Deja PAN negociación energética en el Senado

El grupo parlamentario que coordina Jorge Luis Preciado, acusa que el gobierno presiona con Oceanografía para sacar las leyes secundarias de la reforma energética.
Jorge Luis Preciado, coordinador blanquiazul en el Senado, resaltó que no hay manera de impugnarla.
Jorge Luis Preciado, coordinador blanquiazul en el Senado. (Especial)

Ciudad de México

El coordinador del PAN en el Senado, Jorge Luis Preciado Rodríguez, dijo que el caso Oceanografía sale a la luz pública como un elemento de presión para que no se modifiquen los puntos que se van a plantear en la negociación de las leyes secundarias y este fue el motivo por el cual se levantaron de la mesa el pasado martes.

Preciado Rodríguez dijo que su grupo no acudió al encuentro con el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, porque no hay coincidencia con los planteamientos que está haciendo el gobierno en materia de leyes secundarias y son temas que falta afinar.

En conferencia, Preciado Rodríguez explicó que hay diferencia en una decena de puntos relativos a los consejeros independientes y las facultades que se le quieren dar a la Secretaría de Engería para asignar los contratos.

“Nosotros queremos que los contratos, cuando se hace este con una empresa nacional o internacional respecto a bienes públicos, que se van a asignar para ser explotados y o pagados por estas empresas, deben de ser muy cuidados. El detalle es que para poderlos cuidar necesitamos una ley en la que se especifique qué es lo mínimo que debe de tener este contrato y que de lo contrario lo dejaríamos a criterios del gobierno y entonces haríamos contratos muy laxos, muy flexibles y no tendríamos un control sobre su contenido”, dijo.

Agregó que el PAN pretende que las facultades de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la Comisión Reguladora de Energía y el Fondo del Petróleo se apegue a lo establecido en la Constitución y no se trasladen sus facultades a la Secretaría de Energía, a Pemex, o a la Comisión Federal de Electricidad, dijo al revelar que el gobierno pretende ejercer facultades de esos organismos “y ahí tenemos ciertas resistencias”.

De acuerdo a Preciado hay un avance en las negociaciones de un 90 por ciento, pero en los temas más importantes “nos manda una señal el gobierno de que quiere regresar a un modelo híper concentrado en donde el Ejecutivo federal, sus derivados o gabinete ampliado, quieren tener el control absoluto de los hidrocarburos”.