Corte fija criterios por acoso laboral o mobbing

Uno de los aspectos a valorar será que el acoso se haya producido "de manera sistemática", es decir, a partir de una serie de actos o comportamientos hostiles hacia uno de los integrantes de la ...
Ex trabajadores la acusan de tortura y acoso laboral.
Ex trabajadores la acusan de tortura y acoso laboral. (Leonel Rocha)

Ciudad de México

La Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó un recurso presentado por una empleada pública que invocó legislación internacional para tratar de hacer valer que fue discriminada y marginada en un caso de acoso laboral.

La Primera Sala desestimó el pago de la indemnización pedida por una ex trabajadora de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Toluca, y aprovechó el caso para fijar los criterios que debe haber para considerar que hay acoso laboral.

El más alto organismo jurisdiccional del país determinó que un demandante puede invocar que sufrió acoso laboral por vía "penal, administrativa, civil o laboral", y que en cada caso habrá un distinto grado de exigencia en términos de la prueba.

En la acción legal interpuesta, la demandante, cuya identidad no ha trascendido, no sustentó debidamente su caso, indicó la SCJN en un comunicado.

En su día la mujer argumentó que se le proporcionó un bono de menos cantidad que a sus compañeros como consecuencia de una situación de acoso y de "discriminación y marginación (...) derivados de la relación laboral desempeñada por dicha trabajadora".

La víctima sostuvo que fueron violados "el derecho a la libertad de trabajo, la igualdad, la no discriminación" y que quedó afectada su dignidad personal por el trato recibido.

A partir de este caso, la SCJN fijó hoy varios criterios, como que el acoso laboral o mobbing que padezca el trabajador persiga "intimidar, opacar, aplanar, amedrentar o consumir emocional o intelectualmente al demandante con mira a excluirlo de la organización o a satisfacer la necesidad de agredir, controlar o destruir, por el hostigador".

Otro elemento a valorar será que el acoso se haya producido "de manera sistemática", es decir, a partir de una serie de actos o comportamientos hostiles hacia uno de los integrantes de la relación laboral.

Un aspecto más a ponderar es "la forma en que se desarrolló la conducta hostil", y el último criterio, "la agresividad o el hostigamiento laboral bien entre compañeros del ambiente del trabajo (...) o por parte de sus superiores jerárquicos", agregó la SCJN.

Por último, el tribunal señaló que "se debe distinguir el acoso laboral de conductas inherentes a las exigencias del empleo", lo que no sucedió en el caso de la trabajadora que se querelló.

El caso fue el primero presentado por acuso laboral en México invocando legislación internacional en materia de derechos humanos desde que se aprobó una trascendental reforma constitucional sobre esta materia en junio de 2011.