Convocan a una tregua para reconstruir Oaxaca

José Antonio Estefan, precandidato perredista, advierte que en el tema de la reforma educativa deben ceder todos: el magisterio, los partidos, las instituciones y la Federación.
El diputado federal con licencia estuvo en "El asalto a la razón", de Carlos Marín.
El diputado federal con licencia estuvo en "El asalto a la razón", de Carlos Marín. (Héctor Téllez)

México

José Antonio Estefan, precandidato del PRD al gobierno de Oaxaca, ofreció a los diversos sectores y organizaciones del estado una gran tregua para reconstruir el tejido social y alcanzar la reconciliación.

Subrayó, sin embargo, que dicha tregua de ningún modo significaría dar marcha atrás a la recuperación de la rectoría de la educación, hasta hace poco en manos de la sección 22 de la CNTE.

En entrevista con el director general editorial de MILENIO, Carlos Marín, para su programa televisivo El asalto a la razón, el diputado federal con licencia se definió como la mejor opción para una eventual alianza electoral entre el PRD y el PAN.

Sostuvo asimismo que esa coalición representa la alternativa para consolidar la transición democrática en Oaxaca.

Advirtió, en ese contexto, que ningún partido por sí mismo tiene garantizado el triunfo en Oaxaca: no lo tiene garantizado el PRD, no lo tiene garantizado el PAN y no lo tiene tampoco garantizado el PRI.

Estefan dijo que su proyecto apuesta a la continuidad, pero no al continuismo, y negó en ese sentido ser el candidato del gobernador saliente Gabino Cué: “No, desde luego, yo tengo mi propia historia”.

Priista hasta hace un año, con una trayectoria política de tres décadas en su entidad, el aspirante al gobierno oaxaqueño ha sido secretario general de Gobierno, secretario de Finanzas, secretario de Administración y secretario de Transporte, además de ocupar otros cargos de responsabilidad pública.

—¿Por qué a los oaxaqueños les da tanto por ser políticos?, ¿es una especie de sino fatal por culpa de Benito Juárez? — señaló el titular de El asalto a la razón.

—Traemos ADN político, eso no tiene ninguna duda; tenemos a (Porfirio) Díaz, a (Benito) Juárez, a (Ricardo) Flores Magón, pero hay algo más que tenemos y es lo que nos hace que encontremos la forma de realización personal en vincularnos al sector público y es la falta de oportunidades, de empleos —reviró Estefan.

—Vienes de gobiernos que han tolerado, yo diría, la oxidación de Oaxaca. Tanto Ulises Ruiz como Cué, cuánto no toleraron de esta devastación provocada por la coordinadora de maestros —cuestionó Marín.

—Mira, yo de esas experiencias he aprendido y no es lo mismo cuando te toca tomar decisiones; en el momento en que me toque a mí tomar decisiones, sin duda alguna lo que tendremos que hacer es una gran tregua para encontrar una reconciliación en la cual todos debemos de ceder —atajó el precandidato.

Señaló que en esa tregua deben ceder el magisterio, los partidos, las instituciones y la Federación: “Tenemos que actuar en Oaxaca no con mano dura, sino con mano firme, y cumplirle a la sociedad en un estado de derecho”.

En una charla posterior, Estefan afirmó que existen condiciones para la tregua, la reconstrucción del tejido social y la reconciliación sobre la base de una coincidencia:

“Todos los oaxaqueños demandamos y queremos estabilidad, generación de empleos y seguridad”.

—Y cuando habla de convocar también al magisterio a esa gran tregua, ¿no significa dar marcha atrás en las decisiones para recuperar la rectoría de la educación?

—Absolutamente, no. Sin que el magisterio baje banderas, si las demandas son basadas en derechos, yo no tendría ningún problema en apoyar a los maestros, siempre y cuando sucedan dos cosas: que se garantice el derecho de terceros y que haya un ciclo escolar completo, eso es fundamental.

Estefan dejó en claro que los problemas de su estado no tienen soluciones inmediatas y reconoció que la transformación llevará dos o tres periodos de gobierno.

“Oaxaca no se resuelve en un sexenio, Oaxaca tendrá que resolverse con la ayuda de todo México en 12 o 20 años; en ese tiempo veremos un Oaxaca totalmente distinto si decidimos sembrar hoy en el surco de la democracia la semilla que se requiere para ver ese Oaxaca que todos aspiramos”, puntualizó.