México apoya esfuerzos para evitar proliferación de armas nucleares

Peña Nieto se reunió con Barack Obama en la Casa Blanca, previo a la cena que ofrece el presidente estadunidense a los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la Cumbre de Seguridad Nuclear.
Enrique Peña Nieto y Barack Obama en la Casa Blanca.
Enrique Peña Nieto y Barack Obama en la Casa Blanca. (Tomada de Facebook / EnriquePN)

Ciudad de México

El presidente Enrique Peña Nieto participará este viernes en la Cumbre de Seguridad Nuclear convocada por su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, reunión celebrada en Washington y cuyos objetivos son reducir la cantidad de material nuclear peligroso en el mundo y fortalecer la seguridad de las fuentes de material nuclear y radioactivo, para evitar que actores no gubernamentales se adueñen de ellos.

Esta noche, el mandatario mexicano participó en una cena que el mandatario estadunidense, Barack Obama, ofreció en la Casa Blanca a los Jefes de Estado y de Gobierno que participarán mañana en la Cumbre de Seguridad Nuclear.

La Presidencia señaló a través de un comunicado que “con responsabilidad global, México está cumpliendo los objetivos de seguridad nuclear que promueve esta Cumbre” y que nuestra nación es reconocida en el mundo por su política exterior en favor de la paz y en contra de la carrera armamentista nuclear.

“Apoyamos los esfuerzos internacionales para promover el desarme y evitar la proliferación de las armas nucleares, garantizar la seguridad de materiales e instalaciones nucleares, y prevenir el terrorismo nuclear”, señala el documento.

Sin embargo, establece que México “reconoce el derecho de todos los Estados a beneficiarse del uso pacífico de la energía nuclear para su desarrollo”.

Indica también que México ha expresado, y seguirá expresando, su rechazo categórico al uso, desarrollo, e incluso a la amenaza de utilización de armas nucleares.

“Nuestro país asume el objetivo de esta Cumbre de fortalecer los esquemas de cooperación de seguridad nuclear a nivel global, regional y nacional”.

Cabe destacar que de 2010 a la fecha se han realizado tres cumbres, donde los países participantes se han comprometido a minimizar el uso de uranio altamente enriquecido, aumentar la seguridad en las instalaciones nucleares, promover la membrecía de instrumentos internacionales y organizaciones como el Organismo Internacional de Energía Atómica y la institucionalización de medidas para detectar y prevenir el tráfico ilícito de materiales nucleares.

Durante los trabajos de esta cumbre habrá eventos paralelos con expertos en energía nuclear y organizaciones no gubernamentales, así como con representantes de la industria nuclear.

Estarán divididos en cinco grupos de trabajo encargados de elaborar planes de acción en conjunto con instituciones como la ONU, el Organismo Internacional de Energía Atómica, la Iniciativa Global para Combatir el Terrorismo Nuclear, la Interpol y la Alianza Global contra la Proliferación de las Armas de Destrucción en Masa.

La cancillería Mexicana informó que México apoya este proceso como parte de los esfuerzos internacionales para evitar la proliferación de las armas nucleares; garantizar la seguridad de materiales e instalaciones nucleares; prevenir y sancionar el terrorismo nuclear; al tiempo de proteger el derecho de todos los Estados a desarrollar energía nuclear para fines pacíficos.

En esta Cuarta Cumbre, México impulsará que los compromisos emanados de las Cumbres anteriores se cumplan y contribuyan a las discusiones en otros foros multilaterales dedicados a este ámbito temático, como es el caso del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

De igual manera, exhortará a los países participantes a enmarcar los esfuerzos nacionales e internacionales en materia de seguridad nuclear en un contexto amplio y avanzar hacia alcanzar un mundo libre de armas nucleares.

México es uno de los Estados con capacidad nuclear reconocida y un líder de opinión en los foros multilaterales en desarme y no proliferación nuclear y se ha unido a los esfuerzos internacionales para asegurar los materiales e instalaciones nucleares y prevenir actos de terrorismo nuclear.

La seguridad nuclear de México se rige de conformidad con el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), así como con el Protocolo Adicional al Acuerdo de Salvaguardias, adoptado en 2011 en 2011.

Todas las inspecciones de salvaguardias practicadas por el OIEA en México han sido satisfactorias, ya que no se ha detectado ninguna desviación del material nuclear declarado

Desde hace 60 años, México incursiono en actividades nucleares para fines pacíficos y científicos y participa en la Iniciativa Global para Combatir el Terrorismo Nuclear (IGCNTN) y en la Alianza Global contra la Proliferación de las Armas de Destrucción en Masa.