“Lo que le duele a México, le duele a Cuba”

El embajador de Cuba en México, Dagoberto Rodríguez Barrera habla acerca de los nexos que mantienen y pese a algunas diferencias, para ellos resalta más la imagen de un país amigo.

Torreón, Coahuila

Dagoberto Rodríguez Barrera, embajador de Cuba en México, asevera que los problemas de los mexicanos en materia del narcotráfico y la corrupción le duelen de igual forma a su país.

En entrevista con Ángel Carrillo habló acerca de los nexos que mantienen con esta nacionalidad y que pese a que han tenido algunas diferencias, resalta más la imagen de una nacionalidad amiga.

"Es un pequeño episodio que al cabo de los años pocos recordarán y sí de un México amigo, refugio y hogar para miles de cubanos ilustres que encontraron aquí las condiciones propicias para realizar sus sueños profesionales e intelectuales", expone.

"La relación entre cubanos y mexicanos es tan cercana y llena de tanto afecto que lo que le duele a México le duele a Cuba y viceversa. Son temas que nos duelen y estamos deseosos de que puedan enfrentarlos y resolverlos".

En concreto del Estado de Coahuila, el diplomático indicó que forma parte de las entidades federativas con la que mejores vínculos han logrado establecer en diversas vertientes.

"Ha habido una relación histórica con el Estado de Coahuila en muchos campos. Lo que queremos para el futuro es que siga ampliándose".

También explicó el proceso que llevan con Estados Unidos para restablecer vínculos diplomáticos, los cuales en breve pudieran verse refl ejados en el establecimiento de embajadas en ambos países.

¿Qué pasó después de la fecha histórica en que Estados Unidos y Cuba finalmente tuvieron un ligero acercamiento?
Ha habido un proceso de negociaciones y en una primera fase quedaron dirigidas a las relaciones diplomáticas.

Es una situación que va avanzando, tiene su dinámica y ritmo, pues todavía no se ha acordado la apertura de las embajadas, pero es algo que debe ocurrir en el futuro cercano.

De pronto el resto del mundo pensó que la relación se restablecería casi de forma inmediata y que comenzaría a llegar comercio, ¿es demasiado o poco tiempo, para establecer las embajadas?
Creo que es el tiempo normal después de tantos años de contar una relación difícil (más de 50). Ponerse de acuerdo no resulta sencillo y más en las cuestiones de fondo.

Por ejemplo, el primer elemento era que Cuba estaba incluida en una lista de países terroristas, que nunca debió estar y era un contrasentido establecer las  relaciones así. Es algo que se está resolviendo y a finales de mes debe quedar.

Y un segundo tema tiene que ver con el funcionamiento normal de una embajada, pues requiere cuentas bancarias y no hay posibilidad para Cuba en este momento de acuerdo a la ley norteamericana.

Antes de abrir embajadas los dos países tienen que ponerse de acuerdo sobre la función diplomática, es decir, el número de funcionarios diplomáticos y empleados.


Háblenos de los detalles previos a la foto emblemática entre Barack Obama y Raúl Castro, ¿qué hubo previamente y cómo surgió?
Ha sido un proceso muy largo, pues en diferentes momentos de la historia tuvieron lugar conversaciones de esta naturaleza entre los países y sencillamente no habían fructificado.

Ahora lo importante es el momento, pues ha habido cambios trascendentales en América Latina, esto en el sentido de que la política obsoleta se había convertido en un reclamo unánime de los países y los gobiernos.

En la Cumbre de las Américas en 2009 una buena parte de los participantes reclamaron al presidente Obama que cambiara esa política. Muchos países dijeron que no habría Cumbre sino asistía Cuba.

Creo que lo que está sucediendo ahora es parte de ese reclamo y la resistencia del pueblo cubano en mantener una voluntad de construir una sociedad diferente y donde impere la justicia social durante 50 años.

Finalmente, Estados Unidos se dio cuenta que la política de sanción y aislamiento fue un fracaso. Lo vemos como un proceso largo, pero ya dimos el primer paso con el establecimiento de las relaciones diplomáticas.

Todavía falta hablar y conversar sobre los temas fundamentales, como el levantamiento del bloqueo y la devolución de la base naval de Guantánamo.

¿Qué lectura puede hacerse entre líneas de esto?, ¿alguien tuvo que doblar las manos en temas de restablecimiento de las relaciones y a la postre devolverles Guantánamo y el levantamiento del bloqueo?
No lo pondría en términos de doblar las manos y creo que el cambio de política le conviene también.

Estados Unidos se encontraba en una situación de aislamiento con respecto a este tema y le era muy difícil establecer una política si América Latina no resolvía este problema.

En el caso de Cuba hemos dejado muy claro desde el principio que esto no significa estar dispuesta a negociar nada que tenga que ver con su ordenamiento interno, ni tampoco nuestro compromiso con las causas que defendemos y consideramos justas en el mundo.

Cuba es un bastión importante en el sentido de que defi ende su visión en cuanto a la seguridad social y las causas comunes de su pueblo, sin embargo, hay movimientos que siguen manifestándose en desacuerdo con la política de Estados Unidos, ¿qué pasa con Bolivia, Ecuador y Venezuela?, ¿cómo pudieran ser una punta de lanza para cambiar las condiciones con Estados Unidos?

Respetamos absolutamente la política de cada país, pero somos solidarios con todos estos procesos en América Latina, pues en la misma Cumbre en Panamá, donde se produjo la foto histórica del estrechón de manos, el Mandatario Cubano expresó nuestra posición de apoyo a Venezuela, Bolivia, Ecuador y Argentina en la causa de las Malvinas.

Y no vamos a cambiarlo porque forma parte de nuestra historia y vocación integradora. José Martí decía en fechas tan lejanas como el año de 1890 que teníamos que construir la América nuestra, la que va desde el Río Bravo hasta la Patagonia y sigue siendo nuestro trayecto.

También defendemos la idea de una relación y convivencia pacífica con todos los países del mundo.

En México existen fenómenos como narcotráfi co y la corrupción, ¿qué opina Cuba del pueblo mexicano?
La relación entre cubanos y mexicanos es tan cercana y llena de tanto afecto que lo que le duele a México le duele a Cuba y viceversa. Son temas que nos duelen y estamos deseosos de que puedan enfrentarlos y resolverlos.

Entendemos que México tiene herencias muy pesadas y algunos de estos temas tienen que ver con un vecino muy cercano que les exporta en buena medida muchos de estos problemas, pero se agrava más cuando existe un mercado creciente.

Hablo del mercado norteamericano en concreto, México es también un país de tránsito.

¿Será lejana o estrecha esa relación después de aquella declaración en que Fox le hizo el feo a Fidel?

“Creo que lo que está sucediendo ahora es parte de ese reclamo y la resistencia del pueblo cubano en mantener una voluntad de construir una sociedad diferente y donde impere la justicia social”.


Prefiero verlo como un incidente que no vale la pena recordarlo.

¿Dolió?
Sí, en aquel momento. Pero no queda en los cubanos absolutamente ningún resentimiento, porque la historia de las relaciones es cercana y de amistad.

Es un pequeño episodio que al cabo de los años pocos recordarán y sí de un México amigo, refugio y hogar para miles de cubanos ilustres que encontraron aquí las condiciones propicias para realizar sus sueños profesionales e intelectuales.

De hecho la última etapa de la lucha revolucionaria se gesta en México, además de que fue el único país de toda la región que en los primeros años de la revolución no rompió relaciones con Cuba.

Esto pese a todas las presiones que hubo y en cada ocasión propicia México alzó su voz para defender la idea de que las sanciones no eran la vía para relacionarse.

¿Por qué decidió venir a la Comarca Lagunera?
Desde que llegamos hemos sentido el calor que siente todo cubano cuando está en México, pero particularmente acá nos motivó mucho por la invitación de compartir un poco de la cultura cubana y que es nuestro trabajo buscar más puentes entre ambos países.

Ha habido una relación histórica entre el Estado de Coahuila y muchos campos. Lo que queremos para el futuro es que siga ampliándose.