Corte ordena destitución de delegado y subdelegado del ISSSTE en NL

Alfonso Macías Oyarzabal y Jesús Aguirre Maldonado son responsables de no acatar un amparo que fue otorgado a un derechohabiente en retiro.

Ciudad de México

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la destitución y consignación del delegado del ISSSTE en Nuevo León, Alfonso Macías Oyarzabal, y del subdelegado de prestaciones de dicha institución, Jesús Aguirre Maldonado, por desacato y abuso de autoridad.

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, el Pleno de la Corte determinó que ambos funcionarios son responsables de no acatar un amparo que fue otorgado a un derechohabiente en retiro, que ordenaba retabular su pensión y a quien se le provocó un daño económico por 62 mil 630 pesos.

José Ramón Cossío Díaz, ministro ponente del caso, expuso que Hugo González Esquivel solicitó ante la autoridad Subdirección de Prestaciones de la Delegación Estatal del ISSSTE en Nuevo León la corrección del pago de su pensión, en atención a una diferencia en las gratificaciones.

La petición le fue negada mediante oficio DNL/884/2011. Esto propició que González Esquivel interpusiera un juicio de nulidad, mismo que fue resuelto en el sentido de considerar ilegal el oficio referido por la Segunda Sala Regional del Noroeste del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 28 de octubre de 2011.

En la resolución se determinó que debía concederse el pago de las diferencias exigidas por el quejoso.

Ante el incumplimiento de la sentencia que recayó al juicio de nulidad, Hugo González interpuso un recurso de queja ante el propio Tribunal Fiscal, mismo que fue resuelto como fundado el 28 de septiembre de 2011, en el que se exigió el cumplimiento de la sentencia del juicio de nulidad, para lo cual se otorgó un término de 20 días hábiles.

Una vez más, ante el incumplimiento de la resolución que recayó al recurso de queja aludido, González Esquivel promovió un juicio de amparo el 30 de noviembre de 2012, mismo que ayer analizó la Corte.

El amparo se concedió el 20 de marzo de 2013, para el efecto de que el subdelegado de prestaciones del ISSSTE en Nuevo León diera inmediato cumplimiento a la sentencia de 28 de octubre de 2011; esta sentencia se declaró ejecutoriada el 7 de mayo de 2013, fecha en que se requirió su cumplimiento por vez primera.

El 2 de abril de 2014, el juez de distrito ordenó la apertura del incidente de inejecución, y remitió los autos al tribunal colegiado de circuito; el tribunal requirió el cumplimiento mediante acuerdo del 7 de abril de ese año; el 29 de mayo de 2014, el tribunal colegiado, consideró que era fundado el incidente de inejecución de sentencia y determinó el envío de los autos a esta Suprema Corte de Justicia.

La demora en el cumplimiento de la sentencia, dijo el ministro Cossío, no tiene justificación, pues no se advertía complejidad, ni dificultad en tal cumplimiento.