Debate la ALDF ley en favor del peatón

Buscan que  “por fin se respeten los derechos de los usuarios (peatones) y por ello se velará por el respeto a su dignidad”, señala Laura Ballesteros.

Ciudad de México

La Ley de Movilidad del Distrito Federal que se discute en la Asamblea Legislativa dará prioridad al peatón sobre los automovilistas, a fin de acabar con el desequilibrio que existe en esta materia.

De acuerdo con la iniciativa, el automóvil utiliza 70 por ciento del espacio vial en la capital, pero solo realiza 30 por ciento de los viajes. La propuesta es producto de la fusión de 25 propuestas de ley.

Laura Ballesteros, diputada del PAN, indicó que se busca crear “una ley del peatón” que cambie el rostro de la ciudad. El objetivo es que “por fin se respeten los derechos de los usuarios (peatones) y por ello se velará por el respeto a su dignidad”.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) cuestionó la norma y eso obligó a que se retrasara la votación del dictamen.

La presidenta del organismo, Claudia Cortés, aseguró: “Debe haber mayor inclusión de las personas con capacidades diferentes; se debe plasmar en el marco jurídico que los espacios públicos cuenten con la infraestructura necesaria para estas personas, por ejemplo, espacios destinados a los perros-guía de los débiles visuales”.

La reunión en la ALDF para discutir esta ley se convocó para ayer a las siete de la noche, pero inició hora y media después.

Cortés confió en que las propuestas de la CDHDF sean incluidas este martes por los nueve integrantes de la Comisión de Movilidad. De ser así, la votación se haría hoy mismo en el pleno de la ALDF.

El predictamen, del cual MILENIO tiene copia, se establece que las concesiones para transporte público en la Ciudad de México serán únicamente otorgadas a empresas y no a particulares. Con ello se evitarán las prácticas monopólicas o la modalidad “hombre-camión”.

El documento establece en el artículo 86 que las concesiones para la prestación del servicio de corredores de transporte únicamente se otorgarán a personas morales constituidas en sociedad mercantil que cumplan los requisitos de esta ley y demás disposiciones jurídicas y administrativa aplicables.

Los beneficiarios deberán conservar durante la vigencia el tipo de sociedad, objeto social, personalidad jurídica y razón social con la que obtuvo la concesión, así como el número de accionistas y capital social.

Se precisa también que las concesiones no podrán exceder 20 años y los contratos deberán señalar con precisión la vigencia, que será suficiente para amortizar el importe de las inversiones que se hagan en la prestación del servicio.