Desconoce juez deuda de Oceanografía a Banamex

Dentro de la sentencia tampoco reconoce el adeudo al Infonavit por 60.8 millones de pesos.
El 18 de mayo Oceanografía salió del concurso mercantil al que entró en abril de 2014
(Especial )

México

El juez del concurso mercantil de Oceanografía, Felipe Consuelo Soto, informó que dentro de la lista de acreedores de la empresa no se reconoce gran parte de las deudas con Banamex y con el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

De acuerdo con la sentencia del concurso, el monto no avalado para la institución financiera suma aproximadamente 5 mil 703.6 millones de pesos, mientras que la cantidad reconocida asciende a 26.6 millones de pesos por operaciones con su arrendadora.

En el caso del Infonavit, la cifra no avalada es de 60.8 millones de pesos y la reconocida es de 49.2 millones aproximadamente, al tomar en cuenta el valor de la UDI al viernes.

Banamex, Infonavit y las demás partes afectadas tienen 20 días naturales a partir de la publicación de la sentencia —ayer— para ejercer el derecho de apelación y así poder exigir el pago de los montos no reconocidos.

Por la noche, Grupo Financiero Banamex comunicó que apelará hasta lograr revertir la decisión de juez tercero de distrito en materia civil en la Ciudad de México sobre no reconocer como válidos los créditos que otorgó a Oceanografía.

La institución financiera se manifestó sorprendida y desilusionada e indicó que, “como siempre, actuará conforme a derecho, se defenderá vigorosamente e interpondrá los recursos legales correspondientes para apelar la determinación y revertirla en las instancias adecuadas”.

La sentencia del concurso señala que en los créditos propuestos a favor de Banamex no se “acredita la certeza del adeudo a cargo de la concursada (Oceanografía)”.

Como parte de las investigaciones que la Procuraduría General de la República (PGR) realizó de este fraude, se desprendió la detención, el pasado 21 de octubre, del principal accionista de Oceanografía, Amado Yáñez, por presunto lavado de dinero.

Por estos delitos, la autoridad lo presentó en el Reclusorio preventivo Sur, donde el ex directivo se reservó su derecho a declarar y solicitó la duplicidad del plazo constitucional para presentar su defensa de 72 a 114 horas.

Si no se encuentra un inversionista que pueda rescatar a Oceanografía dentro del concurso mercantil, se iniciará un proceso de venta de sus activos para poder pagarles a todos los acreedores.

Hasta antes del escándalo, Oceanografía contaba con más de 40 años de experiencia en la industria petrolera, pues ofrecía servicios integrales de ingeniería, buceo, instalación, inspección y mantenimiento de estructuras marinas, así como apoyo en perforación, logística de materiales y transporte de personal.

Citigroup, matriz de Grupo Financiero Banamex, acusó a la firma mexicana de cometer un fraude en su contra por un monto aproximado de 400 millones de dólares.

Esto debido a que con el amparo de un programa de descuento de cuentas por cobrar con Pemex, Banamex le otorgó créditos por 585 millones de dólares, pero después de un análisis, la petrolera concluyó que la gran mayoría de éstas no eran válidas.

Ante este hecho, Javier Arrigunaga presentó su renuncia como director general de Banamex, quedando al frente Ernesto Torres Cantú, quien ingresó a la compañía en 1998 y había ocupado ya varios puestos directivos.

Pese al escenario de fraudes se mencionó que el Grupo Alemán (Galem) consideró rescatarla al adquirir la totalidad de sus acciones.

Sin embargo, Miguel Alemán Magnani, presidente de Galem, informó que desistieron del proceso porque la deuda de Oceanografía resultó más elevada de lo que se conoció originalmente.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]