Decepcionó a nuestras iglesias, asegura evangélica

Elvira Orta, fue quien lo llevó a las iglesias de 44 municipios, donde Rodríguez Calderón aprovechó para dar su mensaje político, evidentemente buscando el apoyo para su proyecto de gobernador.
Fue un engaño, dijo Elvira Orta.
Fue un engaño, dijo Elvira Orta. (Especial)

Monterrey

Durante cinco años, Jaime Rodríguez Calderón recibió la Palabra de Dios de parte de la Iglesia Evangélica, en lo que los cristianos pensaron era el principio de un hombre nuevo, que podría lograr un cambio político en el estado, basado en la fe, pero los decepcionó.

“Una falta de lealtad, siento que nos ha fallado al pueblo Evangélico, al pueblo de Dios, porque él sí sabe, sí conoce y la Palabra dice que el que más sabe, más se le demanda”, dijo Elvira Orta, empresaria de García y evangelista.

Elvira Orta, fue quien lo llevó a las iglesias de 44 municipios, donde Rodríguez Calderón aprovechó para dar su mensaje político, evidentemente buscando el apoyo para su proyecto de gobernador.

“Yo lo llevaba a él para presentarlo con el pueblo Evangélico, para que oraran por él, y pues él daba algunas palabras, y de vez en cuando él presentaba o daba un proyecto de cómo hacer un cambio para estas elecciones”.

Sin embargo, el pasado 4 de octubre, Rodríguez Calderón formó el grupo “Cerebro Corazón y Carácter”, el cual encabezan los dos masones principales de la ciudad de Monterrey, lo cual fue criticado por la representante de los evangélicos.

“Yo les invito a toda la gente que no se dejen engañar, que Dios nada más hay uno y no importa”, dijo Orta. 

Asimismo, mencionó que integrantes de su iglesia creyeron que Rodríguez Calderón estaba dispuesto a cambiar e incluso ella prestó la casa donde Jaime tomó el bautismo.

“Yo creí también en su arrepentimiento, pues en la Biblia dice que cuando el hombre va a tomar su bautizo, va a morir un hombre viejo, y va a nacer un hombre nuevo”, lo que en su opinión no sucedió con el candidato.

Orta dijo que otro candidato que decepcionó a los evangélicos fue Fernando Elizondo, quien se comprometió con ellos a que no se involucraría con Jaime Rodríguez Calderón.