Dictan formal prisión a líder de los "Guerreros Unidos"

La medida, también contra quien supervisó la construcción del túnel para fuga de "El Chapo".

México

Adán Zenén Casarrubias, presunto sucesor de su hermano Sidronio en el liderazgo máximo de la organización criminal Guerreros Unidos, recibió auto de formal prisión por delitos contra la salud y portación de armas igual que dos supuestos cómplices.

El 29 de octubre fueron detenidos en Emiliano Zapata, Morelos, con el edil de Cocula, Guerrero, Érik Ulises Ramírez Crespo, y otros tres sujetos, entre ellos Eloy Flores, asesor del grupo parlamentario del PRD en San Lázaro, ambos bajo arraigo con otras dos personas.

Casarrubias, así como Armando Cuevas Padilla y Amando Cuevas Nava, fueron consignados el 31 de octubre ante el juez quinto de distrito en Morelos por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos contra la salud y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Actualmente están recluidos en el Centro Federal de Readaptación social número 11, en Hermosillo, Sonora. La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) informó que el juez consideró que se aportaron suficientes pruebas de la posible responsabilidad de Casarrubias y sus cómplices.

Lo anterior por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos contra la salud en la modalidad de posesión con fines de comercio de diacetil morfina (heroína) y portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.

Fueron detenidos por elementos de la División de Inteligencia de la Policía Federal en un restaurante ubicado en el municipio de Emiliano Zapata, Morelos, y se les aseguró seis armas de fuego —tres largas y tres cortas—, así como un paquete que contenía casi un kilogramo de heroína.

En tanto, un juez federal dictó auto de formal prisión contra Lázaro de Jesús Araujo Juárez por encubrimiento en la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán. Tiene derecho a la libertad provisional mediante el pago de 80 mil pesos.

Sin embargo, el hijo de Lázaro Araujo Burgos —identificado como responsable de supervisar la construcción del túnel por el que se fugó el líder del cártel de Sinaloa— seguirá en prisión por delitos contra la salud graves que no permiten fianza.

El juez cuarto de distrito de procesos penales federales en el Estado de México, con residencia en Toluca, consideró que se aportaron pruebas suficientes por encubrimiento. Según la indagatoria, al indiciado "se le atribuye la omisión de hacer del conocimiento de las autoridades que se construía un túnel".