Descuentos y amagos de despido a quienes no apoyan a la disidencia

“Nosotros no estamos de pleito con nadie, nuestro único gran delito es seguir la normatividad y esforzarse por lo que implica el trabajo con la población de educación especial”, señalan.
Algunos de los profesores afectados por los descuentos salariales.
Algunos de los profesores afectados por los descuentos salariales. (Jorge Carballo)

Michoacán

Silvia Figueroa Zamudio, titular de la Secretaría de Educación en Michoacán, explicó que en la dependencia existen unos 3 mil 500 profesores comisionados integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) en funciones administrativas, cuando se podría laborar hasta con 700.

“Hacer una reingeniería ayudará y regresar a esos profesores; de ninguna manera dejarlos sin su fuente de trabajo, sino regresarles a hacer funciones de docencia. Si ellos consideran que no están en condiciones o no quieren regresar a funciones de docencia, en las escuelas hay necesidad de trabajo administrativo, pueden ir a los planteles, se les necesita más ahí que en las oficinas centrales de la Secretaría de Educación”, expuso en entrevista con MILENIO.

En tanto, un análisis de la Secretaría de Educación Pública no difiere mucho de la cifra, pues apunta que pueden ser hasta 4 mil los empleados de la dependencia.

Esto provoca, por ejemplo, que para un mismo trámite en el área de control escolar de la Subsecretaría de Educación Básica haya cuatro personas que cumplen con las mismas funciones de aprobación de documentos.

Ante ello, la SEP afina el proceso de reingeniería de dependencia estatal con el que buscará mejorar el control administrativo integral y la gestión y transparencia de recursos.

El análisis al que MILENIO tuvo acceso, expone seis aspectos fundamentales que deberán arrojar los primeros resultados en seis meses a partir de su arranque. Según la SEP, el nivel de penetración del magisterio disidente en la dependencia no es igual a lo que ocurrió en el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo), donde se requirió la creación de un nuevo organismo en julio de 2015.

Para la reestructuración de la secretaría en Michoacán, la SEP iniciará con:

1. Identificación y monitoreo de indicadores clave, como la definición del número de maestros estales.

2. Evaluación de la organización y distribución de tareas; es aquí donde advirtieron el exceso de más de 3 mil trabajadores.

3. Análisis de la procedencia de prestaciones, plazas, asignaciones y conceptos de pago; es decir, poner orden en la nómina y erradicar a los aviadores. La SEP ha encontrado una discrepancia entre el número de plazas que el estado solicita para el inicio del ciclo escolar y sus propias proyecciones, que por lo general son menores.

4. Aplicación de pruebas selectivas de plazas con funciones ajenas a la registrada. Por ejemplo, la SEP tiene detectado que un empleado puede tener una plaza de Jefe de departamento de educación especial, pero desempeña tareas de supervisión  o secretario de director.

5. Rediseño  de estructura, procesos y herramientas informáticas para el beneficio presupuestal; es decir, digitalizar ciertos trámites para abatir costos y eficientar procesos.

6. Adecuación del marco normativo en materia educativa o acuerdos específicos en la entidad.

No obstante, calcula la SEP, deberá ser cuidadosa con el arranque de la estrategia, sobre todo porque también deberá retomar el control de la sede de la secretaría en Morelia, la cual está tomada por la CNTE desde el pasado 15 de mayo, cuando inició el paro magisterial.

Desde entonces, Figueroa y su equipo más cercano han despachado desde oficinas alternas, siempre cuidando su ubicación.

Esta semana, tras el bloqueo por parte de la CNTE a la entrega de cheques correspondientes a la segunda quincena de junio, poco más de 11 mil profesores ya recibieron su pago.

Sin embargo, para ello la autoridad educativa estatal instaló 55 módulos en 112 de los 113 municipios. Solo en Uruapan no ha podido operar el módulo.

El objetivo es que el pago del total de la nómina de 50 mil 653 docentes en el estado sea mediante tarjeta de nómina.

Considerar modificaciones

Para la organización Mexicanos Primero en Michoacán, si la reingeniería se quiere hacer de manera profunda deberá considerar una modificación a la ley orgánica estatal que dote de cierta autonomía a la Secretaría de Educación en el estado.

Érick Avilés, director de la organización, dijo que hasta ahora solo ha existido una complicidad entre los mandatarios estatales y la CNTE para el control del organismo educativo, por lo que es momento de acabar con los incondicionales.

“La Secretaría de Educación de Michoacán forma parte de la estructura del Poder Ejecutivo estatal, no es un organismo descentralizado, como el Ieepo, donde fue sencillo relativamente en cuanto a emitir un decreto de extinción y uno de creación del nuevo instituto. En este caso se requiere modificar la ley orgánica estatal, eso implica ir al Congreso del estado, donde ningún partido tiene mayoría absoluta. No será sencillo”, adelantó.

Estructuras viciadas

En Uruapan, el maestro Francisco Javier Villanueva, director de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular y su equipo de  cuatro profesores y un auxiliar administrativo, padecen los descuentos y la falta de pago desde hace un mes.

Aunque afirman que no fueron notificados, indagaron su situación cuando no recibieron el pago de la primera quincena de junio. En los registros del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo encontraron que tenían abierto un expediente por cinco faltas que, aseguran, no cometieron, lo que les coloca en la antesala del despido.

Argumentaron que la autoridad educativa les imputa las faltas del 18 al 22 de abril, por lo que la sanción se vio reflejada hasta dicha quincena.

Sin embargo, los maestros presumen que los descuentos pueden ser obra de la CNTE o bien de los encargados de realizar los reportes, que sean amedrentados por la disidencia, ya que advirtieron que han padecido la persecución y agresiones por no sumarse al paro.

“Nosotros no estamos de pleito con nadie, nuestro único gran delito es seguir la normatividad y trabajar por lo que implica el trabajo con la población de educación especial de chicos que enfrentan barreras en el aprendizaje o que tienen deficiencias educativas ligadas a una discapacidad. Esto nos genera mucho caos, encontronazos, mucho conflicto a nivel sindical”, explica.

Georgina Rodríguez, terapeuta del lenguaje, es otra de las docentes afectadas. Con un sueldo de 3 mil pesos quincenales, es responsable de atender 57 alumnos con alguna deficiencia para el aprendizaje en tres planteles de Uruapan.

“Mi pago es vía electrónica, me enteré porque fui al banco, tengo dos hijos y necesitaba ya mi quincena. Me comuniqué con el maestro Francisco y le dije que tenía 34 pesos en mi cuenta, es ilógico, y me comentó que tenía cinco inasistencias del mes de abril, y le dije: Cómo si no he faltado. Mi trabajo ha sido ininterrumpido, sí estoy muy desconcertada, muy preocupada”, expresó.

Para la maestra Miriam Lara, psicóloga, la falta de pago también es agobiante, pues no tiene ninguna otra forma de ingreso, y sus recursos ya están calculados para atender un estricto tratamiento de diabetes.

“Me descontaron alrededor de 2 mil 700 y cacho pesos, ¿cómo me afecta en el bolsillo? En todo, porque en mi función, en las escuelas que yo trabajo, tengo que estarme trasladando todos los días a un sitio diferente, a parte por mi salud tengo que estarme trasladando a la ciudad de Morelia a la institución médica. No se vale que uno cumpla y le hagan esto”, expuso.

Los profesores acusan que desde octubre del año pasado la persecución por parte de la CNTE se agudizó porque ellos decidieron participar en las evaluaciones docentes y no se han sumado a los paros. Incluso, el magisterio disidente retuvo en noviembre del año pasado al director Javier Villanueva junto con la auxiliar por cerca de seis horas cuando les notificaron que serían desconocidos por acuerdo de la CNTE.

“Tengo una gran preocupación por no saber qué va a pasar, eso define todo lo que puedo decir. Yo veo un gran riesgo en nuestro trabajo, solo porque algunas gentes, quien quiera que hayan sido, se les ocurrió ponernos en una lista. Pintar las listas como ellos le llaman, veo en un gran riesgo y no sé si la Secretaría de Educación en el estado, el señor Nuño pueda ver esto, les digo que no se vale, esta gente trabaja, le pone ganas, le echa mucho corazón a su trabajo”, concluyó el director Villanueva.