguna irregularidad que están cometiendo en el desarrollo de la campaña misma o con algún candidato", expresó.