Denuncian aviadores en la Cruz Verde de Tonalá

Indican que Jesús Ignacio Zúñiga, ex alcalde de La Barca, no se presenta a laborar y ocupa una plaza como médico especialista, otros sólo van por horas.
Los trabajadores aseguran que nunca han visto al ex alcalde trabajando.
Los trabajadores aseguran que nunca han visto al ex alcalde trabajando. (Milenio)

Guadalajara

No sólo en el ayuntamiento de Tonalá se dan los señalamientos sobre personas que cobran sin trabajar, ya que quien fuera presidente municipal de La Barca durante el periodo 2001–2003, Jesús Ignacio Zúñiga Valenzuela, es señalado junto con otras personas como aviador, pues aunque actualmente devenga sueldo por una plaza de médico especialista en la Dirección de Servicios Médicos Municipales de Tonalá (Cruz Verde), no se presenta a laborar.

Así lo denuncian trabajadores de la Cruz Verde tonalteca, de quien se reserva su identidad, tras asegurar que “nadie en los Servicios Médicos Municipales lo ha visto nunca y cobra desde el inicio de la Administración. Por si fuera poco además como especialista”. No obstante el doctor forma parte de la nómina del personal supernumerario.

El ex alcalde no tiene ninguna especialidad. Al menos en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) no se localizó la cédula profesional de la especialidad que lo acredita, únicamente su cédula como médico general (0523089), vigente desde 1978 que avala cursó esta carrera en la Universidad Autónoma de Guadalajara.

La molestia de los trabajadores creció porque ante las graves carencias que padece la Cruz Verde de Tonalá, el director de los Servicios Médicos Municipales tolera a Zúñiga Valenzuela y a otros médicos que califican de “inexistentes” o que cobran como especialistas estando asignados a un área general. Lo anterior pese a que el propio presidente municipal, Jorge Arana Arana, ha declarado que no hay aviadurías en Tonalá.

En contraste, y de acuerdo con documentos de los que este medio copia, en los Servicios Médicos de Tonalá tiene plaza el médico Efraín Buenrostro Miranda, aún cuando trabaja en el mismo turno en el Hospital Regional Dr. Valentín Gómez Farías del ISSSTE como especialista en Traumatología y Ortopedia. En los registros obtenidos por un ciudadano vía la Ley de Transparencia, aparece que Buenrostro Miranda labora actualmente de 8:00 a 14:00 horas de lunes a viernes.

Otra irregularidad es la presencia de médicos asignados al área de Urgencias, que cobran como especialistas, entre quienes se denuncia a Pedro Ávalos Ramos, Francisco Javier Martínez Rodríguez, Luis Roberto Campo Chávez (quien también trabaja en los Servicios Médicos del Ayuntamiento de Guadalajara), César Eugenio Ramos García (quien a la vez se desempeña como supervisor y jefe de departamento, rama médica A, en la Secretaría de Salud Jalisco).

No menor es el caso de la subdirectora de Servicios Médicos Municipales de Tonalá,  Salma Karina Maldonado González, a quien señalan de no asistir a laborar todos los días, sino tres veces por semana y unas cuantas horas, pues también se desempeña en la Secretaría de Educación Jalisco, como profesora adscrita a la Escuela
Secundaria Mixta número 8.

Los agraviados admiten que es un puesto de confianza, pero su encargo involucra que la funcionaria municipal esté disponible las 24 horas del día, pues es una unidad de servicios médicos y urgencias, en un municipio que tiene grandes rezagos y la Cruz Verde es la única opción de atención a la población.

:CLAVES

LA CRUZ VERDE

Las carencias de la Cruz Verde en Tonalá son históricas. Al recibir la Administración se dio a conocer la falta de comprobación de 3.7 millones de pesos del Seguro Popular en 2012

En 2013, el alcalde Jorge Arana señaló a la Administración anterior como responsable del problema financiero en esta unidad médica

Es la única unidad de servicios de urgencias en el municipio de Tonalá, habitado por más de medio millón de personas

Aviadurías, personal de confianza que sólo va por horas, nombramientos incorrectos pues la asignación es general y falsos especialistas se suman a las irregularidades