Creo que AMLO va a decir no a una alianza: Basave

Advierte que no será un dirigente cómodo para el gobierno, pues hará todo por recuperar el carácter opositor de su partido; asegura que, por temor, el PRI busca frenar su coalición con el PAN y ...
Afirma que ganó la presidencia porque pudo convencer a las tribus.
Afirma que ganó la presidencia porque pudo convencer a las tribus. (Octavio Hoyos)

Agustín Basave dirigirá el rumbo del PRD los próximos dos años, tiempo suficiente para dejar en claro al gobierno federal y al PRI que no será un dirigente cómodo y en el que hará todo por recuperar el carácter opositor del principal partido de izquierda.

Asegura que su paso por el priismo le permitió "conocer las entrañas del monstruo" y saber que ese grupo político buscará frenar las alianzas que ya se exploran con Acción Nacional, que si bien no es impoluto, tampoco puede compararse con el PRI.

Asimismo, anticipa el no de Andrés Manuel López Obrador a las alianzas con el PRD en 2016, pero adelanta que agotará las posibilidades con Morena y Movimiento Ciudadano; de no lograrlo, apostará por el PAN.

¿El PRD tiene remedio?

Claro que sí, por sus 4 millones de militantes. Se piensa en el PRD por sus líderes, pero no en la gente que cree y milita en él. Es gente, en su mayoría, limpia y buena. Esa es para mí la fortaleza del partido, más allá de los vicios que nadie niega. Si logro despertar el entusiasmo, el ánimo, la fe y la esperanza, podremos salir adelante y el PRD puede repuntar.

La crisis del PRD no inició en la gestión de Carlos Navarrete, lleva ya varios años, ¿qué puede hacer por el partido en dos años?

Tengo dos carriles: el de inmediato, que es lo electoral, y el otro, el de la transformación de fondo, del renacimiento que tiene tres retos. El reto de la unidad, el de la identidad y el de la ética política. Aquí en el PRD hay fuerzas centrífugas y corrientes que hacen complejo el manejo del partido, por su diversidad y horizontalidad. Hay que entender que la lealtad es al partido antes que a las corrientes. En el PRD antes la unidad eran los liderazgos carismáticos, primero Cuauhtémoc Cárdenas y luego Andrés Manuel López Obrador, ahora es otra realidad y tenemos que buscar nuevos elementos cohesionadores. Su salida ha desdibujado la identidad del PRD. Tenemos que abrir las puertas del partido para oxigenarlo y acercarlo con la sociedad.

En el reto ético, ¿habrá limpia?

Parece que la honestidad es un apostolado, por eso debemos crear incentivos para que le convenga al militante, al dirigente y al gobernante ser honesto. No se trata de llegar con un hacha y cortar cabezas a lo loco. No se trata tampoco de decisiones por decreto.

Pero son las mismas corrientes las que protegen a los suyos.

Son redes de complicidades, pero no exageremos y digamos que todo el PRD es corrupto. Hay millones de militantes honestos y líderes honestos.

¿Qué platicó con los líderes de las corrientes?

Primero hay que decir que yo llegué por un acuerdo de todos, no por Los Chuchos, porque si fuera por eso, su 36 por ciento en el Consejo no me habría permitido ganar. Tampoco por ADN que tiene 22 por ciento, juntos tienen arriba de 50 y gané con 97 por ciento de los votos. ¿Por qué? Porque me senté a convencerlos. Me preguntaron sobre la relación con el gobierno y les dije que no estoy de acuerdo con la colaboración y más pactos, pues por eso no me quieren (en el gobierno) y por eso operaron y trataron de que no llegara, porque he sido un firme crítico.

¿Y las alianzas?, hay corrientes contra alianzas con el PAN.

En el país existe una situación excepcional. Está el gobierno en plena restauración autoritaria. Yo sí creo que si se puede hacer alianzas con las izquierdas, hagámoslas, si no pues con el PAN. El PRI ha gobernado con corrupción e ineptitud. Hay estados donde nunca ha habido alternancia, ¿eso es excepcional?, yo creo que sí.

Pero hay estados donde ha habido alternancia y siguen igual o peor.

Es verdad, no han cambiado mucho las cosas porque cometimos el error de privilegiar lo electoral, de hacer alianzas electorales y no programáticas y de gobierno. Tienen que incluir nuestra agenda, si no, no. Si las alianzas se dan, tendrán que ser no solo con candidatos de otros partidos, tendrá que haber nuestros en algunos estados. Tenemos algunos con buenos candidatos y competitividad: Oaxaca, Tlaxcala y Zacatecas.

¿Espera respuesta de AMLO?

Yo tengo limitaciones. El mandato de Congreso que me pide privilegiar alianzas con la izquierda, pero además hay una comisión que busca diálogo y acuerdos con las izquierdas. Esa comisión no nos ha dicho concretamente si Morena y Movimiento Ciudadano ya dijeron que no. Yo creo que van a decir que no, pero necesitamos esa definición para actuar en consecuencia. En el PRI tienen pavor a las alianzas y andan desatados queriendo que no haya, porque saben que pierden en muchos casos. ¿De cuándo acá le ha importado la ideología al PRI que es más gelatinoso que nada? Son ataques porque el miedo no anda en burro.

¿Las alianzas se justifican hoy más que en 2009 y 2010, porque en ese entonces el PAN estaba al frente del Ejecutivo?

Yo no creo que el PRI y el PAN son lo mismo; el PRI hoy quiere proyectar un rostro de modernidad, pero en realidad está provocando el retroceso en términos democráticos y de paz social. Hay mucha corrupción. Yo no digo que el PAN sea un partido impoluto, pero no es lo mismo que el PRI.

Usted conoce bien al PRI...

Lo conozco bien. Como decía José Martí, "para enfrentar al monstruo hay que haber vivido en sus entrañas"... se refería a Estados Unidos; bueno, pues yo viví en la entrañas del PRI, lo conozco y sé que es un partido con enorme astucia y sagacidad, una gran capacidad de operación política.

¿Ya platicó con Ricardo Anaya?

Me lo he encontrado y hemos platicado de manera informal, pero lo haré y platicaré ya como presidente del PRD para explorar, para empezar a tener elementos y tomar decisiones.

¿Valdrá la pena reunirse con Manlio?

Si él me busca, yo encantado. Yo creo en el diálogo, pero para mí el adversario es el PRI. De alianzas, pactos, jamás. Habrá temas seguramente, siempre hay acuerdos coyunturales que pueden hacer más tranquila la situación política o la contienda electoral y yo no tengo empacho en reunirme con Beltrones si él me invita. Como tampoco tendría problema en reunirme con el secretario de Gobernación.

Dijo que el gobierno intentó evitar su arribo a la presidencia del PRD.

No tengo evidencias, tengo indicios por cosas que me platicaron compañeros de partido, amigos priistas, por el golpeteo mediático. Por eso nunca acusé formalmente, eso ya está en el pasado, ahora mi meta es que el PRD pueda competir solo.