Corte ordena evaluar la efectividad de medicamento

El Soliris Eculizumab se administra a enfermos de hemoglobinuria.
Sesión de los ministros en la SCJN.
Sesión de los ministros en la SCJN. (Nelly Salas)

México

La Corte ordenó al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pedir una evaluación de la efectividad del Soliris Eculizumab, medicamento que toman personas que sufren hemoglobinuria paroxística nocturna, catalogada enfermedad rara por la Organización Mundial de la Salud.

El IMSS tendrá que hacer la petición a la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico de Insumos del Sector Salud y otras autoridades, las cuales deberán analizar el costo que representa esta medicina (cuyo valor ronda los 100 mil pesos por dosis), y  cuya entrega a un pequeño grupo de enfermos puede afectar la dotación de otros medicamentos que requiere la población.

El fallo derivó de un juicio de garantías que promovió Julieta Miriam Figueroa Nabty, originaria de Oaxaca, quien forma parte de un grupo de 14 personas que han llevado su caso a la Corte para demandar que se les proporcione de manera gratuita el medicamento, o de lo contrario, aseguran, corren el riesgo de perder la vida como consecuencia de una trombosis.

En los últimos meses, cuatro de las 14 personas que se ampararon, murieron por la falta de esa medicina, que no cura la enfermedad, pero que les sirve para evitar una trombosis, informó el abogado Raúl Díaz.

Aunque la Corte reconoció el derecho a la salud, el ministro Luis María Aguilar Morales dejó claro que se debe actuar con apego a la ley: “He de decir que mientras los medicamentos no estén aprobados conforme a estos procedimientos legales, no se pueden otorgar”, declaró.

“En ese sentido habrá que verificar que sean seguros (los medicamentos), que sean eficientes, que realmente sirvan para las finalidades (que) se pretende” usarlos, dijo en entrevista al término de la sesión.

Hasta el momento, el ISSSTE es la única institución que otorga el Soliris Eculizumab, cuyo costo anual por paciente representa 7 millones de pesos; la entrega es en acato a sentencias, mismas que revisará la Corte.

En una parte de la sentencia, los ministros negaron el amparo a la quejosa, porque no se puede obligar al IMSS que entregue la medicina, mientras no esté aprobada.

“El medicamento se evaluará por los propios médicos que lo están proporcionando (a Julieta), para ver de qué manera pueden irla disminuyendo, (o) manteniendo”, detalló Aguilar.

CRITICAN FALLO

Raúl Díaz criticó el fallo, tras la modificación de la sentencia, pues Julieta Miriam lleva 21 meses recibiendo el tratamiento.

“Jamás vamos a permitir que se suprima la atención médica de los pacientes, nosotros estaremos presentando ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos medidas cautelares para que preserven la vida de esta quejosa, pues ya hemos pagado en el tiempo que han consumido (los ministros) para decidir, y hemos pagado con varias vidas jóvenes”, enfatizó.

:CLAVES

LA CONSIDERACIÓN

La Corte consideró que si bien el dictamen pericial ofrecido parece concluir que el medicamento se cataloga una opción terapéutica, también lo es que una prueba pericial no puede sustituir todo un procedimiento.

Los ministros determinaron que debe existir un dictamen de la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico y Catálogo de Insumos del Sector Salud, a través del Comité Específico.