Define ALDF prioridades para garantizar derecho a la alimentación

Se pretende garantizar el acceso a la alimentación a todos los habitantes de la capital del país, planea el presidente de la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos, Rubén Escamilla.
El derecho a la alimentación todavía es un tema inacabado en el Distrito Federal, por lo que la Asamblea Legislativa busca la forma de garantizarlo a todos los capitalinos.
El derecho a la alimentación todavía es un tema inacabado en el Distrito Federal, por lo que la Asamblea Legislativa busca la forma de garantizarlo a todos los capitalinos. (Milenio-Archivo)

Ciudad de México

La Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal estableció tres ejes centrales de trabajo en materia de alimentación.

Uno es un diagnóstico de la situación del derecho a la alimentación; actualización legislativa que se propone revisar el marco jurídico y normativo a todos los niveles para consolidar una ley o leyes en la materia para la ciudad, y una revisión de las políticas públicas que permita evaluar las actuales y proponer otras nuevas con su respectivo soporte presupuestal.

Así lo informó el diputado local y presidente de la comisión, Rubén Escamilla, quien señaló que esos ejes coadyuvan con el arranque del programa “Aliméntate”, mismo que beneficiará a 160 mil personas a través de 351 comedores comunitarios.

“En la Asamblea Legislativa y la comisión se hacen los esfuerzos para erradicar la falta de alimento en la Ciudad de México”, indicó el asambleísta.

“Siempre hemos reconocido programas como comedores comunitarios, desayunos escolares, pensión alimenticia para adultos mayores y despensas populares, mismos que ha impulsado el jefe de Gobierno y que ahora, con “Aliméntate”, apoyará a 40 mil familias en la capital”.

Añadió que lo único que falta es que existan las partidas presupuestales y que la Secretaría de Desarrollo Social incluya los tres ejes centrales emanados de comisiones unidas, para reforzar la lucha contra la falta de alimento en la ciudad y el fomento de una buena cultura alimenticia.

Además recordó que el combate a la pobreza y la erradicación del hambre solo puede darse desde las redes de producción campesinas, mismas que alimentan a la mayoría de los habitantes de nuestra ciudad.

“Que los mercados populares sean fortalecidos para cubrir el abasto suficiente y barato; que se modifiquen los hábitos alimenticios para mejorar las condiciones de salud de la población, y que la alimentación adecuada sea un componente de primer orden para alcanzar un mejor y más equitativo desarrollo social en la Ciudad de México”, expuso.