Maestros no pueden obtener licencias laborales si el ciclo ya inició: Corte

Los ministros declararon constitucional el artículo 61 de la Ley General del Servicio Profesional Docente que regula los cambios de escuela y establece límites a licencias laborales a los profesores.
Sesión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Sesión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Una vez que haya iniciado el ciclo escolar en el país, ni un maestro podrá cambiar de escuela u obtener licencias personales, determinó la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por unanimidad, los ministros declararon constitucional el artículo 61 de la Ley General del Servicio Profesional Docente que regula los cambios de escuela y establece los límites al otorgamiento de licencias laborales a los profesores.

El precepto, señalaron los ministros, protege el derecho a la educación de los alumnos y el interés superior de las niñas y los niños.

“…a fin de generar estabilidad y continuidad en el proceso de enseñanza y aprendizaje resulta conveniente que los profesores que se presenten ante grupos sean los mismos durante todo el ciclo escolar, pues son ellos quienes conocen de manera más completa las características, necesidades y evolución que han tenido los alumnos del grupo desde que inició el ciclo escolar.

“Mientras que el profesor que estuvo ausente por licencia durante el inicio del ciclo, aun cuando anteriormente haya tenido asignada el aula en que se imparte el curso correspondiente –no el grupo de alumnos–, desconoce esos aspectos del grupo y de los educandos”, señala el proyecto de sentencia del ministro Fernando Franco González Salas.

Los ministros dejaron claro que los cambios de adscripción y las licencias económicas y voluntarias solo pueden ser tramitados en los periodos vacacionales, tal y como lo marca la Ley General del Servicio Profesional Docente.

Sin embargo, reconocieron que el estatuto también prevé casos de excepción  que tienen que ser debidamente justificados.

La sentencia de la Sala derivó de un juicio de amparo que fue negado a 16 maestros que reclamaron que el artículo 61 restringe, limita y suprime los derechos laborales de los trabajadores de la educación contemplados en los artículos 123, apartado B y 116, fracción VI de la Carta Magna.

El ministro Fernando Franco González Salas propuso negar la protección de la justicia porque el precepto cumple con el objetivo del artículo tercero constitucional, es decir, garantizar la idoneidad de los docentes en aras de lograr el máximo logro de aprendizaje de los educandos.

 “Con la sola entrada en vigor de los artículos impugnados no se vulneran los derechos a la inamovilidad y estabilidad en el empleo, pues si bien los derechos laborales que adquieren los docentes, el personal con funciones de dirección y supervisión en la Federación, los Estados, el Distrito Federal y los Municipios, en la educación básica y media superior que imparta el Estado, se encuentran condicionados al cumplimiento de las obligaciones que establece la Ley General del Servicio Profesional…”, puntualiza el proyecto de sentencia