Pasan sin disparos festividades de Día de Muertos en Iztapalapa

Instrumentaron un operativo especial la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública capitalinas, así como esa delegación, para evitar el uso de armas de fuego.

Cudad de México

Las festividades de Día de Muertos y de la Santa Muerte tuvieron saldo blanco en la zona de Santa María Aztahuacán, en Iztapalpa, donde por años prevaleció la costumbre de hacer disparos al aire, lo cual que costó la vida a un niño, el año pasado.


Para evitar tal situación se dispuso un operativo especial, cuyo resultado fue favorable porque no se realizaron disparos ni hubo heridos, destacó el jefe delegacional, Jesús Valencia.


De manera conjunta, la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública capitalinas  y la delegación Iztapalapa pusieron en marcha un dispositivo policial que se inició desde el último día de octubre y concluyó este domingo, con la finalidad de evitar que en los festejos se usaran armas de fuego, sobre todo en los de la Santa Muerte.


El 2 de noviembre del año pasado, un niño de 10 años de edad, de nombre Hendrik, perdió la vida al ser alcanzado por una bala perdida arrojada durante un baile en la zona, cuando el proyectil traspasó el techo de lámina y plafón del Cinépolis de calzada Ermita Iztapalapa, donde se encontraba el menor.


El niño convulsionó al ser herido en la cabeza, y perdió la vida durante su traslado a un hospital.


Para evitar que volviera a suceder algo similar, durante cerca de 15 días se ultimaron detalles del operativo.


Incluso, la fiscalía desconcentrada de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, autoridades delegacionales y representantes de la SSPDF, participaron en el dispositivo.


Valencia informó que fue en esa zona de Santa María Aztahuacán donde se dispuso una mayor vigilancia durante esos días.


“Es entre el 1 y 2 de noviembre que celebran la Santa Muerte, y se presume que de esa festividad salió la bala que mató al niño Hendrick el año pasado, un hecho lamentable y por eso ahora prevenimos volviera a pasar algo así, para el bien de la propia comunidad”, dijo el funcionario.


Y es por ello que se instrumentó un operativo especial con cerca de 200 elementos, delegacionales, preventivos y de investigación en la zona, que es cuando algunas personas celebran a la Santa Muerte.


El funcionario hizo saber que luego de la muerte del pequeño Hendrick y del cierre temporal del cine, en ese establecimiento se reforzaron las medidas de seguridad y su techumbre, “de manera importante”.